Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El ministro de salud promueve reforma a la ley de aborto en Israel

En 1988, se publicó un documento del Ministerio de Salud que instruye a los miembros de los comités de aborto a hacer todo lo que esté a su alcance para reducir lo que se ha definido como “abortos innecesarios”.  Dice: “Reiteramos nuestro llamado a los miembros de los comités, médicos y trabajadores sociales, para que se tomen un tiempo y hablen con las mujeres que se dirigen al comité para reconsiderar su solicitud”. En las últimas semanas, la oficina del ministro Horowitz ha decidió ponerle fin a estas instrucciones, y cancelar las preguntas que podrían poner a las mujeres en una situación complicada ante la solicitud de un aborto.

Para el ministro de salud, este es solo el primer paso de una reforma integral que está iniciando diseñada para facilitar el procedimiento al que deben someterse las mujeres que deciden interrumpir un embarazo. Entre otras cosas, se espera el avance en los próximos meses, de una serie de medidas para ampliar el acceso de las mujeres al aborto y, al mismo tiempo, eliminar las barreras invasivas con las que han tenido que lidiar durante décadas.

En las próximas semanas, el ministerio planea cambiar la  antigua ley de 1977, para obtener la aprobación para el aborto. Además de reformular las preguntas, se eliminarán las preguntas invasivas que las mujeres hayan tenido que responder que se centren en su ocupación o antecedentes de embarazo, por ejemplo: “¿Ha utilizado al hombre o la mujer en métodos / anticoncepción desde el último ciclo?” O “¿Por qué no usó métodos / métodos de aborto?” Además, el formulario pasará por un proceso de digitalización para que los miembros del comité reciban la información completa por adelantado.

También se espera que el Ministerio de Salud apoye la legislación destinada a permitir que cualquier mujer interrumpa un embarazo antes de la semana 12, sin tener que comparecer ante un comité de aborto hospitalario, como lo exige la ley actual. El Ministerio de Salud está considerando transferir parte de la responsabilidad del proceso a los seguros de salud, para que, al igual que en otros países de Occidente, la toma del medicamento para interrumpir el embarazo en las primeras semanas se realice en ahí, en lugar de en los hospitales.

“Debe darse por sentado: el derecho al cuerpo de una mujer pertenece solo a la mujer”, dijo el ministro Horowitz. “Toda decisión o procedimiento médico, como la elección de abortar, debe estar en manos de la mujer. No tenemos ningún derecho moral a decidir por ella cómo actuar con un embarazo no deseado. La situación actual es que las mujeres se ven obligadas a someterse a una entrevista degradante. ¿Por qué una mujer tiene que mentir para obtener aprobación? ” Horowitz afirmó que “los procedimientos están ridículamente desactualizados”, y admitió que “cuando vi los procedimientos del comité de abortos me habría parecido una broma de mal gusto”.

El nivel legislativo estará liderado por la miembro de la Knesset, Michal Rosin (Meretz) con la ayuda de Gabi Lasky de su partido, y mediante un proyecto de ley para abolir los comités para la semana 12 y cambiar el mandato del comité que se ocupará del aborto entre semanas 12 a 23.  Además se llamará comité “asesor” en vez de comité “aprobador” “. Rosin dijo que “las mujeres merecen plena autonomía en todo lo relacionado con sus cuerpos, y es hora de consagrar eso en la legislación”.

No está claro hasta qué punto esta legislación de gran alcance es políticamente factible, ya que para cambiar la ley, Horowitz tendrá que persuadir a sus colegas de gobierno, incluidos los partidos de derecha y RAAM, para que apoyen la medida. Un paso preliminar que el ministerio planea hacer pronto es mapear los principales centros de carga en los diversos comités que obligan a las mujeres a esperar mucho tiempo para obtener las aprobaciones. Se pedirá a los hospitales que informen los tiempos de espera promedio, así como el número de mujeres que se acercaron a ellos después de haber sido rechazados por otro comité.

La reforma de Horowitz se da en el contexto del informe de la Contraloría del Estado de 2016, que señalaba serias deficiencias en las actividades de los comités de aborto que son responsabilidad del Ministerio de Salud.

“Hay algunos problemas con los abortos en Israel”, explica Sharon Orshlimi, estudiante de doctorado en política de sistemas de salud e investigadora de fertilidad. “Algunas a nivel legislativo y otras a nivel de acceso a los servicios. A nivel legislativo, existe la ley de 1977 que básicamente dice que una mujer puede interrumpir un embarazo solo si pasa por un comité que lo aprueba según criterios específicos: edad y embarazo fuera del matrimonio, y se refiere a mujeres solteras o mujeres”. “El embarazo no es de su marido ni como consecuencia de una violación”. Las otras secciones para la interrupción del embarazo se refieren a la salud del feto (en caso de malformaciones) y la salud física y mental de la mujer si el embarazo continúa.

Orshlimi afirma que hay 38 comités operando en todo el país. “Pero es sólo en apariencia”, señala. “Porque hay comités que no son lo suficientemente accesibles o que la cuota de turnos para ellos es muy pequeña”.

Según ella, las disparidades socioeconómicas impiden que las mujeres desfavorecidas reciban los mismos derechos. “Las mujeres casadas menores de 40 años que no tienen ningún problema médico o mental tendrán dificultades para conseguir un comité porque no ‘calzan’ en ninguna sección, y luego encuentran soluciones para hacerlo de todos modos. La primera opción: en forma privada e ilegalmente, cuando se trata de mujeres que tienen dinero. Una segunda opción es mentir que el embarazo no es de su marido, o convencer al comité de que están en un estado mental difícil”.

Sivan Gobrin desde Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.