-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

A 58 años de la condena a Adolf Eichmann

Un dìa como hoy pero en 1961 El ex oficial nazi Adolf Eichmann es condenado a muerte por un tribunal de Jerusalem. Después de la segunda guerra, desapareció, pero en 1960 agentes israelíes le localizaron en Argentina, y le llevaron a Israel.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Eichmann, que se hacía llamar Otto Eckmann, fue capturado por el Ejército de los Estados Unidos, que desconocía su verdadera identidad. En los albores de 1946 se escapó de la custodia del Ejército estadounidense y se ocultó en varios lugares de Alemania durante algunos años. En 1948 obtuvo un salvoconducto para escapar a Argentina, pero no lo usó inmediatamente.

A principios de 1950, Eichmann estuvo en Ginebra, donde se hizo pasar por un refugiado llamado Ricardo Klement. Con la ayuda de un fraile franciscano de ideas fascistas, que tenía conexiones con el obispo Alois Hudal, Eichmann obtuvo un pasaporte emitido por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y un visado argentino, ambos documentos a nombre de “Ricardo Klement, técnico”.

El 17 de junio de 1950 salió en barco desde Génova y llegó a Buenos Aires el 14 de julio.

Se alojó en un hotel para inmigrantes en el barrio argentino de Palermo Viejo y comenzó a trabajar en un taller mecánico. Luego viajó en tren a Tucumán para trabajar en una empresa alemana. Llegó toda su familia a la Argentina y los traslada a la provincia de Tucumán. En 1952 quiebra la empresa en que trabajaba y empieza a trabajar en una fábrica de jugos de frutas. Trabajaba en el puerto de Olivos vendiendo jugos de frutas, hasta que se dio cuenta que le estaban dando pérdidas. Intentó instalar una tintorería, pero fracasó, luego empezó a trabajar en la fábrica de calefones Orbis.

Vivía en la zona norte del Gran Buenos Aires, en los partidos de Vicente López y San Fernando. En primer lugar, vivió en la calle Chacabuco, del barrio de Olivos, Vicente López, que alquilaban un inmueble y luego empezó a vivir en una casa bien precaria en la calle Garibaldi, partido de San Fernando, donde fue encontrado por los hombres del Mossad

Violando tratados de asistencia consular y la soberanía nacional argentina, el 1 de mayo de 1960 un grupo de nokmin (‘vengadores’, en hebreo) del Mossad ingresaron subrepticios por vía aérea en Buenos Aires e iniciaron la “Operación Garibaldi” (por el nombre de la calle donde residía Eichmann). Este equipo, dirigido por Rafi Eitan y coordinado por Peter Malkin, “especialista en secuestros y en maquillajes”, inició una vigilancia de casi dos semanas. Descubrieron que Eichmann era un hombre de hábitos cotidianos, lo que facilitó la elección del lugar de secuestro. Los agentes del Mossad fueron en dos autos, uno para fingir un desperfecto y el otro para evasión de emergencia en caso de que algo saliese mal.

el 20 de mayo de 1960, el avión de la linea hebrea El Al aterrizó. Eichmann fue conducido semiinsconciente al Aeropuerto internacional de Ezeiza, con otra identidad, vestido como un mecánico de la aeronave, simulando ebriedad. Sentado en un asiento de primera clase, con pasaporte falso, fue sacado del país de inmediato hacia la ciudad de Haifa, en Israel.

Por este secuestro, la cancillería argentina, por medio del embajador Mario Amadeo ―el presidente de Argentina era Arturo Frondizi―, reclamó una grave violación de la soberanía; este reclamo lo llevó ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Recibió apoyo del organismo internacional, pero Israel nunca tuvo intenciones de devolver al criminal nazi.10 11 Esto generó problemas entre Argentina e Israel, ya que se trató a todas luces de un secuestro ilegal, sin autorización por parte del Gobierno argentino.

La captura fue anunciada con gran despliegue de medios, dándole todo el crédito a Simon Wiesenthal (quien había colaborado en la ubicación) y a la causa sionista para encubrir la poco ortodoxa participación del Mossad en la operación.

En Jerusalem, Eichmann fue sometido a juicio por un tribunal presidido por los jueces Moshe Landau, Benjamin Halevy y Yitzhak Raveh. Su abogado defensor fue Robert Servatius.

Eichmann alegó en su defensa que las acciones que cometió eran bajo la obediencia debida a sus superiores y que estos se aprovecharon de esta característica. El jurado lo encuentra culpable de genocidio.

El juicio, que finalizó el 15 de diciembre de 1961, lo condenó a morir en la horca por crímenes contra la Humanidad. Este juicio también es considerado como la gran causa judicial del Estado de Israel. La sentencia se cumplió la madrugada del 31 de mayo de 1962 en la prisión de Ramla.

Fuente: Personalidades Judías de Todos los Tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni