-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Lo habitual ante lo no habitual, lo habitual primero "   (Talmud)

Morris “two-guns” Cohen: El héroe judío de China

Es uno de los personajes más coloridos, aunque en gran parte desconocidos, en la historia judía contemporánea. Morris (Moishe) Abraham “Two-Gun” Cohen (1887-1970), también conocido como “el rey judío sin corona de China”. Cohen era un aventurero judío que, como ayudante de campo de Sun Yat-sen y el único mayor general judío en el Ejército Revolucionario Nacional Chino, desempeñó un papel muy relevante en la fundación de la China moderna y colaboró fuertemente para el nacimiento del Estado de Israel. Cohen nació en un shtetl en Radzanów, Polonia, en 1887 en una familia judía pobre que huyeron de los pogromos de Europa del Este hacia Londres. Sus padres eran judíos ortodoxos totalmente dedicados a la erudición talmúdica y a la práctica religiosa, pero Cohen rechazó tanto las tradiciones de su familia como las lecciones que le enseñaron en la escuela judía. En su juventud Cohen se dedicó al pequeño crimen callejero en Londres y al ring de boxeo (aunque no era observador, se negó a luchar en Shabat), donde luchó como menor de edad bajo los nombres de “Fat Moishe” y “Cockney Cohen”. Después de su arresto por carterista ‐un personaje conocido como “Harry the Gonof” le había enseñado el “oficio”‐ terminó en un reformatorio “para muchachos judíos rebeldes” establecido por Lord Rothschild. Entre otras cosas allí aprendió la disciplina militar y las tácticas que luego jugarían un papel importante en su vida.

Tras su libertad condicional a los 18 años en 1905, y como se había convertido en una vergüenza para su familia y para la comunidad judía lo enviaron al oeste de Canadá, con la esperanza de que reformara sus caminos errantes. Después de un año en una granja, donde aprendió a manejar caballos y armas de fuego, se fue por las provincias del oeste de Canadá, ganándose la vida como jugador y delincuente. Fue durante estos viajes que se hizo amigo de inmigrantes chinos pobres que trabajaban en los Ferrocarriles del Pacífico canadiense. Habiendo sido víctima de discriminación por su judaísmo durante su juventud en Londres, se mostró muy comprensivo con su situación. Una vez defendió al dueño de un restaurante chino durante un robo, lo cual era un acto notable porque los hombres blancos rara vez intercedían en nombre de los chinos, y se corrió la voz de su valiente acto y se ganó la admiración y la gratitud de la comunidad china en general. Pronto llamó la atención del Dr. Sun Yat-sen, el líder revolucionario chino considerado como el “George Washington de China” y el fundador de la primera República de China, que estaba casualmente estaba en Canadá reuniendo el apoyo de la comunidad china allí.

Sun Yat-sen, que era un gran defensor del sionismo, conoció a Cohen en 1922 y quedaron vinculados para siempre. Su movimiento envió una declaración oficial de apoyo a la Declaración Balfour a la Federación Sionista de Shanghai en 1918 y, en una correspondencia del 24 de abril de 1920 al editor del Mensajero de Israel, escribió: “Todos los amantes de la democracia no pueden evitar apoyar al movimiento sionista para restaurar su maravillosa e histórica nación, que ha contribuido tanto a la civilización del mundo y que con razón merece
un lugar honorable en la familia de las naciones “.

A partir de entonces Cohen empezó a representar un amplio espectro de intereses chinos en Canadá en prácticamente todos los niveles de gobierno, reclutando chinos, capacitándolos en tácticas militares y de mosquetería, y brindando financiación y contactos importantes. para la compra de armas en apoyo de la causa china.

Después de supervisar a los trabajadores chinos y ver una acción militar significativa luchando con las Tropas de Ferrocarriles Canadienses en Europa durante la Primera Guerra Mundial, regresó a Canadá pero finalmente se fue a China para ayudar a Sun Yat-sen a cerrar un acuerdo ferroviario. Un fuerte vínculo de confianza mutua y amistad se desarrolló entre ellos. En 1922, Sun contrató a Cohen para servir como comandante dr de sus guardaespaldas y, aunque Sun, educado en Occidente, su esposa y muchos de sus asociados hablaban inglés con fluidez, también lo contrató como su secretario de lengua inglesa.

Cohen comenzó a entrenar a las pequeñas fuerzas armadas de Sun en boxeo y tiroteo; estableció la primera Academia Militar de China; y, como ayudante de campo y coronel en funciones en el ejército de Sun, se convirtió en uno de los principales protectores de Sun y lo siguió a las conferencias a través de las zonas en guerra. Cohen se ganó su famoso apodo cuando, después de una batalla en la que fue alcanzado por una bala, comenzó a portar una segunda arma, y ​​los chinos, fascinados por el guardián de su líder, comenzaron a llamarlo cariñosamente “Cohen de dos armas”.

Cuando Sun murió en 1925, Cohen era el único extranjero al que se le permitió asistir a su funeral. El sucesor de Sun, Chiang Kai-shek, continuó una cálida relación con Cohen, lo puso al mando del 19 ejército chino de campo y lo elevó al rango de General, convirtiéndolo no solo en el primer judío sino, de hecho, el primer europeo en alcanzar un rango en el ejército chino.

Sirviendo como agente de compras de armamentos chinos (y ganando una buena comisión en cada venta), como Jefe de Inteligencia de China, y esencialmente como Ministro de Guerra, Cohen dirigió campañas militares contra los rebeldes comunistas y, cuando los japoneses invadieron China en 1937, contra ellos también. Sin embargo, su mayor contribución a ese respecto puede haber sido demostrar que los japoneses estaban cometiendo genocidio (aunque ese término aún no se había acuñado) contra las masas chinas en Manchuria mediante el uso de gas venenoso para exterminarlos.

En la guerra civil entre la República Popular Comunista y la República de China, Cohen fue la única persona en la que los líderes de ambos bandos opositores confiaron para las negociaciones. Mao Zedong y Chiang Kai-shek lo usaron como un intermediario que viajaba entre Beijing y Taipei. Estaba en Hong Kong cuando los japoneses bombardearon Pearl Harbor en 1941 y, después de que los japoneses tomaron Hong Kong más tarde ese mes, lo encarcelaron y lo torturaron hasta que luego fue repatriado a Canadá como parte de un raro intercambio de prisioneros en 1943.

Se reasentó en Canadá, haciendo visitas regulares a China con la esperanza de restablecer los lazos comerciales, y después de la toma del poder comunista en 1949, se convirtió en una de las pocas personas en las que las autoridades confiaron en ambas partes para moverse entre Taiwán y China continental.

Pero las mayores contribuciones de “Two-Gun” Cohen aún estaban por llegar. Incluso antes de que el tema de la partición de Palestina llegara a la ONU, Cohen estaba usando su influencia para promover la causa sionista. Cuando obtuvo los planes británicos en una base naval británica en Singapur, se los ofreció al Irgun con la idea de apoderarse de dos submarinos italianos en miniatura y usarlos para hacer estallar buques de guerra británicos. Ese plan nunca se llevó a cabo.

Cuando se enteró de que unos 200 aviones bombarderos británicos permanecían sin usar en Canadá, fue al Ministerio de Defensa canadiense para tratar de conseguir los aviones para Israel, pero este plan también falló porque, aunque había convencido con éxito a Canadá de venderlos, a Israel le faltaban los fondos para comprarlos y la infraestructura para hacer un uso apropiado de ellos.

Cuando la ONU comenzó la discusión sobre la partición de Palestina, la votación inicial, a ser tomada por el Consejo de Seguridad compuesto por cinco miembros, fue si la cuestión de la partición se sometería o no a votación en la Asamblea General. No nos olvidemos que con un solo voto negativo de los cinco miembros, se constituye en un veto a la propuesta. Con los Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética registrados con fuertes votos por el “sí” y Gran Bretaña indicando que se abstendría, se ejerció una tremenda presión sobre la República de China, particularmente por el mundo árabe, para vetar la propuesta.

Cuando todos los esfuerzos de los líderes sionistas para reunirse con el general Wu Tiecheng, el jefe de la delegación china, fracasaron, llevaron a Cohen a San Francisco para usar sus conexiones e influir en Wu. En un maravilloso giro del destino y la fortuna, resultó que Cohen no solo había sido asesor de Wu cuando este último se desempeñó como jefe de policía de Canton, sino que más tarde también designó a Wu como general.

En una reunión a la mañana siguiente, Cohen le presentó a Wu una carta de 1920 de Sun Yat-sen expresando su fuerte apoyo a la causa sionista y convenció a su viejo amigo de abstenerse en el voto de partición de Palestina, y el resto es historia. La ONU discutió y aprobó la partición de Palestina.

Pero esa no fue la contribución final de Cohen al estado judío. Durante los primeros años de Israel, los terroristas árabes dejaron caer minas de plástico fabricadas en China a través de la frontera israelí, particularmente cerca de escuelas judías, y muchos niños las recogieron y sufrieron heridas catastróficas. Ben Gurion le pidió a Cohen que usara su influencia con los funcionarios chinos para resolver el problema, después de lo cual Cohen se reunió con Chou en Lai en Ginebra, y la venta de estas minas a los árabes cesó por completo poco después.

Al funeral de Cohen en 1970 asistieron representantes de la China comunista y nacionalista que, aunque todavía estaban en estado de guerra, se unieron en su admiración y respeto por un hombre que siguió siendo un amigo fiel de los chinos durante toda su vida. Su lápida incluye las referencias habituales de que el difunto era un kohen , pero lo que fue realmente notable fue una inscripción china grabada por Madame Sun Yat-sen que reconoce a Cohen como un auténtico Héroe Chino. Un personaje asombroso y que tuvo una enorme importancia en la concreción del sueño de llegar a a tener nuevamente un Estado Judío.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *