-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Israel tiene derecho a existir

Vaya también por delante que, aunque se ha avanzado mucho, todavía queda bastante para alcanzar la paz. Y vaya también por delante que al final de todo el proceso está la espinosa cuestión del estatus para Jerusalén, en el que además de judíos y musulmanes están implicadas las confesiones cristianas.

Dicho esto, me ha llamado la atención el artículo sobre Palestina publicado por Xosé Luís Barreiro Rivas el pasado lunes, presentando este conflicto como una película de buenos (palestinos) y malos (israelitas), cuando ciertamente eso no es así. El articulista dirige munición epistolar de grueso calibre al calificar de «criminal chapuza» la creación del Estado de Israel, y a la ONU «protegiendo un Estado étnico-religioso que lleva el apartheid en su ADN». Vayamos a la historia.

La ONU aprobó en 1947 la creación de dos Estados (Israel y Palestina) ante la negativa árabe de que hubiera uno solo. Un total de 33 Estados votaron a favor (URSS y EE. UU entre ellos), 13 en contra (países musulmanes) y 10 se abstuvieron (el Reino Unido, entre otros).

Decir que los judíos son una etnia es desconocer la realidad. Los israelitas son semitas como también lo son los árabes. Por tanto, decir antisemita es calificar a israelitas y árabes de la misma manera. Lo correcto sería decir antijudíos. Los israelitas y los árabes descienden de Abraham, por lo que su origen es el mismo. Hay judíos que no son semitas, como hay árabes que no son musulmanes. Y señalar a Israel como el Estado judío es otra imprecisión.

Israel no tiene constitución, pero sí once leyes y en ninguna de ellas se dice que es un Estado judío. Los tribunales israelíes han tumbado esta decisión, la última hace tres años. Más: Israel es, probablemente, el Estado con más ateos del mundo por kilómetro cuadrado, y en la Knesset (Parlamento), el tercer partido con más representación es una coalición árabe antisionista.

Recuerdo a los lectores que el Estado de Israel fue reconocido por Egipto (1978) y por Jordania (1994), países protagonistas de la Guerra de los Seis Días, amén de otros Estados árabes y musulmanes. Y en Annapolis, donde se celebró la última conferencia de paz (en el 2007), Siria y Arabia Saudí acudieron como países observadores por primera vez. La guerra civil en Siria ha paralizado, sin duda, todo avance de acercamiento con Israel. Su archienemigo, la OLP de Yassir Arafat, reconoció a Israel en 1993; y si la ANP de Abu Mazen, que gobierna en Cisjordania, se entendiera con el radical Hamás (que no admite el Estado de Israel) y gobierna en Gaza, otro gallo les cantaría a los palestinos.

La pelota se sitúa en buena parte en el tejado de los palestinos si realmente quieren un Estado, con el permiso de Irán y los radicales fundamentalistas suníes. A Occidente, entre otros países a España, no le queda más remedio que facilitar una paz justa y duradera donde impere el mutuo respeto.

Mostrar más
Helueni