Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Tribunal marplatense establece juicio a neonazis

Una corte federal en Mar del Plata se prepara para transmitir los inquietantes e impactantes detalles de lo que los fiscales y activistas en la ciudad turística han calificado como delitos “neonazis”.

El juicio público sin precedentes, que comenzará a principios de marzo y en el que se verán ocho hombres de entre 18 y 28 años de edad colocados en el banquillo de los acusados, es la culminación de una batalla de 12 meses para calificar como ideológicamente motivados a una serie de ataques violentos contra las comunidades locales LGBT y bolivianas, así como también una ola de graffitis racistas y antisemitas Es la primera vez que una pandilla con rasgos neonazis explícitos enfrenta un juicio en Argentina.

Los ataques en Mar del Plata comenzaron en julio de 2013 y continuaron durante 2015. Uno de los principales testigos del juicio es Javier Moreno Iglesias, un activista local que comenzó a concientizar al público sobre un brote de aparente violencia neonazi contra las trabajadoras sexuales transgénero de la ciudad en 2013.

“Golpearon a una niña trans, al punto que ser internada. Tomamos fotos de las víctimas y terminamos en televisión. Eso fue lo que puso en marcha las cosas “, dijo Moreno Iglesias al Times en una entrevista esta semana.

Poco después, un grupo de neonazis identificó a Moreno Iglesias en las calles, reconociéndolo por su apariencia pública. Comenzaron a amenazarlo.

“Atacaron mi lugar de trabajo con graffiti nazis como -Sieg Heil- y ‘marica judío.- Vinieron y me cantaron canciones en alemán”, recuerda.

Moreno Iglesias recibió protección policial pero la violencia, el vandalismo y los crímenes de odio en la ciudad continuaron.

“Documentamos otros casos de violencia y, en un momento dado, prácticamente toda la ciudad estaba cubierta de cruces esvásticas”, recuerda el joven.

Dos casos de comportamiento amenazante contra Moreno Iglesias -que forma parte de un grupo activista denominado Asociación de Igualdad de Derechos de Mar del Plata (AMADI) – e incidentes similares de amenazas, golpizas y vandalismo, constituyen 12 de los 13 delitos que El Tribunal 1 de Mar del Plata evaluará a partir del 6 de marzo.

Los fiscales han reunido más de 100 piezas de evidencia para el próximo juicio.

“Una investigación de esta naturaleza siempre debe avanzar con pruebas. La fiscalía ha trabajado muy profesionalmente en este sentido “, dijo el fiscal jefe de la ciudad, Daniel Adler, al Times.

Adler formó parte de un equipo de fiscales que encabezaron la investigación, con el apoyo de la ex fiscal general Alejandra Gils Carbó. El proceso ha contado con un amplio consenso entre los grupos locales de derechos humanos y las organizaciones comunitarias judías como la DAIA.

En declaraciones formales ante los tribunales en 2017, el fiscal principal destacó cómo los grupos neonazis locales salen de noche para cazar personas, como hicieron las SS en la década de 1940.

Es la conexión neonazi lo que hace que la prueba sea tan innovadora. De manera crucial, los ocho hombres que enfrentarán el juicio enfrentan una carga adicional de “pertenecer a un grupo que busca imponer sus ideas por la fuerza … y promover teorías de superioridad racial”.

Punto de inflexión

“El punto de inflexión fue cuando el caso fue elevado a la jurisdicción federal”, dijo el Dr. Ariel Gelblung, director de la oficina latinoamericana del Centro Simon Wiesenthal, al Times en una entrevista.

La organización, conocida históricamente por su trabajo en la ubicación y el enjuiciamiento de criminales nazis, hizo campaña para que los delitos de Mar del Plata se calificaran como ideológicamente motivados, una condición clave que aseguraba que el juicio se llevaría a cabo ante un tribunal oral.

“Nos preocupaba que el fiscal federal (Juan Manuel Pettigiani) quisiera simplificar la investigación al eliminar el cargo de pertenecer a una organización delictiva”, dijo el Dr. Gelblung. “Pero los jueces entendieron lo contrario y vieron que la investigación tenía que ascender a un juicio público”.

Los hombres acusados son: Gonzalo Paniagua, Nicolás Caputo, Alan Olea (el presunto líder de la banda), Oleksandr Levchenko, Marcos Caputo, Franco Martín Pozas y Giordano Spagnolo.

La fiscalía argumentará que operaron en grupos de tres o más y usaron armas que incluían tubos de PVC llenos de cemento, palos con clavos, guantes de boxeo, escombros y cajas de madera para lanzar ataques. También son acusados de haber rociado graffiti en monumentos locales y propiedades privadas.

¿Fenómeno?

El éxito de los activistas en llevar a los ocho hombres ha provocado un interés inédito en los medios en Mar del Plata, ensombreciendo la reputación de la ciudad. Sin embargo, Adler rechaza la sugerencia de que la ciudad está sola cuando se trata de crímenes de esta naturaleza.

“Estamos viendo una tendencia global hacia la intolerancia profunda hacia los demás. Estos grupos se oponen a los modos de vida plural y democrático “, argumentó.

Adler expresó su confianza en que la investigación y el próximo ensayo ya estaban produciendo resultados positivos en términos de seguridad comunitaria.

“Lo cierto es que esta tendencia en Mar del Plata se ha visto reducida debido al trabajo del sistema de justicia. Significa que cuando hay una respuesta institucional eficiente, se puede detener “, dijo.

Las organizaciones locales de derechos humanos, sin embargo, permanecen en alerta.

“La gente de Mar del Plata no quiere estas expresiones de xenofobia y discriminación”, dijo Yamilia Zavala Rodríguez, abogada local de derechos humanos, al Times.

“Es impensable que veamos neonazis en este momento de la historia, pero lamentablemente los vemos”, agregó.

Los grupos de derechos humanos han notado cómo los fuertes lazos de la ciudad con las Fuerzas Armadas y la dictadura militar de 1976-1983 han fomentado expresiones de odio hacia los sobrevivientes de la dictadura y los familiares de los desaparecidos. Grupos neonazis atacaron sitios conmemorativos y reivindicaron públicamente a figuras controvertidas como el soldado Pedro Giachino, soldado de la Guerra de las Malvinas, quien, según los grupos de derechos humanos, fue un torturador durante la dictadura.

Sin embargo, la mayoría de los residentes y activistas de la ciudad costera parecen movilizarse cada vez más en contra de la perspectiva de que su ciudad se convierta en un santuario para el odio.

“La comunidad salió a repudiar este comportamiento”- dijo Javier Moreno Iglesias.

Tales sentimientos se volvieron a exhibir públicamente hace solo tres semanas, cuando miles de personas se mostraron en contra de la liberación del condenado

criminal Miguel Etchecolatz en arresto domiciliario en el barrio de Bosques Peralta Ramos.

Etchecolatz, de 88 años, fue el segundo al mando de la policía provincial de Buenos Aires durante la dictadura militar. Dirigió al menos 21 centros de tortura y ha recibido seis sentencias de cadena perpetua por parte de los tribunales por delitos como la tortura, el asesinato y el secuestro de bebés nacidos en cautiverio.

En total, 15 personas declaradas culpables de crímenes de lesa humanidad de ese período actualmente viven en Mar del Plata bajo arresto domiciliario.

El alcalde Carlos Fernando Arroyo bajo escrutinio

Los activistas están comenzando a cuestionar el comportamiento anterior de Carlos Fernando Arroyo, el alcalde del general Pueyrredón (un municipio que incluye Mar del Plata).

Los grupos locales de derechos humanos dicen que han vinculado a Arroyo a la dictadura militar de 1976-1983, señalando su nombramiento como contralor de un sindicato local de taxistas en 1977. Anteriormente, Arroyo también ha sido acusado de antisemitismo, explícitamente por la DAIA, cuando era subsecretario en el mismo municipio. Agregando a su historia accidentada, en 2015 Arroyo fue acusado de “comentarios xenófobos y discriminatorios” por el INADI por los comentarios que hizo en un programa de televisión local contra miembros de la comunidad boliviana.

“En los dos años que ha estado a cargo del municipio, no ha hecho ninguna declaración vinculada a la ideología asociada con él”, dijo Ariel Gelblung, jefe del Centro Simon Wiesenthal, al Times. “No podemos y no lo perseguiremos por su pasado, pero sí significa que estamos más alerta”.

El activista local Javier Moreno Iglesias dijo que el municipio había ignorado el fenómeno de la violencia neonazi en la ciudad, al menos hasta que el público en general comenzó a tomar nota y llamar a la acción.

“El alcalde había dicho que no estaba enterado de nada de esto, a pesar de la evidencia que teníamos. No hemos visto ninguna política concreta, excepto por parte de la Secretaría de Derechos Humanos, que respondió a nuestras solicitudes de reuniones y que desde entonces ha llevado a cabo campañas de concientización “, dijo Moreno Iglesias en una entrevista.

En abril del año pasado, el alcalde Arroyo asistió a un evento conmemorativo del fallecimiento Pedro Giachino, primer soldado caído en la Guerra de las Malvinas, quien según los grupos de derechos humanos fue un torturador durante la dictadura militar de 1976-1983.

Interrogado por un reportero local (la prensa no fue invitada al evento) sobre su presencia en el evento, Arroyo dijo: “Estoy rindiendo homenaje a un hombre que dio su vida, que era todo lo que tenía: su futuro, sus sueños – para tratar de recuperar lo que es nuestro”.

Algunos grupos neonazis en Mar del Plata, donde está enterrado Giachino, han elogiado al oficial asesinado, acusado de haber comandado escuadrones de la muerte.

Jayson McNamara
Buenos Aires Time
Traducción: Myriam Boclin, Best version

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni