-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Carl Djerassi: El padre de la píldora anticonceptiva

La historia del químico huyó de los nazis, contribuyó a la revolución sexual y acabó siendo escritor de un nuevo género que bautizó como ‘ciencia en la ficción’. Precisamente uno de los mayores cambios históricos relacionados con la libertad de elección de las mujeres en el terreno sexual fue protagonizado por este científico cuando, basado en los avances previos logrados por Gregory Pincus, inventó la píldora anticonceptiva en 1951 junto con mexicano Luis Miramontes y George Rosenkranz, también mexicano de origen húngaro. Pero antes y después de esa polémica revolución científica y social su vida fue intensa y dramática en ocasiones. Djerassi, de padre búlgaro y madre austriaca, ambos judíos, nació en Viena en 1923. La anexión de Austria a la Alemania nazi, en 1938, iba a cambiar la historia de su familia para siempre, y a convertirlo en uno de los muchos refugiados que llegaron a Estados Unidos mientras en Europa se encendía la mecha de la II Guerra Mundial. Sus progenitores se habían divorciado y el padre no pisaría suelo americano hasta una década más tarde, así que llegó solo con su madre y sin un centavo. Carl sólo tenía 16 años, pero se desenvolvía bastante bien con el inglés y en su desesperación se le ocurrió escribirle una carta a la Primera Dama, Eleanor Roosevelt, pidiendo ayuda. Así fue como consiguió una beca y pudo tener estudios universitarios. En concreto, se decidió por la química e inició una carrera como investigador que iba a ser espectacular. Sólo por su primer gran logro millones de personas que sufren alergias podrían estarle agradecidas, ya que patentó un compuesto que se convertiría en uno de los primeros antihistamínicos comerciales.

Poco más tarde se trasladó a la Ciudad de México para trabajar en laboratorios Syntex y allí realizó su gran aportación a la humanidad, que todo el mundo conoce sencillamente como la píldora. La noretindrona, originariamente sintetizada por Miramontes bajo la dirección de Djerassi , se podía tomar por vía oral y aquello tuvo un impacto tremendo. Para muchos fue el inicio de la revolución sexual que iba a florecer en la década de 1960.

Tras este tremendo éxito, regresó a EEUU y se convirtió en el más famoso de los padres de la píldora, aunque más tarde reconocería que su objetivo nunca había sido el control de la natalidad: “No lo imaginábamos ni en nuestros sueños más salvajes”, afirmó. Sin embargo, a medida que pasaron los años comenzó a pensar que la procreación había cambiado para siempre, que se iba a disociar del sexo y que todos conservaríamos nuestro material reproductivo en el momento de mayor fertilidad de la juventud para utilizarlo cuando nos viniera bien. De tal modo que muchos años antes de que las empresas de Silicon Valley se lo ofrecieran a sus empleadas, él lo vio claro: las mujeres mejor formadas acabarían congelando sus óvulos para que ser madre no alterara su carrera profesional. Establecido en Palo Alto y como profesor de química en la Universidad de Stanford, poco a poco fue cambiando de intereses profesionales. Lo más relevante es que desarrolló una técnica de modificación de hormonas que impedía el desarrollo de larvas de insectos y acabó fundando una empresa de control de plagas. Su trayectoria como científico culminó en 1978, cuando fue elegido primer ganador del prestigioso premio Wolf de Química.
Sin dejar de lado la ciencia, pasó a ser un personaje increíblemente polifacético. Se convirtió en mecenas de artistas y comenzó a coleccionar arte, especialmente obsesionado con el pintor expresionista Paul Klee, pero sobre todo fue un prolífico escritor con múltiples facetas: biografías, ciencia ficción e incluso obras que se estrenaron en Broadway.
En El dilema de Cantor aborda el problema de la ética científica y cómo la obtención de reconocimientos provoca una competencia feroz. Algunos críticos le atribuyen la invención de un nuevo género que él mismo llamó “ciencia en la ficción”, novelas en las que se retratan conflictos reales de los investigadores de hoy en día.

Murió el 30 de enero de 2005 a los 91 años pero su legado perdurará por siempre.

Fuente: Personalidades Judías de Todos los Tiempos

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *