-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un populacho que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir. "   Zygmunt Bauman

Beate Sirota Gordon: La mujer que escribió la constitución de Japón y defensora de los derechos de la mujer

Beate Sirota Gordon ayudó a redactar la constitución japonesa y transformó la sociedad japonesa cuando tenía solo 22 años. Beate Sirota (1923-2012) nació en Viena, hija de inmigrantes judíos rusos-ucranianos. Cuando tenía cinco años, su padre, un músico popular, aceptó un puesto para enseñar música en lo que ahora es la Universidad de las Artes de Tokio. La familia se mudó a Japón, donde Sirota estudió en escuelas alemanas y estadounidenses. A los 16 años, fue a la universidad en California y se licenció en idiomas, hablaba inglés, alemán, francés, ruso y japonés con fluidez. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Sirota era una de las pocas personas (no japonesas) en Estados Unidos que podían hablar japonés, y se fue a trabajar para la Oficina de Información de Guerra. Su trabajo principal era monitorear las señales de radio japonesas y traducir sus transmisiones. Durante este tiempo, no tuvo contacto con sus padres que aún vivían en Japón. Tan pronto como terminó la guerra, se ofreció como voluntaria para ir a Japón como traductora del Ejército de EE. UU. con la esperanza de encontrar a sus padres (lo hizo).

Se convertiría en la primera mujer civil admitida en el país. En 1946, los estadounidenses comenzaron a trabajar en una nueva constitución para Japón y Sirota (la única mujer en el comité) tuvo la tarea de escribir la sección sobre derechos civiles. Ella dio prioridad a garantizar que la sociedad japonesa finalmente permitiera la igualdad para todos, especialmente mejores condiciones para las mujeres que aún no tenían derechos en el país. A pesar de la oposición de muchos jaoponeses conservadores, Sirota redactó personalmente dos artículos muy relevantes que generaron un gran cambio en Japón. El Artículo 14: “Todas las personas son iguales ante la ley y no habrá discriminación en las relaciones políticas, económicas o sociales por motivos de raza, credo, sexo, estado social u origen familiar … ” y el Artículo 24: ” El matrimonio se basará solo en el consentimiento mutuo de ambos sexos y se mantendrá a través de la cooperación mutua con los mismos derechos de marido y mujer … “. A pesar de muchos que sentían que se les estaba dando a las mujeres japonesas demasiados derechos, Sirota finalmente logró convencer a sus contrapartes de incluir las cláusulas. Por lo tanto, se le atribuye ser la fuerza central para llevar la igualdad social, de género y los derechos de las mujeres a Japón.

Durante su tiempo trabajando en la constitución, Sirota conoció a su futuro esposo, el teniente Joseph Gordon. Regresaron a los Estados Unidos y se establecieron en Nueva York. Después de trabajar brevemente para la revista TIME, Sirota expresó su pasión por el arte, la música y la danza. Mientras tanto, trabajó en la Japan Society ayudando a estudiantes japoneses e inmigrantes (uno de los cuales era Yoko Ono). Sirota desempeñó un papel importante en la introducción de la música y el arte japonés (y asiático) en Occidente. En 1970, fue Directora de Artes Escénicas para la Sociedad de Asia, y comenzó a viajar por toda Asia a comunidades remotas en busca de formas de arte tradicionales. Luego invitaría a estos artistas a hacer giras por Occidente.

En general, Sirota organizó 39 giras en 16 países. Solo en los EE. UU., Sus espectáculos fueron vistos por 1,5 millones de personas en 400 ciudades. También hizo cinco películas y múltiples programas de televisión sobre arte asiático, y grabó 8 álbumes de música. Por todo su tremendo trabajo, Sirota recibió docenas de premios, incluida la prestigiosa Orden del Sagrado Tesoro del gobierno japonés. En Japón, se han realizado dos películas sobre su vida. En 1995, Sirota publicó una memoria en japonés, seguida de una versión en inglés en 1998, titulada “La única mujer en la habitación”. Hoy, ella es uno de los mejores iconos feministas japoneses.

Fuente: Personalidades Judías de Todos los Tiempos.

Mostrar más