Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Israel: El dilema de los trabajadores no vacunados

En Israel se habla que está atravesando la quinta ola de coronavirus, y eso aumenta la presión sobre los empleados no vacunados, planteando dilemas laborales. Los empleadores se enfrentan a estas cuestiones decidiendo la conducta a seguir con los trabajadores no vacunados.

Durante la pandemia, y ante la crisis laboral, se ha venido aplicando un esquema de licencias sin goce de sueldo, apoyado por el estado. Pero con el advenimiento de una quinta ola, es posible que se extienda una ola de despidos respecto a los no vacunados.

En Israel, aún no se ha promulgado ninguna legislación específica sobre el despido de trabajadores con motivo a la negativa a vacunarse. Existe al respecto un vacío legal, por lo que cada empleador decide a su propia discreción, y muchas veces termina en conflictos laborales.

En septiembre, el Ministerio de Hacienda trató de promover un proyecto de ley que reducia beneficios económicos a los empleados que se negaban a ser vacunados o examinados en lugares de trabajo donde es requerida la tarjeta verde para acceder, pero la propuesta no prospero.

Tampoco se sentó jurisprudencia de los tribunales laborales sobre el tema del despido por esta causal. Los especialistas entienden que en el caso de los lugares de trabajo donde no es posible hacerlo de forma remota, los tribunales laborales encontrarán más fácil decidir a favor del empleador, ya que no pueden contratar a alguien que no esté vacunado y se niegue a hacerlo. Sin embargo, en los lugares de trabajo donde es posible trabajar de forma remota, la cuestión se vuelve más compleja, especialmente a la luz del llamamiento del primer ministro Naftali Bennett, quien el martes convocó a los empleadores a que permitan el trabajo remoto en medio de temores de una re-expansión del covid.

Existen ya múltiples empresarios que desde la entrevista laboral exigen la vacunación, y respecto de la plantilla existente, si detectan a alguien no vacunado es inmediatamente despedido.
Están también los empleadores que han decidido no despedir a los trabajadores no vacunados, pero a la luz de las nuevas restricciones que se avecinan por parte del estado es factible que su situación tampoco se sostenga.

La semana pasada, la Asociación de Industriales israelíes realizo un planteo al gobierno, solicitando el dictado de una nueva normativa laboral que imponga la presentación del “pasaporte verde” como condición para ingresar a los lugares de trabajo. En los fundamentos se adujo que, la presión que se ha venido haciendo tuvo buenos resultados, reduciendo de un 20% al 1% los empleados no vacunados.

Las encuestas han demostrado que son pocos los empleadores que permiten la ejecución del 100% del trabajo en forma remota, sin concurrir a los lugares de trabajo, por causa de la falta de vacunación. También se han verificado verdaderos dilemas en los casos de despido de trabajadores que no se quieren vacunar por razones médicas u otras causas no ideológicas, pero que su concurrencia al trabajo expone al contagio al resto de los empleados de la organización.

Se registra que la indulgencia con que se condujeron los empleadores en un inicio respecto de los trabajadores no vacunados va cediendo. La gran mayoría ya está vacunada, y los pocos que quedan sin vacunarse deberá resolverse mediante trabajo remoto, despidos u otras soluciones alternativas.
Aprovechamos para desearle a todos los oyentes y personal de la Radio muchas felicidades y nuestros mejores deseos para el nuevo año !

Darío Sykuler – Abogado matriculado en Argentina e Israel – Director Secretario de la Cámara de Comercio Argentino Israelí

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

1 Comentario

  • ALBERTO J. SIBERSZTEIN
    ALBERTO J. SIBERSZTEIN

    Una empresa no puede estar obligada a mantener dentro un “foco de riesgo”.
    Al menos no, cuando dicho “foco de riesgo” no es otra cosa que un empleado que debe ejecutar tareas presenciales y se niega a vacunarse contra el COVID-19 por cualquier otra razón que no sea una condición física específica y con debido diagnóstico médico que lo contraindique.
    El “interés” de la mayoría debe primar al de la minoría, y aquí el “interés” mayoritario es la salud del colectivo laboral concurrente a sus respectivos puestos de trabajo.

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.