-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

Prospera la industria cinematográfica israelí

“Hay una broma de que cualquier persona con una computadora portátil en un café de Tel Aviv debe estar escribiendo una serie de televisión”, dice la productora Maya Fischer, mientras el drama israelí se convierte en un éxito mundial.

Espectadores de todo el mundo sabrán los exitosos programas estadounidenses “Homeland” y “In Treatment”, pero no todos se darán cuenta de que fueron adaptados de las series israelíes “Hatufim” y “Betipul”, respectivamente.

Alrededor de una década después de que las versiones internacionales de estas series llegaran al mercado, los productores israelíes ahora encuentran fama en el extranjero con sus obras originales y sin adulterar.

“Antes solo podíamos pensar en exportar remakes, pero hoy nuestro sueño es vender nuestras series como están y en su versión original se ha convertido en una realidad”, dijo Fischer, de la firma israelí Green Productions.

“Your Honor”, sobre un juez, y “On the Spectrum”, que sigue a tres compañeros de piso con autismo, ganaron el primer premio en el festival Series Mania de Francia, en 2017 y 2018, respectivamente.

Al otro lado del Atlántico, “Hatufim” y “Fauda” llegaron al ranking del New York Times de las mejores series extranjeras de la última década disponibles para el público estadounidense.


La primera serie de televisión árabe-hebrea de Israel, “Fauda” se convirtió en un éxito mundial después de ser comprada por Netflix en 2016.

El thriller, sobre una unidad encubierta israelí que apunta a terroristas en Cisjordania y Gaza, se basa en la experiencia de los dos guionistas del programa.

Lior Raz era parte de esa unidad, mientras que Avi Issacharoff es un periodista que se ha centrado durante años en los territorios controlados por los palestinos.

Jerome Bourdon, especialista en medios y televisión de la Universidad de Tel Aviv, dijo que el público es receptivo a las historias sobre el conflicto israelí-palestino porque ya han visto la realidad en las noticias. “Hoy, Israel-Palestina, judíos-árabes, estos son los sujetos locales que tienen alcance universal y la producción original israelí se beneficia de ello”, dijo.

Bourdon también señaló el éxito de la serie “Shtisel”, también disponible en Netflix, sobre la comunidad ultraortodoxa en Jerusalén. Reconoció que “Hay una verdadera curiosidad con respecto al pueblo judío, por esa comunidad religiosa cerrada”.

Karni Ziv, jefe de ficción de la emisora ​​israelí Keshet, dijo que la mejor serie retrata “las historias más locales y personales”. “Israel, donde la realidad a veces supera la ficción, es una fuente interminable de inspiración”, agregó.

Las divisiones entre personas religiosas y seculares, inmigración, trastorno de estrés postraumático vinculado al servicio militar obligatorio y las guerras, el caos político son solo algunos de los temas que Ziv dijo que pueden abordarse en la pantalla.

“Lo que importa es la autenticidad de la historia que permite a cualquier persona, israelí o no, identificarse y conectarse emocionalmente con la historia”, reveló Ziv.

Una controvertida serie israelí es “Our Boys” de HBO, que se basó en el asesinato de un niño palestino de 16 años después del secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes por parte de Hamas.

El cocreador Hagai Levi dijo que la distribución internacional de espectáculos israelíes es un importante desarrollo de la industria. Continuó aclarando: “Expone a los espectadores a la cultura local … por eso fue tan importante para nosotros que ‘Our Boys’ fuera filmado en hebreo”.

Mientras que las cadenas de televisión de EE. UU., Incluyendo HBO, han recogido programas israelíes, el surgimiento de plataformas en línea como Netflix y Apple ha sacudido el mercado y ha generado competencia y creatividad en Israel.

Pero los presupuestos siguen siendo pequeños en el estado judío, con alrededor de la mitad del efectivo que obtendría una serie estadounidense, según el productor y ex jefe de Keshet Ouri Shenar. Consecuentemente admitió que “Nuestro modelo es ‘bajo costo, alta calidad”.”Tenemos la mentalidad de sobrevivir, hacemos todo al mismo tiempo, con un número limitado de personas y un gran talento para la improvisación, como en las nuevas empresas”.

Una de las guionista de “Betipul”, Dahna Levine confesó su percepción sobre la industria. Aclaró que la misma sigue “dominada por la jutzpá israelí”, una mezcla de franqueza o audacia, agregó.

Sin embargo, reafirmó que debido al bajo presupuesto “Tenemos que ir con nuestras agallas”.

Con información de The Times of Israel.

Mostrar más