-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

La brillante investigadora que luchó contra los prejuicios

Médica ítalo-argentina que salvó miles de vidas con la vacuna contra la poliomielitis. La doctora Eugenia Sacerdote de Lustig, una figura central de la ciencia argentina, debió enfrentar la discriminación y desconfianza por ser mujer y judía. Nació el 9 de noviembre de 1910 en Turín, Italia. Fue la primera en probar la vacuna poliomielítica en Argentina. Publicó más de 180 trabajos. En 1929 decidió estudiar medicina en Italia, en una época en que las mujeres no estudiaban dicha carrera. Junto a su prima hermana Rita Levi-Montalcini, premio Nobel de Medicina en 1986, fue una de las cuatro mujeres que lo hicieron. Su carrera fue dificultosa, aun así quedó seleccionada junto con tres personas más como ayudante de la cátedra de histología en la Universidad de Turín, por el profesor Giuseppe Levi. Con la llegada del fascismo al poder por ser judía se le cerraron todas las posibilidades laborales y decidió emigrar con su esposo e hija a la Argentina. En este país comenzó a utilizar en la cátedra de Histología de la Universidad de Buenos Aires el cultivo de células vivas in vitro, una técnica que permite el estudio de distintos tipos de virus y tumores. Al producirse la epidemia de poliomielitis fue enviada por la Organización Mundial de la Salud a los Estados Unidos para interiorizarse sobre el trabajo del profesor Jonas Salk. Cuando retornó a la Argentina, se inoculó en público e hizo lo mismo con sus hijos para convencer a la población de los beneficios de la vacuna contra la poliomielitis. Desde 1989 también investigó sobre la acción de los radicales libres y el estrés oxidativo en pacientes vivos de Alzheimer, demencia vascular y Parkinson, ampliando los conocimientos básicos de las enfermedades neurológicas. Fue investigadora del CONICET y jefa de Virología del Instituto Malbrán. Estudió por más de 40 años las células tumorales en el Instituto de Oncología Ángel H. Roffo. Con más de 80 años siguió trabajando en el laboratorio, dejando de hacerlo cuando la ceguera le impidió continuar observando por el microscopio. Las publicaciones de las investigaciones de Eugenia Sacerdote de Lustig en el Instituto de Oncología Ángel H. Roffo, en el Instituto Malbrán y en el CONICET tienen cientos de citas científicas. Fue galardonada con numerosos premios, en 2004 fue declarada “Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y en 2011 recibió la “Medalla Conmemorativa del Bicentenario de la Revolución de Mayo 1810-2010”, otorgada por el Senado de la Nación Argentina, por su trayectoria científica. Falleció el 27 de noviembre de 2011 en Buenos Aires.

Fuente: Personalidades Judías de Todos los Tiempos.

Mostrar más