Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Władysław “Władek” Szpilman

Władysław “Władek” Szpilman nació Sosnowiec, Imperio Ruso, 5 de diciembre de 1911. Es más conocido por todos como “El pianista” gracias a la película de Roman Polanski, fue un ejemplo vivo de tenacidad y uno de los hombres que puso más luz sobre las barbaridades perpetradas por los soldados alemanes en el gueto de Varsovia, una serie de barrios que los germanos rodearon con un muro y en los que, posteriormente, obligaron a vivir recluidos a los judíos polacos de la urbe.

Los primeros años de su vida no son demasiado destacados en la historia. Además de su fecha de nacimiento se sabe que, ya en su infancia, demostró tener un talento innato para el piano. A la par que fue creciendo su interés por este instrumento, comenzó también a tomar clases para perfeccionar su técnica. Durante su adolescencia se trasladó a Berlín, donde estudió en la Academia de Artes. Por entonces los nazis no habían subido todavía al poder de Alemania, algo que sí consiguieron en el año 1933. Sin embargo, para entonces ya había regresado a su Varsovia natal, donde comenzó a trabajar en la radio polaca como intérprete de música en directo.

Tenía 27 años cuando estalló la guerra y ya era conocido como uno de los pianistas polacos más destacados. Tras la ocupación alemana, Szpilman y su familia fueron desalojados de su apartamento e internados en el Gueto de Varsovia, donde se ganó la vida interpretando en bares, en los que se reunían colaboradores y traficantes del mercado negro.

En 1933 volvió y trabajó en la radio de su país hasta que una bomba de la invasión alemana puso un final temporal a su carrera mientras ejecutaba en la radio el Nocturno en do sostenido menor de Chopin. Durante el conflicto, fue trasladado al Ghetto de Varsovia con toda su familia, donde continuó trabajando como pianista en un restaurante y más tarde como obrero. Ayudó a la resistencia del gueto proporcionando armamento escondido entre los alimentos. Evitó en numerosas ocasiones ser asesinado por los alemanes pero no pudo hacer nada por su familia, que fue trasladada en tren de ganado y asesinada en el campo de exterminio de Treblinka.

Más tarde huyó del gueto a la parte alemana de la ciudad, donde pasó dos años escondido. Algunas de sus obras las compuso entre las dificultades y la dureza de la vida en el gueto, en 1941, ya que necesitaba repertorio para tocar en el café “Sztuka”. Hacia el final de la guerra, fue descubierto por un oficial alemán que lo mantuvo oculto.

Szpilman es conocido también como el “Robinson Crusoe” de Varsovia, por haber decidido permanecer y esconderse en las ruinas de la ocupada ciudad alemana. Una vez terminada la ocupación nazi en 1945 retomó sus actividades como Director Musical de la Radio Polaca hasta 1963, cuando funda el Quinteto de Piano de Varsovia, con el que realizó giras por el mundo hasta 1986, compaginando esta labor con la composición.

En 1945, poco después del fin de la guerra, escribió un relato de su supervivencia en Varsovia. El libro de carácter autobiográfico, publicado en Polonia bajo el título Śmierć Miasta (Muerte de una ciudad) , fue fuertemente censurado por las autoridades comunistas y antisemitas de entonces, pues, tal como pone en el epílogo de la versión inglesa de 1999, después de la guerra era imposible publicar un libro en Polonia que presentara a un soldado alemán como una persona heroica y bondadosa”. Estas memorias no fueron reimpresas sino 50 años después, en 1998, cuando fueron publicadas en inglés. Sin embargo, cerca del final de la guerra, fue descubierto por Wilm Hosenfeld, que lo llamó y le pidió que tocara algo. Szpilman interpretó la Balada No. 1 de Chopin, en un piano desafinado que había en su escondite, Hosenfeld decidió resguardarlo y esta no fue a la única persona que ayudó durante la guerra.

Este oficial alemán, que Roman Polanski hizo famoso en su película ”El Pianista”, por haber albergado a dos judíos que se estaban escapando de la persecución nazi durante el Holocausto, ha sido reconocido de manera póstuma como Justo entre las Naciones por el Museo Yad Vashem.

Wilm Hosenfeld ingresó en las filas del ejército alemán un tiempo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, y fue enviado a Polonia, donde permaneció como funcionario de cultura y deportes. Durante el Levantamiento de Varsovia en 1944, interrogaba a prisioneros.

Tras la guerra, los soviéticos lo arrestaron y lo sentenciaron a cadena perpetua, la que fue conmutada a 25 años de prisión, pero Hosenfeld murió en la cárcel en el año 1952.

Posteriormente dos sobrevivientes brindaron su testimonio en Yad Vashem, en el que explicaban que el funcionario alemán los había albergado, protegiéndolos de esta forma de la persecución nazi.

Leon Wurm testimonió que Hosenfeld lo empleó en el centro de deportes, luego de escaparse de Treblinka, al mismo tiempo que Wladyslaw escribía a Yad Vashem (al igual que en sus diarios, que fueron luego utilizados para realizar la película), que en noviembre de 1944, Hosenfeld lo ayudó a encontrar un lugar donde esconderse, le dio frazadas, alimento y apoyo moral. Władysław Szpilman falleció en Varsovia el 6 de julio de 2000)

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.