-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Mi familia se encuentra entre los 80.000 israelíes que viven en cuarentena

Modiin – Cuando nuestro séptimo día de cuarentena comenzó con un golpe en la puerta de un hombre con un traje de materiales peligrosos, fue casi un alivio finalmente tener un visitante en la casa.

Había venido a analizar a mi esposa y a mí para detectar coronavirus. Mis cuatro hijos miraron al hombre con cautela mientras desempacaba los kits de prueba en la mesa del comedor.

Apenas a la mitad de una cuarentena obligatoria de 14 días, empezamos a volvernos un poco locos. Nuestros niños, que tienen entre 2 y 10 años, no pudieron asistir a la escuela ni salir de casa. Nuestra sala de estar estaba llena de juegos de mesa, Legos y los restos de proyectos de arte a medio terminar. Estaban empezando a faltarnos algunos elementos esenciales, y un día, a la hora del almuerzo, me di cuenta con consternación de que de alguna manera me había olvidado de cambiarme el pijama.

Los artículos con recomendaciones de cuarentena a menudo enumeran cosas como programas de televisión dignos de ver, consejos para trabajar desde casa o cómo hacer ejercicio y comer bien. No incluyen muchos consejos para evitar que cuatro niños pequeños o una familia de seis se vuelvan locos.

No fue sino hasta después de que nos despertamos en nuestra primera mañana en el norte de Italia para unas muy esperadas vacaciones familiares de esquí por primera vez en Europa que nos dimos cuenta de que habíamos aterrizado en el nuevo punto caliente de coronavirus.

Al principio, tratamos de ignorar las noticias premonitorias. El epicentro del brote se encontraba a tres horas en auto, en la región de Lombardía, cerca de Milán, y estábamos en las montañas Dolomitas, a unas 130 millas de distancia. Así que nos pusimos nuestros pantalones para la nieve, nos subimos a nuestro auto alquilado y pasamos junto al desafortunado Corona Hotel hasta la base de la góndola que nos llevaría a la zona de esquí de Pinzolo.

Esa noche, sin embargo, a medida que proliferaron informes cada vez más preocupantes sobre la rápida propagación del virus, comenzamos a sentir ansiedad. Para la noche siguiente, habíamos decidido acortar nuestro viaje y volar de regreso a Israel, donde vivimos este año, principalmente para tratar de evitar una posible orden de cuarentena.

Teníamos un bat mitzvah familiar programado para ese fin de semana y muchas otras cosas que no queríamos perder, incluida una ceremonia nacional de entrega de premios académicos en honor a nuestro hijo mayor.

Pero la mañana después de aterrizar, supimos que cualquiera que regresara de Italia después de la medianoche de la noche anterior tendría que estar aislado en su casa durante dos semanas. Nuestro vuelo había aterrizado a la 1 de la mañana.

En cuestión de horas, la cuarentena se extendió retroactivamente, y en cuestión de días una lista creciente de países se unió a la lista de cuarentena obligatoria: Francia, Austria, Alemania, Suiza. Parecía solo cuestión de tiempo antes de que Israel prohibiera también los vuelos desde Estados Unidos.

Sin embargo, dentro de nuestro apartamento, todo esto era simplemente ruido de fondo. Nuestro enfoque principal fue pasar los siguientes 14 días sin escuela y sin actividades extracurriculares. Además, no hay supermercados, ni paseos, ni mucamas, ni Purim, ni ver a otras personas.

Hubo algunos puntos brillantes: puedo trabajar desde casa. Y afortunadamente tenemos un gran patio trasero, por lo que no tendríamos que estar encerrados todo el tiempo.

Increíblemente, nuestros amigos y comunidad realmente dieron un paso al frente para ayudar. Mi teléfono zumbaba sin cesar con mensajes de conmiseración y ofertas para dejar comida, libros, juegos y artículos de primera necesidad. Tortas y galletas no solicitadas aparecieron en nuestra puerta. Los estudiantes de la escuela de mis hijos llamaban a mis hijos todas las noches en una rotación para asegurarse de que nuestros hijos no se sintieran olvidados. Sus maestros enviaron tareas a casa (para disgusto de mis hijos). Al menos una vez al día recibimos una llamada de las autoridades de salud israelíes para que nos revisen.

Nuestro patio está a unos 15 pies debajo del nivel de la calle, y casi todos los días alguien se acerca a la cerca que lo mira para saludar. Lo llamamos el “Muro de los Gritos”, llamado así por la Colina de los Gritos en la frontera sirio-israelí en los Altos del Golán, donde las familias separadas por la Guerra de los Seis Días de 1967 todavía se comunican entre sí gritando a través de la frontera.

Cuando nuestra familia nos visita, nuestros amables vecinos de al lado les permiten recorrer su casa hasta su patio, que linda con el nuestro separado por una cerca baja. Esa es la “Buena Cerca”, llamada así por la zona fronteriza donde los amigos libaneses solían cruzar a Israel para comprar durante los 18 años de ocupación del sur del Líbano por parte de Israel.

Uno de nuestros primeros actos bajo cuarentena fue establecer un pedido de supermercado en línea. Cuando el repartidor llegó con nuestros comestibles, abrí la puerta, retrocedí 6 pies y le expliqué la situación.

Rápidamente retrocedió, una mirada asustada en su rostro.

“¡Es todo para usted” dijo, señalando los paquetes y corriendo hacia la escalera del edificio.

“¡Espere! ¿Y las cajas? , le grité

“¡Quédaselos!” gritó, ya fuera de la vista. “¡Yo tengo una familia! ¡Tengo hijos en casa!

“No estamos enfermos”, le grité . “¡Es que ayer regresamos de Italia! Puedes recuperar las cajas.

“¡Te deseo buena salud. Pero no voy a volver! ¡Son tuyas!”

La ironía de habernos convertido en objetos de piedad y caridad debido a nuestra “desgracia” de haber tomado unas vacaciones de esquí europeas no se nos escapa. Y a medida que contamos los días, tratando de mantener nuestro nerviosismo a raya cada vez que alguien tose o tiene dolor de cabeza, leemos las noticias sobre la propagación del virus con creciente alarma. Los amigos y familiares en continentes distantes también han sido sometidos a cuarentena.

Incluso una vez que termine nuestra cuarentena, no estaremos libres. Estaremos en el mundo con el resto de ustedes, en riesgo de contaminación. De alguna manera, la cuarentena es un capullo protector.

Como pasar mucho tiempo con la familia, es una bendición mixta. En cualquier caso, me gustaría desear a todas las personas de todo el mundo buena salud y un cordial “lejaim “. Desafortunadamente, me he quedado sin whisky para hacer un brindis apropiado.

 

Traducción Alicia Weiss para Radio Jai

Por Uriel Heilman

Fuente: JTA

Autorizada la reproducción por Radio Jai citando las fuentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni