-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" La historia es solo gente nueva que comete viejos errores "   Sigmund Freud

Los adolescentes judíos que lucharon contra Hitler

Sheri Rosenblum aprendió sobre el Holocausto de la misma manera que la mayoría de los niños: le enseñaron las atrocidades de los campos de exterminio nazis y le mostraron imágenes horripilantes de esqueléticos sobrevivientes judíos y cuerpos masacrados.

“No tenía un contexto histórico para ello”, le dijo a Teen Vogue. “Fue como ver una película de terror. Realmente no lo entendí. Fue una forma totalmente equivocada de presentarlo”.

La lección de historia que le enseñaron a Rosenblum como estudiante de quinto grado en el campamento de verano judío reforzó la idea de que los judíos simplemente “fueron como ovejas al matadero”, dijo.

Ahora se dedica a contar una parte diferente, y a menudo pasada por alto, de esta historia. Sheri trabaja en la Jewish Partisan Educational Foundation (JPEF), una organización sin fines de lucro con sede en San Francisco enfocada en enseñar a los estudiantes sobre los miles de judíos que lucharon contra los planes de Hitler para exterminarlos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, hasta 30,000 judíos se unieron a grupos de resistencia en toda Europa. Conocidos como partisanos, formaron sus propias unidades de combate y también se unieron a ejércitos partisanos no judíos para luchar contra las fuerzas de Hitler. Atacaron a las tropas alemanas, volaron trenes y puentes, sabotearon infraestructura como plantas de energía y fábricas, e hicieron todo lo posible para detener a los nazis. Eran solo una pequeña porción de un movimiento partisano más grande en todo el continente, pero infligieron significativamente más daño que sus contrapartes, según JPEF. Muchos de ellos eran adolescentes.

A pesar de estar confinados a guetos segregados en toda Europa, algunos judíos se armaron y atacaron a los nazis en el famoso Levantamiento del Gueto de Varsovia de 1943. Quienes escapaban de los guetos y de los campos de concentración a menudo huían a los bosques, decididos a sobrevivir y, en muchos casos, a resistir.

Eta Wrobel , una niña judía de 20 años, vivía con su familia en Luków, Polonia, cuando los alemanes invadieron en 1939. Su padre era parte del movimiento clandestino de resistencia polaco, y él también le enseñó a defenderse.

“Me indicó que ayudara a la resistencia clandestina y me alentó constantemente”, le dijo más tarde a JPEF, y agregó que él le dijo: “‘Te ordeno que sobrevivas’. Y eso fue lo que hice.

Wrobel falsificó documentos para ayudar a las personas a evadir el terror nazi, según el relato que proporcionó a JPEF. Fue atrapada y encarcelada, pero luego escapó. En un momento ella trabajó en un restaurante. Los alemanes que entraban a comer colgaban sus cinturones y abrigos, y ella comenzó a robar sus armas. En otro trabajo donde efectuaba limpieza, ella espiaba información, compartiendo lo que descubría  sobre planes militares y redadas.

Más tarde, dice, escapó a los bosques cercanos y ayudó a formar una unidad partisana totalmente judía. Allí, ella se negó a hacer el trabajo tradicional de las mujeres. En cambio, usó una cruz y fingió ser una polaca cristiana, encontraba  pequeños grupos de judíos que se estaban escondiendo y los llevaba de vuelta al escondite improvisado de su unidad en el bosque. Wrobel dice que ayudó a su grupo partisano a robar alimentos y otros suministros necesarios, y puso minas en el camino para frenar a las tropas alemanas.

Ella le dijo a JPEF que haría un sonido como los insectos, usándolo como un código secreto con otros partidarios por seguridad. En un momento recibió un disparo, pero el médico del grupo estaba ocupado, por lo que se sacó la bala de la pierna con un cuchillo.

“Es muy importante saber, ya sabes, que estereotipan -” los judíos van como ovejas ” – no es cierto, nunca lo hicieron”, dijo Wrobel a JPEF. “No lo hicieron hace miles de años  y no lo hacen ahora”.

Para Wrobel, contraatacar no era solo golpear a las fuerzas alemanas. Se trataba principalmente de salvar a otros judíos y sobrevivir a condiciones infernales. Cada día fue una lucha, dijo.

“Salvamos a unas cien personas”, dijo. “Esto era lo que tenía que hacer, porque creo que es lo más importante.  La mayor resistencia que podríamos haber hecho a los alemanes es sobrevivir”.

Otros partidarios judíos sintieron lo mismo. El ejemplo más famoso son los hermanos Bielski y su grupo de partisanos. Aunque buscaron y mataron a colaboradores nazis, estos partisanos judíos en Bielorrusia se centraron en salvar a su gente de una muerte segura. En su apogeo, su grupo estaba formado por más de 1.200 personas que se escondían de los nazis, en su mayoría mujeres, niños y ancianos. En Bélgica, judíos y no judíos formaron el Comité para la Defensa de los Judíos, principalmente para esconder a miles de niños judíos de los nazis. Pero también descarrilaron con éxito un tren que se dirigía al campo de exterminio de Auschwitz y rescataron a los cientos de personas a bordo.

Como explica la JPEF en su guía de estudio: “Los partisanos judíos salvaron miles de vidas judías, en algunos casos literalmente sacando a los judíos de los confines de los guetos bien custodiados, y en al menos una situación, cavando un túnel para liberar a 250 personas de un gueto.”

La mayoría de los partisanos durante la Segunda Guerra Mundial, judíos o de no, eran hombres. Pero Wrobel estaba lejos de ser la única mujer inspiradora entre ellos. Brenda Senders se unió a una unidad partisana de 1.600 personas en el este de Polonia cuando tenía 17 años, según la JPEF.

“Si iba a morir, quería morir con una pistola en la mano, luchando contra mi enemigo”, dijo a la fundación, que entrevistó a docenas de antiguos partidarios. “Quería venganza”.

Algunos partisanos eran incluso más jóvenes. En Francia, Bernard Musmand , de 12 años, ayudó a la resistencia judía al trabajar como mensajero, contrabandeando  documentos e identificaciones falsas. A los 13 años, se unió a acciones militares partidis contra los nazis, según JPEF.

Cuando los nazis comenzaron a exterminar judíos en Vilna, Lituania, jóvenes activistas lideraron la resistencia. En un ahora famoso “Manifiesto del gueto” leído a un grupo de jóvenes judíos, Abba Kovner , de 23 años, declaró: “No nos llevarán como ovejas a la matanza … Es cierto que somos débiles e indefensos, pero la resistencia es la única respuesta al enemigo! Es mejor caer como luchadores libres que vivir por la gracia de los asesinos. ¡Resistir! Hasta el último aliento.”

Vitka Kempner tenía 19 años cuando Kovner hizo su declaración. Junto con Kovner y otros, ella ayudó a formar la United Partisans Organization, y llevó a cabo su primer sabotaje: bombardear una línea de tren nazi cercana. Su grupo se armó introduciendo armas en el gueto de Vilna a través del sistema de alcantarillado, y cuando luego necesitaron sacar las armas, las escondieron en ataúdes, le dijo a la JPEF.

Kempner eventualmente ayudó a comenzar un grupo partisano totalmente judío llamado los “Vengadores”, que explotó una planta de energía, entre otras cosas. Una vez, regresó a Vilna para bombardear los transformadores eléctricos y el suministro de agua de los nazis.

“Después de unas horas escuchamos explosiones y la ciudad se oscureció”, le contó a JPEF. “Hubo una gran alegría, y tuvo un impacto en los alemanes, que entendieron que los partisanos habían llegado hasta Vilna. No sabían que unos pocos niños y niñas judíos hicieron eso”.

Estos son los tipos de historias sobre las que la JPEF está trabajando para preservar y difundir. Fundada en 2000, la organización ha entrevistado a docenas de ex partisanos judíos sobre sus experiencias durante el Holocausto. Han desarrollado planes de estudio que 25,000 maestros, principalmente en América del Norte, usan en sus aulas cada año, dijo Sheri  Rosenblum.

La fundación también colabora con 45 organizaciones de recordación del Holocausto en todo el mundo, incluidos los museos. Calculan que su trabajo llega a más de un millón de jóvenes al año, principalmente a estudiantes de secundaria.

La JPEF está en proceso de traducir sus materiales a más idiomas. Ofrecen capacitación de maestros en persona y programas recientemente terminados en Alabama, Nueva York y Polonia. Arizona y Nueva Jersey serán los siguientes, dijo Rosenblum. De todo el contenido producido por la Fundación, uno de los más populares es una exhibición de fotos con fotos tomadas por Faye Shulman .

Cuando Shulman tenía 22 años, los alemanes comenzaron a matar judíos en su gueto de Lenin, Polonia. Ella escapó y se unió a una unidad partisana cercana, sirviendo como enfermera de su grupo y usando su cámara para documentar la guerra.

“Quiero que la gente sepa que hubo resistencia”, dijo Shulman a la JPEF. “Yo era fotógrafa. Tengo fotos. Tengo pruebas.”

Rosenblum le dijo a Teen Vogue que compartir fotos e historias con estudiantes judíos es invalorable.

“Los alumnos dirán: ‘Siempre imaginé a los judíos como víctimas; aprender sobre esto cuando era un joven judío me hace sentir orgullosa de ser judía ‘”, dijo.

También hay lecciones para estudiantes no judíos, por supuesto. Los partisanos judíos le dijeron a la JPEF que esperaban que las generaciones futuras tomaran tres cosas principales de su ejemplo: los jóvenes pueden marcar la diferencia, hacer frente a la opresión y la discriminación pronto (antes de que sea demasiado tarde) y nunca rendirse.

Rosenblum espera que los estudiantes que aprenden sobre los partisanos judíos piensen cómo estas lecciones pueden aplicarse a sus propias vidas y que les inspire a tomar medidas.

“Los grupos judíos que van a campos de detención y hablan ahora, son un ejemplo perfecto de lo que estamos tratando de impartir a los niños”, dijo Rosenblum. “Esto es lo que la gente debería estar haciendo”.

 

Traduccion Alicia Weiss // Con información de JTA

Mostrar más