-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" El comienzo de la sabiduría es el silencio "   

Arqueólogo lanza campaña para recuperar tesoros de Egipto

El prominente arqueólogo egipcio y ex ministro de antigüedades, Dr. Zahi Hawass, está lanzando una campaña para repatriar los tesoros del antiguo Egipto que se encuentran en museos extranjeros, en su mayoría en los europeos.

Hawass aseguró que está formando un comité de “intelectuales egipcios y extranjeros” para presionar al Museo Británico de Londres, al Louvre de París, a dos museos de Alemania y a uno de Boston para que devuelvan cinco importantes artefactos a Egipto.

“Son objetos únicos y se supone que no deben estar fuera ya que salieron del país ilegalmente.Los europeos que solían tomarlos comentan que los países africanos no son lo suficientemente capaces de preservar su patrimonio. Pero ahora, estamos terminando el mejor y más grande museo arqueológico del mundo… el Gran Museo Egipcio (GEM), que no tiene paralelo. Estos artefactos serán mostrados de una manera hermosa por primera vez”, amplió Hawass.

La idea de devolver estos artículos a Egipto surgió por primera vez en 2005 durante las fases iniciales de construcción del Gran Museo Egipcio, cuya apertura en El Cairo está prevista para finales de año. El museo albergará una amplia colección arqueológica de unos 50.000 artefactos, además de una exposición de la colección completa de la tumba del rey Tutankamón.

La campaña de Hawass centrará sus esfuerzos en los siguientes cinco artefactos de valor incalculable: la Piedra Rosetta del Museo Británico; un famoso busto de Nefertiti (1345 a.C.) situado en el Neues Museum de Berlín; la escultura del zodíaco Dendera (ca. 50 a.C.) en el Museo del Louvre; una estatua de Hemiunu (Viejo Reino) en el Museo Roemer y Pelizaeus de Hildesheim, Alemania; y un busto del Príncipe Ankhhaf (ca. 2520-2494 a.C.) situado en el Museo de Bellas Artes de Boston.

Según el egiptólogo, de los cinco objetos que solicitó, sólo el busto de Anjaf y la estatua de Hemiunu fueron sacados legalmente de Egipto.

“El único museo que accedió a enviar el artefacto en préstamo fue el Hildesheim (museo)”, reveló Hawass. “Los otros cuatro museos se negaron y dieron razones muy extrañas como justificación”.

Hawass explicó que un museo denegó su solicitud de préstamo por la preocupación de que la presencia del artefacto en Egipto pudiera provocar protestas en la Plaza Tahrir y demandas para que permaneciera en el país norteafricano de forma permanente. En respuesta a este temor, el arqueólogo respondió que los egipcios no son “piratas del Caribe”.

“Si firmamos un contrato, respetaremos el contrato”, afirmó.

El busto de Nefertiti, uno de los objetos más preciados que su equipo trabajará en la repatriación, fue excavado por un equipo arqueológico alemán en 1912 y ha sido expuesto en varios museos alemanes a lo largo de los años. La escultura de piedra caliza estucada y pintada es una de las representaciones más emblemáticas de la mujer en el mundo antiguo y ha sido objeto de continuas disputas entre Egipto y Alemania durante décadas.

“Las reglas en ese momento (del descubrimiento del busto) eran que si alguien descubría una tumba intacta, nada (encontrado) podía ser sacado del país”, dijo Hawass, añadiendo que el equipo alemán dirigido por Ludwig Borchardt que descubrió el busto de Nefertiti mintió sobre la importancia de sus hallazgos para engañar a las autoridades.

“Borchardt llevó el busto a Alemania, lo ocultó durante 10 años y luego lo exhibió públicamente”, señaló Hawass. “En ese momento, Egipto pidió (su) devolución”.

Durante la década de 1930, otros intentos de reponer el busto de Nefertiti fueron rechazados también, con Hitler rechazando las peticiones egipcias y diciendo: “Le construiré un museo en Berlín”.

La Piedra Rosetta, otro artefacto incluido en la lista de Hawass, está entre las inscripciones más famosas del mundo. Descubierta por una expedición francesa en 1799, la losa de piedra es un fragmento de una estela más grande e incluye tres versiones de un decreto que se emitieron en Memphis, Egipto, en 196 a.C. durante la dinastía Ptolemaica. Debido a que incluía la misma inscripción en griego antiguo, en demótico y en jeroglíficos egipcios, ofreció a los investigadores una oportunidad única de descifrar el idioma y la escritura del antiguo Egipto por primera vez desde la caída del Imperio Romano.

Aunque la Piedra de Rosetta fue descubierta durante la era napoleónica, finalmente pasó a ser propiedad de la Corona Británica tras el asedio de Alejandría en 1801. En última instancia, este invaluable artefacto terminaría en el Museo Británico, donde aún se encuentra alojado hasta el día de hoy.

Sin embargo, las cuestiones relativas a la propiedad legal de estos valiosos tesoros siguen siendo polémicas en los círculos del patrimonio cultural. Según algunos expertos en el comercio de antigüedades, por ejemplo, no existían normas claras sobre la exportación de antigüedades egipcias cuando la Piedra de Rosetta y el zodíaco Dendara fueron llevados a Europa hace 200 años.

La Dra. Donna Yates, experta en la investigación del tráfico de antigüedades y profesora adjunta de derecho penal y criminología en la Universidad de Maastricht, explicó a The Media Line que es muy poco probable que el Museo Británico entregue la Piedra de Rosetta porque es una pieza tan icónica. Sin embargo, otros artefactos menos publicitados podrían eventualmente ser devueltos a Egipto.

“En el mundo de la repatriación de los museos, creo que hay mucho de positivo en los enfoques ‘suaves’ que buscan efectuar retornos voluntarios”, explicó Yates. “Las batallas judiciales son costosas y rara vez llegan a nada, especialmente en el caso de objetos que han estado fuera de su país de origen durante mucho tiempo. Si ambas partes pueden llegar a un acuerdo de algún tipo, todos se van satisfechos”.

Es poco probable que el derecho internacional sea de mucha ayuda en la oferta privada de Hawass, añadió Yates, subrayando que sólo el gobierno egipcio podría abrir procedimientos legales formales.

“Esas piezas han desaparecido durante mucho tiempo y fueron retiradas bajo varios regímenes jurídicos antiguos”, subrayó. “La ley egipcia es muy clara en lo que respecta a los objetos retirados de Egipto después de los primeros años de la década de 1980: Esos son bienes robados por el tráfico… aunque se vuelve a nublar cuando las piezas se trasladan a países con regímenes legales menos estrictos en torno a esas cosas”.

A pesar de las cuestiones jurídicas, la Dra. Zsuzsanna Végh, investigadora posdoctoral en egiptología de la Universidad de Edimburgo, cree que el objetivo final de la actual iniciativa de Hawass es “convencer a los museos de que devuelvan los objetos de forma voluntaria”.

“Tales iniciativas, independientemente de sus resultados, son grandes oportunidades para discutir las diversas razones (en cuanto a) por las que estos objetos se convirtieron en iconos, cómo cambió su significado desde la antigüedad y qué significan hoy en día para la cultura egipcia y europea”, aseguró Végh al diario, The Media Line.

En última instancia, Hawass cree que ha llegado el momento de su campaña, sobre todo porque los museos occidentales están cada vez más abiertos a debatir los orígenes problemáticos de muchos artefactos que fueron sacados de África durante la época colonial.

Por último, respecto al aumento de los intereses de los países en recuperar las antigüedades, Hawass expresó: “Hoy en día, hay un aumento entre los países que piden el retorno de las antigüedades”. “Tenemos la evidencia de que los objetos salieron de Egipto ilegalmente y vamos a concienciar a la gente. Dependo de la opinión del mundo sobre este tema”, concluyó Zahi Hawass.

Con información de Israel Noticias.

Mostrar más