Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Inauguraron en Israel el monumento en memoria de Nisman: “Ayuda a seguir viviendo”, dijo su madre

“Esto me enseñará a seguir viviendo”, dijo Sara durante su discurso y el acto que la madre del funcionario judicial, encabezó este viernes. Sara Garfunkel fue la primera en ingresar a la casa de Alberto Nisman aquel 18 de enero de 2015.

El homenaje tuvo lugar en el Bosque Ben Shemen, ubicado a 25 kilómetros de Tel Aviv, con la presencia del embajador argentino Mariano Caucino, el presidente del parlamento israelí, Yuli Edelstein, autoridades del Keren Kayemet, los titulares d AMIA y DAIA y referentes de la comunidad hispana en Israel. El monumento se encuentra emplazado al lado de los que recuerdan a las víctimas de los atentados a la embajada de Israel y AMIA.

“Hoy me siento en casa, gracias a esta gran familia que decidió acompañarme para recordar a mi hijo. Me llevo el mejor recuerdo de ustedes”, graficó Garfunkel.

Han pasado 4 años del magnicidio del fiscal que denunció días antes de su asesinato, a las máximas autoridades del país, por el intento de encubrimiento de los iraníes sindicados por la justicia como presuntos autores del atentado. Nisman se encontraba a horas de presentarse en el Senado de la Nación para ampliar lo expresado en una entrevista periodística y su escrito judicial sobre la trama del armado del Memorándum de entendimiento con Irán. Luego de su asesinato se conocieron escuchas y otros elementos que daban clara cuenta de los artífices del fallido acuerdo y sus intenciones.

Luego de aberrantes maniobras y campañas para desprestigiar al fiscal muerto con aspectos de su vida privada, instalar la impensable hipótesis de un suicidio, contaminar la escena del crimen, donde no se respetaron los mínimos protocolos investigativos, la justicia dictaminó que se trató de un asesinato vinculado con su actuación profesional.

4 años de impunidad, donde los asesinos, como en los atentados a la embajada y la AMIA siguen burlándose de la justicia. 4 años donde los custodios que liberaron la zona, los peritos que ensuciaron la escena del crimen, el técnico informático que llevó y aportó el arma del homicidio siguen libres del peso de la justicia.

Sara Garfunkel, visiblemente movilizada, remarcó : “me hacía falta este homenaje el que de algún modo me enseñará a seguir viviendo”.

La madre del fiscal que fuera también fustigada por las maniobras para ensuciar a Nisman ha mantenido durante estos años un perfil bajo y silencioso, más allá que su querella judicial, junto a la de las hijas y ex mujer del fiscal, impulsaron a que la justicia finalmente no pudiera evadir y encubrir el magnicidio.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni