Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Mucho más que Makarundlaj

Ocho días sin pan, pizzas, pastas, golosinas ni nada que contenga harina, requería hace unos años de bastante imaginación para preparar recetas que resulten deliciosas y eran un real desafío para las familias con hijos pequeños y adolescentes, acostumbradas a resolver la cena con una pizza, un plato de fideos o una hamburguesa en pan.

Los famosos Makarundlaj (galletas de maní, coco o almendras preparadas sin harina) que solían ser la estrella dulce que reemplazaba galletitas y golosinas durante los días de Pesaj, ahora se mezclan en las góndolas con brownies, cereales y hasta fideos “Kasher Le Pesaj”.
Los gigantes de la gastronomía -Osem y Elite- salieron al mercado en este Pésaj 2019 con más de 100 productos permitidos para Pesaj por el Rabinato, entre los cuales hay sustitutos de pastas, chocolates y helados, que no necesitan harina de trigo ni levadura y de todos modos son sabrosos.
En almacenes y supermercados de Israel, también se puede ver una especie de pan de pancho alargado, elaborado con harina de matzá, para los que no soportan más de un día o dos sin el pan nuestro de cada día. El gusto que tiene es extraño y gomoso y el precio carísimo: 7 shékels (unos 2 dólares) por cada uno de esos pancitos.

Los restaurantes para celíacos, que abundan en Tel Aviv y cuyas recetas no llevan ni una pizca de harina, también son una opción moderna para los israelíes que no se fueron al exterior e intentan sobrellevar esta semana larga en la que las pizzerías y confiterías de elaboración propia están cerradas.

De todos modos, les dejo una receta del tradicional Makarundlaj de coco que se prepara en tres minutos, para los que añoran el Pésaj de antaño pero adoran la velocidad de los tiempos modernos.
-Batan dos claras de huevo con tres cucharadas de azúcar
-Agreguen un chorrito de vainilla y dos vasos de coco rallado
-Prendan el horno a 170 grados y sobre un papel manteca hagan pequeñas pirámides con esa masa.
-Horneen hasta que estén doraditas y…
Jag Pesaj Kasher Ve Sameaj!
Por Andrea Bauab

Helueni