Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El Autor del Zohar – Rabi Shimon Bar Yochai

Rabí Shimon Bar-Yochai (Rashbí), autor de El Libro del Zóhar (Esplendor) fue un Tana — un gran sabio en los primeros siglos de la Era Común. Él también fue discípulo directo de Rabí Akiva. El nombre de Rashbí se encuentra ligado a numerosas leyendas, y es mencionado constantemente en el Talmud y en el Midrash, los textos sagrados hebreos de su tiempo. Vivió en Sidón y en Merón, y estableció un seminario en Galilea Oeste.

Rashbí nació y creció en la Galilea (una región montañosa en Norte de Israel hoy en día). Incluso cuando niño, no era como los otros niños de su edad. Preguntas como, “¿Cuál es el propósito de mi vida?” “Quien soy yo?” y “¿Cómo está construido el mundo?” lo afligían, demandando una respuesta.

En esos días, la vida en la Galilea era muy dura: los romanos perseguían a los judíos y continuamente inventaban nuevas leyes para hacerles la vida miserable. Entre estas leyes estaba un decreto que prohibía a los judíos estudiar la Torá (entonces sinónimo de Cabalá). A pesar de la prohibición romana, sin embargo, Rashbí se sumergió en la Cabalá y trató de entender sus sutiles enseñanzas.

Él sintió que detrás de las historias bíblicas yacía un profundo y oculto significado, que tenía las respuestas a sus persistentes preguntas. Gradualmente, Rabí Shimon llegó a darse cuenta que tenía que encontrar un maestro que hubiera atravesado el Camino, ganando experiencia, y pudiera guiar a otros a subir la escalera espiritual. Decidió reunirse con el grupo del más grande cabalista de su tiempo —Rabí Akiva— una decisión que terminó siendo un momento álgido en la vida de Rashbí.

Estudiando con Rabí Akiva

Rabí Shimon fue un ávido y devoto estudiante, acuciado por el deseo de descubrir la Fuerza Superior. En poco tiempo, fue uno de los mejores estudiantes de Rabí Akiva. Estudió con él durante trece años, y alcanzó el más alto grado en la escala espiritual. La revuelta de Bar-Kojva abruptamente terminó los magníficos días del seminario de Rabí Akiva. Casi todos sus 24,000 estudiantes murieron por plagas, y en fieras batallas contra los romanos. De todos ellos, sólo cinco sobrevivieron, y Rashbí estaba entre ellos, siendo uno de los líderes de la revuelta contra el régimen romano en la Tierra de Israel. Su resistencia llegó a ser aún más fiera e inflexible cuando se enteró que su maestro, Rabí Akiva, había sido brutalmente ejecutado.

En el Talmund está escrito que una vez, cuando Rashbí hablaba contra el régimen romano, otro judío que escuchaba alertó a las autoridades romanas. En consecuencia, fue juzgado en ausencia y sentenciado a muerte. El emperador romano envió hombres para buscarlo, pero para su decepción, Rashbí parecía haberse desvanecido en el aire.

La Cueva en Pequi´in

Cuenta la leyenda que Rashbí y su hijo huyeron a la Galilea, y se escondieron en una cueva en Pequi´in, una villa en el norte de Israel, permaneciendo allí por trece años. Durante ese tiempo, profundizaron en los secretos de la sabiduría de lo oculto. Sus esfuerzos cosecharon éxito, y descubrieron el sistema entero de la Creación.

Después de trece años en una cueva, Rashbí escuchó que el emperador romano había muerto. Finalmente podía tener un suspiro de alivio. Tras dejar la cueva, juntó nueve estudiantes y fue con ellos a otra pequeña cueva en Merón, conocida como Idra Rabba (Gran Asamblea). Con su ayuda, escribió El Libro del Zóhar, el libro más importante de Cabalá.

Baal HaSulam describió a Rashbí y sus estudiantes como los únicos seres que alcanzaron la perfección, los 125 grados espirituales que completan la corrección de un alma. Cuando terminó su comentario de El Libro del Zóhar, Baal HaSulam realizó una comida festiva para celebrar su conclusión. En la celebración, indicó que “…antes de los días del Mesías, es imposible conseguir los 125 grados… excepto para el Rashbí y sus contemporáneos… ”, refiriéndose a los autores de El Libro del Zóhar. Ellos consiguieron los 125 grados, aun cuando vivieron antes de los días del Mesías. Debido a esto, a menudo encontramos en el Zohar que no habrá una generación como la del Rashbí hasta la llegada del Rey Mesías.

Por esta razón su composición causó tanto impacto en el mundo, puesto que los secretos de la Torá en ella describen el nivel de cada uno de los 125 grados. Se dice también en el Zóhar que estos no serán revelados excepto en los últimos días, queriendo decir los días del Mesías”.

Idra Rabba (La Gran Asamblea) y El Libro del Zohar

Idra Rabba es una cueva ubicada en la parte norte de Israel, entre Merón y Safed. Rashbí llevó a sus estudiantes a esta cueva, y allí escribió El Libro del Zóhar. Nosotros, como gente común, hallamos imposible de entender cuán grande era el Rabí Shimon Bar-Yochai. Él pertenece, como Baal HaSulam describe, a la más alta Luz Interna. Tenía por ese motivo que usar a Rabí Abba para poner por escrito sus palabras. En El Libro del Zóhar, el Rashbí le dice a sus estudiantes: “Serán ordenados de la siguiente manera: Rabí Abba escribirá, Rabí Elazar, mi hijo, estudiará oralmente, y el resto de nuestros amigos conversará en sus corazones” (Zóhar, Haazinu). El Libro del Zóhar fue escrito en el siglo II de la EC, no mucho después de la destrucción del Segundo Templo y al comienzo del último exilio del Pueblo de Israel de su tierra. Pero aún antes del exilio, Rashbí predijo que El Libro del Zóhar debería ser solamente revelado al término del mismo. Indicó que su aparición a las masas simbolizaría el fin del exilio espiritual: “… en este, ellos saldrán del exilio con misericordia” (Zóhar, Naso).

También está escrito en El Libro del Zóhar que la sabiduría debería ser revelada a todos hacia el final de 6,000 años, el período asignado a la corrección de la humanidad:
“Y cuando estén cerca los días del Mesías, aún los más pequeños estarán destinados a encontrar los secretos de la sabiduría, y conocer a través de estos los fines y los cálculos para la redención, y en ese tiempo será revelada a todos” (Zóhar, VaYera).

La reencarnación de un alma única

Rashbi es la encarnación de un alma única, que coordina y conecta las Fuerzas Superiores con toda la Creación. Esta desciende a nuestro mundo y se reencarna en los patriarcas de la Cabalá. Este es el orden de su aparición: Abraham, Moisés, Rabí Shimon Bar-Yochai, el ARI (Rabí Isaac Luria), y Rabí Yehuda Ashlag (Baal HaSulam). En cada encarnación esta alma promueve en la humanidad un nuevo grado espiritual y deja su marca en los libros de Cabalá, los cuales sirven a la generación posterior.

Una mención de este proceso puede encontrarse en secciones especiales de El Zóhar llamadas Raya Mi´emna (El Pastor Leal). En estas, Rashbí habla desde un estado de revestimiento del alma de Moisés. Otro ejemplo podemos encontrarlo en otro libro, Shaar HaGuilgulim (La Puerta de las Reencarnaciones), donde Rashbí habla desde un estado de revestimiento del alma de ARI.

El Libro del Zóhar es indudablemente único y una de las más renombradas composiciones del mundo. Desde su escritura, miles de historias han sido ligadas a El Zóhar, pero el manuscrito continúa envuelto en un velo de misterio hoy en día. La fascinación a su alrededor es tan grande que aun cuando es totalmente incomprensible para nuestra generación sin la adecuada interpretación, millones de personas lo leen con diligencia.

La Partida de Rashbí

De acuerdo a la tradición, Rabí Shimon Bar- Yochai falleció en la presencia de sus amigos en Lag BaOmer (el 33° día de la cuenta de Omer, que comienza el primer día del fallecimiento) del día 160 de la EC, y fue enterrado en Merón. Con su muerte, el alma del gigante cabalista completó su tarea en nuestro mundo. Rashbí cumplió con su destino. Cientos de miles de personas visitan su lugar de sepultura cada año, tratando de sentir algo de la Luz que había traído al mundo. Los grandes cabalistas alaban su composición y repetidamente sostienen que El Libro del Zóhar está destinado a traer redención a todos. Rabí Kuk, el primer Gran Rabino de Israel, escribe acerca del Zóhar (Ohr Yakar): “Esta composición, llamada El Libro del Zóhar, es como el Arca de Noé, donde había muchas clases de animales, y esos animales y familias no podrían continuar existiendo a menos que entraran al arca …

“Entonces los rectos entrarán al secreto de la Luz de esta composición para ser liberados, y en virtud de la misma, que inmediatamente afecta con su deseo de amar a Dios, serán atraidos como un magneto atrae a un hierro. Y entrarán a salvar su alma y espíritu y su corrección. Y aun cuando estén debilitados, no tendrán temor de entrar”.

Nosotros estamos viviendo en un tiempo histórico. El alma de Rashbí está completando su misión en nuestra generación y gracias a este gran espíritu, que vivió hace 2.000 años atrás, la sabiduría de la Cabalá está emergiendo de manera que todos nosotros ascendamos a una vida de eternidad y plenitud.

(La Voz de la Cabalá)

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni