Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La mayoría de los ataques antisemitas en Nueva York son realizados por jóvenes

Dado que los jóvenes tienen la mayor responsabilidad por los crímenes contra los judíos, autoridades han recurrido a la educación como una solución.

Jyrell McGriff, un estudiante afroamericano de octavo grado que vive en la sección Williamsburg de Brooklyn, no interactúa mucho con los judíos ortodoxos que comparten su vecindario. Los ve en la calle o en los autobuses. También tiene buenos recuerdos de un maestro judío de hace años.

Jyrell tiene problemas para comprender la ola actual de antisemitismo que se avecina en la ciudad de Nueva York, su ciudad natal. “Sé lo que Hitler y los nazis les hicieron, y realmente me sentí mal por ellos porque han pasado por mucho”, dijo el niño de 13 años sobre el pueblo judío.

Con respecto al antisemitismo actual, Jyrell dijo: “Básicamente están siendo atacados sin razón y no hicieron nada a las personas que los estaban atacando”. Son buenas personas. No hay razón para hacerles eso “.

El miércoles, Jyrell estaba entre las docenas de estudiantes de una escuela pública de Williamsburg que recorrieron el museo del Holocausto de esta ciudad. Vieron artefactos como los zapatos de las víctimas o un casco de las SS, y escucharon acerca de cómo la incertidumbre económica en Alemania condujo a la discriminación antisemita y luego al genocidio.

Casi dos tercios de los incidentes antisemitas en Nueva York son cometidos por jóvenes, según Mitchell Silber, alto funcionario de seguridad de la Federación de Nueva York de la UJA, organización local de filantropía. El objetivo de la excursión fue dar a Jyrell y sus compañeros una comprensión más profunda del Holocausto con la esperanza de que la educación ayude a prevenir el antisemitismo en Brooklyn y en otros lugares.

Fue el piloto de un programa que llevará a los estudiantes de escuelas públicas de tres vecindarios fuertemente ortodoxos al Museo de la Herencia Judía, sitio que conmemora el Holocausto ubicado en Manhattan. Los estudiantes de octavo y décimo grado de Williamsburg, Borough Park y Crown Heights realizarán los recorridos, y el museo también ofrecerá entrada gratuita a cualquier estudiante de la escuela pública de la ciudad de Nueva York y tres miembros de la familia.

El museo también proporcionará desarrollo profesional a los maestros, les proveerá de herramientas pedagógicas para enseñar sobre el odio.

“Lo que aprenderán hoy es de vital importancia para quienes somos”, dijo el canciller de escuelas de la ciudad de Nueva York, Richard Carranza, en una conferencia de prensa del museo anunciando la iniciativa. Agregó: “Esperamos que lidere el camino en un diálogo creativo, reflexivo y productivo sobre el valor de vivir en una ciudad diversa y receptiva.”

Carranza no estaba al tanto de los datos empíricos que mostraban que la educación sobre el Holocausto conduce a una reducción de los crímenes de odio. Pero sí dijo que el museo muestra a los estudiantes cómo las palabras y símbolos de odio pueden escalar.

Aclaró que uno de los motivadores de la cadena actual de ataques es la ignorancia de la terrible historia del antisemitismo. “El primer paso es entender que los símbolos tienen significados. No uses este tipo de símbolos si no sabes lo que significan. Cuando usas una esvástica, tiene un significado muy específico, significa algo “.

Deborah Lauter, quien dirige la Oficina de Prevención de Crímenes de Odio de la ciudad, se dirigió a los estudiantes, que en su mayoría eran personas de color, y les preguntó si alguna vez habían sido discriminados. Algunos levantaron la mano.

“Ellos saben lo que es ser el otro”, dijo. “Saben lo que es experimentar dolor y ser atacados por tu identidad”.

Algunos de los estudiantes fueron guiados en su gira por Abraham Foxman, el antiguo director de la Liga Antidifamación, organización judía dedicada a detener la difamación contra su pueblo. Foxman, que estaba oculto de niño durante el Holocausto, aseguró que la visita debería verse como un primer paso para comprender el odio, no como una cura para el antisemitismo juvenil. “Es un virus que puede infectarse muy rápidamente”, explicó. “La educación es un proceso paciente a largo plazo.

“¿Puede una sola visita deshacer el odio? No. Pero esperamos que la experiencia personal de confrontar lo que el odio puede hacer impactará a los estudiantes para decir: También me importa a mí”.

Fuente: Jpost

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni