-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Médico israelí revoluciona la cardiología al detener sangrado de corazón con dispositivo para limpiar arterias

El procedimiento fue realizado por el Prof. Victor Guetta, director de la Unidad de Cardiología Invasiva e Intervencionista, y su equipo, en el Centro Médico Sheba en Ramat Gan, después de que el paciente ingresara al hospital con un aneurisma en la región ventricular izquierda de su corazón y sangraba en su cavidad torácica.

Un aneurisma ocurre cuando parte de la pared de una arteria se debilita, lo que permite que se hinche o se ensanche anormalmente. Si no se rompe, los médicos y los pacientes deben controlar de cerca la condición. Algunas condiciones pueden requerir cirugía para reforzar la pared de la arteria con un stent. Sin embargo, si el aneurisma se rompe, el paciente podría desarrollar síntomas repentinos como dolor, ritmo cardíaco rápido, shock y presión arterial baja. La condición es potencialmente mortal y requiere atención inmediata.

El paciente en cuestión ya se había sometido a varios procedimientos cardíacos por problemas cardiológicos crónicos. En los últimos dos meses había estado sufriendo de falta de aliento y cuando llegó al hospital, después de someterse a las pruebas, el personal médico le informó que tenía un rasgón en el ventrículo del corazón que estaba goteando sangre.

La opción estándar para tratar al paciente habría sido la cirugía a corazón abierto, un procedimiento invasivo, que lleva varias horas y conlleva el riesgo de infecciones de la herida del tórax, un ataque al corazón o un derrame cerebral, coágulos de sangre e insuficiencia pulmonar y renal. La recuperación es lenta: los pacientes salen de la anestesia con dos o tres tubos en el tórax para drenar los líquidos alrededor del corazón y una estadía en el hospital de una semana a 10 días.

Sin embargo, Guetta pensó que podría haber una mejor manera, y el paciente accedió a dejar que lo intentara, aunque nunca se había hecho antes. El equipo de médicos accedió al corazón mediante un procedimiento de cateterización estándar, insertando un tubo del tamaño de una pajita en un vaso sanguíneo grande y dirigiéndose al corazón. Una vez allí, taponaron el orificio con un oclusor de Defecto Septal Ventricular (VSD) de Amplatzer, que es un dispositivo de doble disco autoexpandible hecho de malla de alambre.

El dispositivo se usa a menudo en procedimientos estándar de cateterización cardíaca, como la angioplastia, para abrir arterias bloqueadas, pero nunca antes se había utilizado para tapar un orificio arterial.

“Este procedimiento único nunca se ha hecho antes en ningún otro lugar. Pude tapar el orificio del paciente o el área de sangrado con este dispositivo”, dijo Guetta en un comunicado enviado por correo electrónico. “A los dos días del procedimiento, el paciente se fue a casa. Y su pronóstico es bueno”.

Helueni