Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rosa De Luxemburgo: Judía, feminista, marxista, discapacitada y pacifista

Antimilitarista, defensora de la democracia en el seno de la revolución, está considerada como la dirigente marxista más importante de la historia. Toda su vida luchó por los derechos de los trabajadores y de las mujeres. El 15 de enero de 1919, Rosa Luxemburgo, fue baleada junto al co-fundador de la Liga Espartaco Comunista, en Berlín. Su lucha se basaba en lograr alcanzar “Un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”

Rosa Luxemburg nació el 5 de marzo de 1871, en Zamość, cerca de Lublin, en la Polonia entonces controlada por el Imperio ruso, en el seno de una familia de origen judío. Su padre fue Eliasz Luksenburg III, un comerciante maderero, que había heredado el negocio de su padre, Abraham y su madre Line Löwenstein, Rosa fue la quinta hija del matrimonio. Cuando tenía cinco años, le diagnosticaron, por error, una tuberculosis ósea (probablemente fuera una dislocación) y permaneció en cama con la pierna enyesada un año entero; al quitar el yeso descubrieron que una de sus piernas era más corta que la otra. A causa de esto fue afectada por una cojera permanente.

La familia Luxemburgo fue muy activa en la vida de la comunidad judía de Zamosc y, tanto padre como hijo, fueron partidarios del movimiento de la Ilustración, que aboga por la integración de la sociedad en general, junto con la continua observancia de las tradiciones judías.

La madre de Rosa, Lina Loewenstein, era hija de un rabino tradicional y hermana de un rabino reformista. Rosa, la más joven de cinco hermanos, creció hablando alemán, polaco e idish.

Durante la sublevación de Polonia contra el dominio ruso en 1863, Eliasz suministró al movimiento de independencia con armas, por lo que tras el fracaso de la revuelta, tuvo que permanecer en la clandestinidad de las autoridades zaristas. En 1873, la familia se trasladó a Varsovia.

Incluso durante la escuela secundaria, Rosa se sintió atraída por la política, llegando a ser activa en el partido proletariado, precursor del Partido Socialista Polaco. Después de que varios de sus compañeros de partido fueron detenidos y ejecutados, decidió continuar su educación superior en Suiza.

A lo largo de su carrera política, Luxemburgo se opuso constantemente al nacionalismo polaco, en la creencia de que la acción socialista tenía que llevarse a cabo a nivel internacional, y que una revolución independiente en Polonia sería contraproducente.

Del mismo modo, ella se oponía al nacionalismo o separatismo judío. Aunque ella era sensible ante el problema del antisemitismo, estaba segura de que iba a desaparecer con el derrocamiento del capitalismo.

Después de terminar sus estudios, Luxemburgo se trasladó a Alemania, se casó para obtener la ciudadanía y se unió al Partido Socialdemócrata. Sin embargo, se separó del partido en 1914, cuando se decidió apoyar la entrada de Alemania en la guerra mundial.
Su compañero ideológico Karl Liebknecht había sido el único miembro del parlamento que votó contra la lucha. Fue en el contexto de su oposición que se fundó la Liga Espartaco Comunista en 1918, un predecesor del Partido Comunista Alemán. En noviembre de ese año, después de la Primera Guerra Mundial, el Kaiser Guillermo II abdicó, y Friedrich Ebert fue elegido para suceder al primer ministro renunciante, Max von Baden. La insatisfacción con Ebert dio lugar a la creación del Partido Comunista de Alemania (KPD), liderado por Rosa Luxemburgo y Liebknecht.

Luxemburgo apoyó la participación del partido en las elecciones parlamentarias previstas para ese invierno. Pero Liebknecht ganó un voto dentro del KPD con su llamado a una huelga general y el derrocamiento del gobierno interino.

Ebert contrató a miembros de los Freikorps, una organización paramilitar proto-nazi que había conservado sus armas de la guerra, para reprimir la huelga. Fueron los Freikorps quienes arrestaron a Luxemburgo y a Leibknecht en Berlín la noche entre el 14 y el 15 de enero. A las órdenes del comandante del cuerpo, Waldemar Pabst, los dos fueron golpeados y ejecutados.

El cuerpo de Luxemburgo fue arrojado al canal Landwehr y sólo se descubrió el siguiente mes de julio. El levantamiento espartaquista fue sofocada ese mismo día y las elecciones a la Asamblea Nacional de Weimar se llevaron a cabo cuatro días después.

A partir de entonces Rosa Luxemburgo fue referente de todos los movimientos socialistas del mundo. Sus marcos teóricos fueron fundamentales para todas las reformas sociales que vinieron en las siguientes décadas como la jornada laboral de 8 horas, días de descanso pagos y la defensa de los derechos laborales y de la mujer. Sin dudas fue una mujer de gran coraje que luchó por sus ideales.

Fuente: Personalidades Ludias de Todos los Tiempos.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni