Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La segunda intifada

Las llamadas intifadas, que fueron rebeliones palestinas contra la ocupación israelí, tuvieron lugar en Gaza, Jordania del oeste y el este de Jerusalén. La palabra “intifada” proviene del árabe y significa “liberarse de algo”.

En el conflicto de la sublevación de algunos grupos locales, también existió una rebelión política organizada de los palestinos contra los militares israelíes. La primera intifada inició en 1987 y terminó en 1993. La segunda fue desde 2000 hasta el 2004 y es recordada como una de las más sangrientas.

Después de años de violencia, la primera finalizó con la firma del acuerdo de Paz de Oslo entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) e Israel, en 1993. Fue creada la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y de esa forma se consiguió una organización administrativa transitoria para ese momento.

Pero para muchos políticos y ciudadanos de Israel, la creación de la Autoridad Nacional Palestina tras los acuerdos de Oslo significó un avance estratégico de la OLP. La Primera Intifada había permitido crear un pseudo Estado con cobertura legal internacional; una base desde la que planificar y organizar el siguiente asalto contra Israel. Para los palestinos, el egoísmo y la intolerancia judía bloquearon sistemáticamente cualquier intento de progreso en los acuerdos. Pero el objetivo de acabar con el Estado hebreo continuaba en la mente de muchos de ellos, y la ANP fue tímida a la hora de reprimir a los extremistas

El proceso de paz de Oslo para finales de 1990 se estaba tambaleando. A esto se sumó que las negociaciones entre Ehud Barak y Yasser Arafat que se llevaron a cabo durante el verano, en Campo David, pese a las amplias concesiones que propuso el primer ministro israelí, no fueron exitosas.

El 28 de septiembre del 2000, año en que se realizaron elecciones, el entonces representante de la oposición política Ariel Sharon visitó, en compañía de un equipo masivo de policías, el Monte del Templo en la parte árabe del este de Jerusalén. Ahí se encuentra la Mezquita de Al-Aqsa, que es la tercera más importante del Islam. Desde el punto de vista de los líderes palestinos, la visita y recorrido de Sharon representaba la intención que tenía Israel de ocupar este territorio y la el monte del templo.

En respuesta a la visita los palestinos arremetieron con demostraciones violentas. En reacción a la muerte de cinco manifestantes palestinos se intensificaron las demostraciones en Jerusalén, en Cisjordania y en la franja de Gaza.

Se hizo entonces evidente que la rebelión palestina, más allá del pretexto esgrimido fue organizada y muy bien planeada.

Dos días después murió el joven de 12 años Mohammed al-Durra durante un tiroteo entre militares palestinos e israelíes en la Franja de Gaza. Los militares israelíes se declararon primeramente responsables, aunque más adelante manifestaron que no eran los únicos culpables del asesinato del menor.

La muerte de Mohammed fue capturada por un equipo fílmico y quedó representada como el símbolo la segunda intifada. Hamas declaró el 6 de octubre como “el día de la furia” y de esa forma convocaron a los palestinos para arremeter contra los puestos de la armada israelí.

Mientras que la primera intifada es vista como una rebelión del pueblo, en la segunda grupos radicales como Hamás cumplieron un rol fundamental. Más que piedras y granadas, ahora los palestinos incorporaron armas y misiles. Ese fue el surgimiento de la nueva forma de ataque contra Israel.

Después de la segunda intifada, no terminó la violencia y la confrontación entre palestinos e israelíes no acabó.

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni