Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Israel debate el accionar del Estado mientras se confirman nuevas muertes

Israel era consciente del potencial de una crisis de coronavirus tan pronto como el 20 de enero, pero no aumentó la cantidad de respiradores o camas de la sala de emergencias ante el inminente brote, admitió el jueves el Director General del Ministerio de Salud, Moshe Bar Siman Tov.

En la primera reunión del Comité de Coronavirus del Congreso, los miembros y el Director General revisaron un informe preparado por el Centro de Investigación e Información de la Kneset que mostró por primera vez que solo hay 1437 respiradores disponibles en Israel y solo 758 camas de Unidad de Cuidados Intensivos.

Además, el informe mostró una grave escasez de máscaras protectoras y otros equipos para los trabajadores de la salud. Hasta el 25 de marzo, había 3600 trabajadores de la salud aislados, incluidos 926 médicos y 1192 enfermeras.

Bar Siman Tov aseguró que “este evento es un tsunami para el que no se podría haber preparado” y explicó que los números en el informe no mostraban la imagen completa.

“Tenemos en existencia alrededor de 1500 respiradores utilizables y disponibles”, dijo. “Hay otros 70 respiradores en el sistema privado que también usaremos. Actualmente tenemos 2864 máquinas por encima de las que están actualmente en uso, suponiendo que todas estén funcionando”.

Agregó que el país también está tratando de establecer la producción de respiradores en Israel con el objetivo de alcanzar un stock de 3000 dispositivos.

Pero no quedó claro si el número será suficiente para atender a todos los pacientes críticos esperados del país. Para garantizar que el sistema de salud no ceda bajo la cantidad de pacientes, Bar Siman Tov dijo que el objetivo es “aplanar la curva”, para evitar un pico agudo de casos, sino más bien extender la infección durante un período de tiempo más largo.

“Queremos dar pasos duros ahora para permitirnos cierto grado de libertad después de la Pascua, para tratar de liberar un poco la economía de una manera controlada y controlada (…) Queremos especialmente reducir la cantidad de pacientes que sufren y vencer la enfermedad significativamente”, dijo. “Tenemos mucho miedo de lo que sucederá en la Pascua y el Ramadán cuando las personas salgan y se reúnan. Esto es lo más peligroso que existe. Las próximas dos semanas son críticas para nuestro éxito contra la enfermedad”.

Hasta el jueves por la mañana, Israel tenía 2495 personas que habían sido diagnosticadas con el virus, 41 en estado grave. El informe mostró que entre el 20 y el 25 de marzo, en 5 días, el número de pacientes en estado grave aumentó a más del doble.

“Estamos en una situación en la que el número de enfermos se duplica cada tres días”, dijo Bar Siman Tov, quién estimó que dentro de una semana, el país tendrá que tratar a unos 200 pacientes gravemente enfermos.

“Esto es serio, es cuestión de días; no me gusta la palabra bloqueo, pero estamos cerca de un cierre completo”, dijo.

La economía de Israel ya se agita bajo la presión del cierre parcial. El jueves por la mañana, los Servicios de Empleo de Israel informaron una tasa de desempleo del 20.4%, cuando antes de la crisis del coronavirus era de un escueto 4%.

“Nuestra estimación es que el 20% de todos los empleados que se han caído de la fuerza laboral no volverán a su lugar de trabajo”, dijo el director general del Servicio de Empleo de Israel, Rami Gagor.

El Ministerio de Salud informó que la mayoría de los israelíes tienen casos leves del virus: 2,315. Sin embargo, el nuevo número de casos representa un aumento de 495 personas entre las 7 am del miércoles y las 7 am del jueves.

Parte de la razón del aumento en personas enfermas es que Israel ha aumentado el número de personas que está probando el virus. Hasta el 25 de marzo, Israel había evaluado a unas 33000 personas, pero aumentó de un promedio de 1000 pruebas por día a más de 5000. En total, alrededor del 6 por ciento de los examinados para COVID-19 han dado positivo, sin embargo, eso es desde que comenzaron las pruebas el mes pasado. A medida que se realizan más pruebas por día, el país observa que un promedio del 9 por ciento de las personas evaluadas son diagnosticadas con el virus. Si el porcentaje de personas infectadas sigue aumentando incluso al 10 o al 12 por ciento, Israel podría convertirse en uno de los países más afectados del mundo.

La preocupación específica son los pacientes de edad avanzada. Bar Siman Tov dijo que hay alrededor de 26 000 camas en centros geriátricos y que las personas que las llenan corren el mayor riesgo.

“Estamos tratando de incorporar el Comando del Frente Interior a estas instituciones”, dijo. “Solicitamos asistencia del Ministerio de Defensa”.

Pero el Jefe de Seguridad Nacional, Meir Ben-Shabbat, admitió durante la reunión que el NSC tampoco estaba preparado para la crisis del coronavirus: “Tuvimos que formular el mecanismo de gestión sobre la marcha”, dijo. “Estas no son decisiones perfectas (…) No existe un formato oficial sobre cómo debe comportarse el gobierno en una situación como esta”.

“La confianza pública en el sistema es crítica”, dijo Ofer Shelah, quien preside el comité. “Cada respuesta es más preocupante que la anterior (…) El gobierno no tiene una estrategia nacional, económica y de salud para administrar nuestras vidas más allá de La Pascua y la escasez básica no se están abordando”, concluyó Shelah.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni