Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Operación Moisés: El salvamento masivo de judíos etíopes amenazados de muerte por el hambre

Mujeres judías etíopes esperan el inicio de la ceremonia de Rosh Hashanah, el Día de Año Nuevo en el calendario judío, dentro de una sinagoga en Addis Abeba, en septiembre de 2007. (Reuters)

Durante la Operación Moisés llegaron a Israel aproximadamente 8000 judíos. El nombre del operativo fue dado en memoria a Moshé Rabeinu y como símbolo de la redención de los judíos de Etiopía, similar a la salida de Egipto.

Israel planeó y ha desarrollado en secreto un salvamento masivo de judíos negros etíopes amenazados de muerte por el hambre.

En la década de los 60, Noráfrica fue el foco principal de las migraciones judías a Israel, pero la comunidad judía de Etiopía no fue tenida en cuenta. Fue en el marco de las migraciones masivas de comunidades judías hacia Israel desde la URSS, aprovechando la mayor liberalización del régimen soviético, cuando la antigua y aislada comunidad judía de Etiopía empezó a tener interés para Israel.

La operación, que debió darse por concluida el 6 de enero de 1985, por las presiones sobre Sudán abarcó tres meses. Los rescatados marcharon durante decenas de kilómetros, a veces centenares, hacia los puntos de agrupamiento, cerca de las fronteras de Sudán. Desde allí, en autobuses o camiones, eran transportados “hacia alguna parte” de Sudán. Y en el nuevo destino cada día un avión de una compañía belga, fletado por las líneas israelíes El-Al, trasladó a 160 falashas hacia Israel. El plan fue desarrollado con todo sigilo y la Prensa israelí, que la conocía desde el principio, se había comprometió con el Gobierno a no decir ni una palabra sobre el asunto antes del final del rescate, a fin de no poner en peligro la salida de Etiopía. El tema fue desvelado por la revista quincenal Nekuoda, un pequeño periódico portavoz del grupo religioso ultraconservador Goush Emounim.

Más de la mitad de los 25.000 judíos etíopes estaban en Israel cuando se tuvo la primera noticia, pero las autoridades temían que esta indiscreción generase problemas, menos quizá con Etiopía que con Sudán, cuyo Gobierno había insistido en que se guardara un secreto total. “Paradójicamente, han sido los superpatriotas, los ultranacionalistas de Goush Emounim los que han encendido la mecha, colocando en peligro la operación de rescate de nuestros hermanos etíopes”, dijo un alto dirigente de la Agencia Judía, responsable de la organización del operativo.

El sueño de regresar a Israel de la comunidad etíope no era nuevo. El comienzo de su realización tuvo lugar en el año 1975 cuando el Rabinato Central reconoció a los miembros de la comunidad etíope y en 1977 decidió el Gobierno de Israel traerlos al país. Entre los años 1977 y 1984 llegaron a Israel 8000 personas. Durante 1984 se llevó a cabo la Operación Moisés. La misma fue secreta dada la prohibición de salida que tenían los judíos.

Los olim que deseaban llegar a Israel debieron pasar un sufrido camino, que consistía en llegar en secreto al límite con Sudán. Para ello se organizaron pequeños grupos que salieron hacia la frontera. La mayoría recorrió el camino a pié y en el camino se encontraron con ladrones y atacantes. La marcha a Sudán duró entre dos semanas y un mes, muchos fallecieron en este trayecto.

Tras cruzar la frontera de Sudán los olim estuvieron pasaron un largo período en campamentos donde esperaron la aliá. En ellos también fallecieron muchas personas.

De los 8000 judíos, 1500 eran niños y jóvenes que llegaron sin sus padres. La operación se suspendió debido a reportes en la prensa y el miedo del presidente de Sudán a las respuestas del mundo árabe.

Los emigrantes etíopes fueron sumergidos en una sociedad de la que no tenían previamente ni la menor idea. Algunos colocaban sus vestidos en los frigoríficos instalados en el centro de recepción. Otros lavaban a sus bebés con el agua de los retretes. Son los más civilizados. Los que llegaron de poblados más retrasados -que son la mayoría- todavía estaban más confusos. Al no haber vivido nunca en una habitación, hacían sus necesidades fisiológicas en el suelo o en los retretes encima de las tapas, para lavarse a continuación las manos con el agua de las cisternas.

Centenares de voluntarios se han ofrecido para asistir a los recién llegados. Numerosas familias han querido adoptar bebés, o niños hambrientos, subalimentados, afectados de mil enfermedades. Pero las familias no querían separarse, por lo cual hubo que socorrerlas sin desunirlas. Los sufrimientos del desierto permanecen todavía vivos en sus memorias. No fue la última acción de Israel pera el rescate de los judíos etíopes. En mayo de 1991 Israel ejecutó la Operación Salomón en un nuevo intento por trasladar a la comunidad judía de Etiopía hacia Israel, en la que transportó a los 14.200 judíos que aún quedaban en Etiopía en tan solo 36 horas.

Citando al espía israelí, Gad Shimron “¿Qué otro país desarrollado estaría dispuesto a invertir decenas de millones de dólares para establecer una infraestructura operacional para la actividad secreta en un país enemigo, involucrando a grandes fuerzas del ejército, solo para salvar a varios miles de refugiados hambrientos en una África devastada por la guerra civil?”

Por el Dr. Mario Burman

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.