-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Justicia, justicia perseguirás para que vivas. "   Deuteronomio

Las cartas que intercambiaron Einstein y Freud

Los dos grandes e imponentes intelectuales del siglo XX, quienes se identificaron fuertemente como judíos y estaban orgullosos de su herencia judía, siempre estarán vinculados. Como el propio Freud comentó en 1926: “los judíos de todo el mundo se jactan de mi nombre, emparejándome con Einstein”. Seis años después, sus nombres se alinearían a través de una correspondencia importante pero poco conocida, publicada en forma de folleto con el nombre: “¿Por qué la Guerra?” En estas cartas increíbles, escritas en 1932, los dos científicos discuten las preguntas de si hay una manera de salvar a la humanidad de la guerra; en qué medida un gobierno puede influir en las decisiones de sus ciudadanos; ¿Cuál debería ser la relación entre la mayoría y la minoría? y si existe una manera de anular los instintos agresivos de una persona.

Las cartas se publicaron poco después de que Hitler fuera nombrado canciller alemán. Tuvieron una circulación muy pequeña de solo alrededor de 2,000 ejemplares, a pesar de la fama mundial de los dos corresponsales. La mayoría de las copias fueron destruidas en la Segunda Guerra Mundial, cuando ambos hombres fueron conducidos al exilio por Hitler.

Actualmente pocos de estos folletos aún existen pues las infames quemas de libros de Hitler incluyeron “¿Por qué la guerra?” Pero, irónicamente, se encontró una copia firmada por Freud entre las posesiones de Benito Mussolini. La historia de fondo: el padre de uno de los pacientes psiquiátricos enfermos de Freud, que era un amigo cercano del dictador italiano, le pidió a Freud que le dedicara un regalo para Il Duce. Incapaz de rechazar la solicitud, Freud envió un mensaje sutil al decidir enviarle una copia de “¿Por qué la guerra?”. Einstein y Freud se encontraron solo una vez, brevemente, en Berlín en 1927 cuando los dos discutieron su trabajo en física y psicología. Einstein, quien una vez escribió que Freud “tenía una fe exagerada en sus propias ideas”, no estaba convencido de la solidez de las teorías psicológicas de Freud en general y del psicoanálisis en particular, que rechazó por carecer de base científica.

Cuando se le preguntó si consideraría someterse a un psicoanálisis, Einstein respondió sarcásticamente: “Puede que no siempre sea útil profundizar en el subconsciente … Me gustaría mucho permanecer en la oscuridad de no haber sido analizado”. Cuando Freud fue nominado para un premio Nobel, Einstein se negó a apoyar la nominación porque, declaró, no podía ofrecer una opinión confiable sobre la legitimidad de las teorías de Freud. No obstante, Einstein llegó a admirar el intelecto de Freud y su brillante estilo de escritura; Como escribió en una carta de 1938 al psicólogo Theodor Reik, “Soy un admirador entusiasta de Freud como autor y pensador”. Más tarde, sin embargo, Einstein admitió que “a través de varias pequeñas experiencias personales, estoy convencido al menos de algunas de sus tesis principales “. Por lo tanto, es peculiar que cuando el hijo de Einstein, Eduard, se volvió esquizofrénico, Einstein nunca buscó la opinión de Freud sobre su enfermedad, sino que lo envió a un hospital psiquiátrico. Además, como veremos en su correspondencia con Freud, Einstein ocasionalmente escribió sobre psicología, sobre lo que Freud comentó en 1927: “Einstein entiende tanto de psicología como yo de física”. En este momento de su vida y carrera, Einstein se había transformado de un genio científico a una figura intelectual de renombre internacional cuyos pensamientos y opiniones sobre filosofía, religión y política eran tan respetados como sus logros científicos. Como tal, fue invitado por el Instituto Internacional de Cooperación Intelectual (IIIC), una entidad de la Liga de las Naciones y precursora de la UNESCO, para intercambiar ideas sobre la guerra y la política con un erudito de su elección. Él eligió a Freud. Aunque el tema de “¿Cómo terminamos la guerra?” Fue impulsado por Einstein, ambos científicos eran pacifistas elocuentes, y ambos consideraron a la Liga de las Naciones como el paradigma utópico para terminar la guerra y mantener la paz.

Freud había escrito previamente sobre la guerra. De hecho, había expresado su apoyo inicial a la Primera Guerra Mundial; más tarde, sin embargo, sintió aprensión por su hijo, que estaba luchando en el frente ruso. Se sintió decepcionado por la ansia de poder de las naciones, su incumplimiento de los compromisos de los tratados y sus llamamientos al patriotismo y la expectativa de que los ciudadanos respalden su malversación. Después de la guerra, fue consultado por el Ministerio de Guerra de Austria para opinar sobre el tratamiento de los soldados que sufren angustia mental, lo que ayudó a dar forma a sus opiniones posteriores sobre la guerra.

Einstein creía que la agresión tenía una base biológica y, ya en 1915, utilizó el lenguaje freudiano para explicar el impulso humano subyacente por la violencia y el salvajismo: “Creo que es el carácter sexual del hombre lo que lleva a tales explosiones salvajes”.

Sin embargo, el ascenso de Hitler al poder presentó un gran desafío para Einstein, quien, aunque pacifista, entendió que para evitar la guerra, a veces era necesario usar la fuerza, especialmente contra una amenaza tan monumental como la planteada por los nazis.

Einstein le escribió a Freud y lo invitó oficialmente a participar en la conversación inspirada en el IIIC: Este es el problema: ¿hay alguna forma de liberar a la humanidad de la amenaza de la guerra? Es de conocimiento común que, con el avance de la ciencia moderna, este tema ha llegado a significar una cuestión de vida o muerte para la civilización tal como la conocemos; sin embargo, a pesar de todo el celo exhibido, cada intento de su solución ha terminado en un lamentable colapso …

¿Es posible controlar la evolución mental del hombre para hacerle una prueba contra la psicosis del odio y la destructividad? …
Sé que en sus escritos podemos encontrar respuestas, explícitas o implícitas, a todos los temas de este problema urgente y absorbente. Pero sería de gran utilidad para todos si presentara el problema de la paz mundial a la luz de sus descubrimientos más recientes, ya que una presentación de este tipo podría abrir el camino para nuevos y fructíferos modos de acción. Adoptando el vocabulario propio de Freud y citando “fuertes factores psicológicos en el trabajo que paralizan estos esfuerzos [de paz]”, incluyendo “un deseo de odio y destrucción”, Einstein expresó su fuerte apoyo a la Liga de las Naciones como una solución. Abogó por crear una organización legislativa y judicial a la que todas las naciones cederían la soberanía y cuyas decisiones serían obedecidas por todas las naciones; se requeriría que dicha organización tenga su propia autoridad militar internacional para hacer cumplir sus resoluciones si es necesario.

Freud respondió que participaría en el intercambio solo si pudiera expresar descaradamente sus opiniones profundamente pesimistas sobre la viabilidad de terminar con la guerra y su falta de apoyo a la Liga de las Naciones: “Toda mi vida he tenido que decirle a la gente verdades que fueron difíciles tragar. Ahora que soy viejo, ciertamente no quiero engañarlos … Acepté su invitación porque no quería perder la oportunidad de colaborar con usted. No simpatizo con la Liga de las Naciones y no cumplo expectativas de esta organización ”.
Einstein le aseguró que solo buscaba los pensamientos y el análisis de Freud y no cualquier texto que complaciera al público. En su correspondencia aceptando oficialmente la invitación de Einstein, Freud expresó su sorpresa de que Einstein no hubiera seleccionado un tema al que cada uno pudiera aportar su propia perspectiva con el fin de conducir finalmente a una propuesta conjunta. Agregó que estaba “atónito” al pensar en su propia incompetencia sobre el tema, hasta que se dio cuenta de que Einstein había planteado la pregunta no como un físico sino, más bien, “como un amante de sus semejantes”. Freud dijo que finalmente accedió a participar porque “no se me pedía que formulara propuestas prácticas, sino que explicara cómo esta cuestión de prevenir las guerras afecta a un psicólogo”. Como era típico de Freud, su respuesta a las preguntas de Einstein abarcaba toda una gama de disciplinas, incluidas la filosofía, la biología, la historia, el derecho, la evolución y la sociología. Creía en la inevitabilidad de la guerra debido a Thanatos, un impulso humano innato que obliga a los humanos a participar en actos arriesgados y autodestructivos, como la búsqueda de emociones y la agresión, que podrían conducir a su propia muerte. En su respuesta de septiembre de 1932, emplea una forma de análisis darwiniano que lo lleva a la conclusión de que, a la larga, los más fuertes siempre recurrirán a la violencia para ganar ventaja librando la guerra. El resultado de estas observaciones, en relación con el tema en cuestión, es que no existe la posibilidad de que podamos suprimir las tendencias agresivas de la humanidad …

Los conflictos de intereses entre el hombre y el hombre se resuelven, muchas veces, mediante el recurso de la violencia. Es lo mismo en el reino animal, del cual el hombre no puede reclamar exclusión; sin embargo, los hombres también son propensos a conflictos de opinión, tocando, en ocasiones, los picos más elevados del pensamiento abstracto. Sin embargo, este refinamiento es un desarrollo tardío … Ahora, por primera vez, con la llegada de las armas, los cerebros superiores comenzaron a expulsar la fuerza bruta, pero el objeto del conflicto seguía siendo el mismo: una de las partes debía verse limitada por el daño hecho o deterioro de su fuerza, para retractarse de un reclamo o una negativa. Este final se obtiene con mayor eficacia cuando el oponente definitivamente queda fuera de acción, en otras palabras, es asesinado. Este procedimiento tiene dos ventajas: el enemigo no puede renovar las hostilidades y, en segundo lugar, su destino disuade a otros de seguir su ejemplo. Además, la matanza de un enemigo satisface un deseo instintivo …

En cuanto al apoyo de Einstein a la Liga de las Naciones como la solución a la guerra, Freud respondió: Por lo tanto, en condiciones primitivas, es la fuerza superior, la violencia bruta o la violencia respaldada por las armas, lo que domina en todas partes. Sabemos que en el curso de la evolución se modificó este estado de cosas, se trazó un camino que condujo de la violencia a la ley. ¿Pero cuál era este camino? Seguramente surgió de una sola verdad: que la superioridad de un hombre fuerte puede ser superada por una alianza de muchos débiles y que la unión constituye la fuerza. La fuerza bruta es vencida por la unión; por lo tanto, podemos definir “derecho” (es decir, ley) como el poder de una comunidad. Pero cuando aparece un hombre confiando en su poder superior, buscará restablecer la regla de la violencia, contra lacrehla de la ley y el ciclo se repetirá sin cesar.

Freud fatalista parece desalentar incluso un intento de lograr la paz permanente, caracterizando todos esos esfuerzos como inútiles porque la mente primaria es “imperecedera”; Además, de acuerdo con su teoría de Thanatos, entendió la guerra no solo como inevitable, sino también como una tendencia humana inherente a ser aceptado como parte de la vida natural.

Al final ni Freud ni Einstein pudieron responder a la pregunta “¿Por qué la guerra?” O idear un medio para evitarla. Freud creía que sus comunicaciones con Einstein no eran más que un intercambio de ideas “tedioso y estéril” por parte de dos amigos, que sus ideas “no salvarán a la humanidad”, y que ninguno de ellos ganaría un Premio Nobel de la Paz por su correspondencia.

Fuente: Personalidades Judias de todos los tiempos.

Mostrar más