Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“No creo que por encima de nosotros haya podido salir mucha gente”

Han pasado 18 años del momento en que terroristas islámicos estrellaron aviones en las Torres Gemelas de New York y el pentágono asesinando a casi tres mil personas.

En diálogo con Radio Jai Héctor Jojot relató la trágica circunstancia que le tocó atravesar ese día mientras trabajaba en finanzas en la primera torre en ser impactada.

“Nuestra oficina estaba orientada hacia el río Hudson, no hacia el Central Park, y por eso no teníamos visibilidad de lo que había ocurrido” explicó. “Solo escuchamos el impacto terrible que hizo sacudir a todo el edificio y vimos como caían los techos. El avión impactó el edificio y derramó mucho combustible encendido que cayó por los huecos de los ascensores. Un colega nuestro venía subiendo y sufrió quemaduras graves”, explicó.

Nacido en Salta en 1961, Jojot vivió varios años en Paraguay, donde estudió informática, y en 1987 ya se había mudado a Nueva York para trabajar en el área de sistemas de una compañía financiera en las Torres Gemelas.

La confusión era grande y no estában entrenados para una evacuación. “No pensábamos que era realmente grave, que nuestra vida estaba en peligro. Y, a pesar de que veíamos el humo, no sentíamos la urgencia de abandonar el edificio. Incluso cuando les digo a mis colegas que teníamos que salir, uno de los agentes de bolsa que trabajaba conmigo me dijo: “Héctor, en este momento no puedo salir porque tengo una operación muy grande que quiero cerrar primero”. ¡El estaba haciendo un negocio y no quería dejar! .Corté las fuentes de electricidad a las computadoras y no tuvo más remedio que salir, estaba enojadísimo y me dijo que respondería por las pérdidas”, acotó.

“Comenzamos a bajar las escaleras y, cuando estábamos en el piso 45, nos cruzamos con los bomberos que iban subiendo para rescatar a la gente que estaba atrapada muy arriba y uno de mis colegas, que tenía una especie de wakie talkie , que era lo único que estaba funcionando, nos dijo que alguien de otra compañía le había contado que otro avión había impactado en la segunda torre. Ahí recién nosotros nos sentimos realmente amenazados”.

Luego de una hora bajando por las escaleras logró salir y esstaba haciendo la cola en una cabina telefónica a una cuadra de las torres para tratar de avisarle a su familia que estaba bien. “De repente un policía que estaba allí nos dice: “¡Corran, corran!”. Yo no sabía porqué y de repente levanto la vista y veo la torre sur que se comienza a desmoronar, desde la punta hacia abajo y se escucha ese ruido que hacen los bloques de cemento, uno sobre otro. Empecé a correr y a una cuadra me alcanzó esa nube negra infernal que parecía una nube atómica. Era polvo y muerte, todo junto mezclado allí”.

“Supongo que comparto el sentimiento con la mayoría de las personas que han sobrevivido tragedias. La sensación de estar vivo, de poder elegir que querés hacer con tu vida” . Hector Jojot no quiere volver seguido al lugar, porque aún cuando puede disfrutar por estar vivo, siente el dolor por aquellos que ya no están.

Hoy vive en México, trabaja en una multinacional financiera y reflexiona. “Cuando te das cuenta de que hay mucho más por vivir que solamente los problemas, puedes hacerlo alegremente, felizmente”.

En los atentados del 11 de septiembre de 2001 murieron 3016 personas (incluidos los 19 terroristas y 24 desaparecidos)​ y dejaron a más de 6000 heridos. A su vez, se registró la destrucción de todo el complejo de edificios del World Trade Center (incluidas las Torres Gemelas) en Nueva York y graves daños en el edificio del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Los atentados fueron cometidos por miembros de Al Qaeda​ divididos en cuatro grupos de secuestradores, cada uno de ellos con un terrorista piloto que se encargaría de pilotar el avión una vez reducida la tripulación de la cabina. El vuelo 11 de American Airlines y el vuelo 175 de United Airlines fueron los primeros en ser secuestrados y ambos fueron estrellados contra las Torres Gemelas, el primero contra la Torre Norte y el segundo contra la Torre Sur, provocando que ambos rascacielos se derrumbaran en las dos horas siguientes.​

El tercer avión secuestrado pertenecía al vuelo 77 de American Airlines y fue empleado para ser impactado contra la fachada oeste del Pentágono, en Virginia. El cuarto avión, perteneciente al vuelo 93 de United Airlines, no alcanzó ningún objetivo al haberse estrellado en campo abierto, cerca de Shanksville, en Pensilvania, tras perder el control en cabina como consecuencia del enfrentamiento de los pasajeros y tripulantes contra el comando terrorista. Este último tenía como objetivo el Capitolio de los Estados Unidos, ubicado en la ciudad de Washington D.C.

Redacción Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni