Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“Pasaporte verde semanal” el nuevo sistema para evitar el cierre de las escuelas en Israel

En los últimos días, el primer ministro Naftali Bennett ha estado promoviendo la distribución de un pasaporte verde semanal a los estudiantes de primer a sexto grado que se sometan a una prueba de PCR una vez a la semana en la escuela.  La inscripción para el programa se realizará como parte de la campaña “Escudo educativo” para todas las escuelas, independientemente del nivel de contagios en cada ciudad.

Según el esquema, una vez a la semana, los equipos de salud vendrán a las escuelas para realizar un PCR y los padres pueden elegir estar presentes. Todos los niños que participen en las pruebas recibirán automáticamente pasaporte verde por una semana. Es decir, mientras haya un “escudo educativo” en su escuela, no tendrán que realizar las pruebas rápidas de antígenos. Los estudios realizados en todo el mundo han demostrado que las pruebas de PCR en las escuelas reducen la morbilidad y el aislamiento, y ahora se practican en las instituciones europeas de forma regular.

Cabe señalar que ya a principios de septiembre, el Comité de Constitución de la Knesset aprobó la prueba de PCR como un medio para otorgar un pasaporte verde. Se estima que la medida entrará en vigor después de las vacaciones de Sucot, pero aún no se ha fijado una fecha para su implementación real.

En los últimos días, los padres de las escuelas primarias han sido notificados de que si el 75% de ellos acepta unirse, el programa se implementará en la institución educativa, pero la prioridad de las escuelas que se unan al programa la llevará a cabo el Ministerio de Salud ( para unirse al programa para padres y escuelas).

Dado que las pruebas se realizarán en las escuelas, no se espera que la medida afecte o aumente la carga en los complejos de pruebas de Pikud Haoref e incluso reducirá la carga en las pruebas rápidas del Maguen David Adom, lo que también puede afectar el presupuesto de la organización para estas pruebas.

Ayer, el Gabinete de Corona aprobó la decisión de que los niños de jardín de infantes y primaria no podrán regresar al sistema educativo después de Sucot si no presentan una prueba de antígeno negativa. Según la decisión, los padres deberán firmar una declaración que indique que sus hijos se sometieron a una prueba rápida de corona tipo antígeno antes de regresar a la escuela y que el resultado de la prueba fue negativo. El Comité de Educación aprobó el esquema, pero decidió que un estudiante que no presentara la declaración sería admitido en la escuela y retirado del resto de los estudiantes hasta que sus padres lo recogieran.

La nueva decisión se encuentra con una fuerte oposición de la secretaria  general del Sindicato de Maestros, Yaffa Ben-David. “Alguien aquí se volvió loco, completamente confundido. Los directores y maestros de jardín de infantes no son selectores, son educadores, no son inspectores de Corona”, atacó Ben-David y pidió a los miembros del comité de educación que no aprueben el reglamento que establece que un director o un maestro de jardín de infantes son los que lo harán.

La obligación de presentar la prueba negativa es solo a partir de los tres años, y en las guarderías no existirá tal obligación. Magen David Adom asumirá la responsabilidad de distribuir las evaluaciones en lugar del personal de la escuela, y cada autoridad local determinará dónde se distribuirán las pruebas además de las estaciones de muestreo habituales. Se espera que los padres de niños y niñas de 3 a 12 años reciban la citación pronto y se les pedirá que revisen a sus hijos el 29 de septiembre.

El sindicato de maestros afirma que los directores y maestros de jardín de infantes no tienen la intención de confrontar a los padres ni avergonzar a los estudiantes. “El personal docente es incapaz de dañar a los estudiantes, declaró Ben-David. “Los directores y maestros de jardín de infantes me han dicho que este es un decreto que no podrán cumplir. Su función es acomodar a los estudiantes e implementar una ley de educación obligatoria”.

Tras la operación anterior, directores y docentes argumentaron que también hay padres que no reportarán resultados verdaderos para evitar el aislamiento y ocultarán el resultado positivo de sus hijos. Sin embargo, los Ministerios de Educación y Salud vieron la primera operación como un éxito, porque para ellos cualquier estudiante verificado que no ingrese a la escuela o jardín de infancia es una ganancia neta. También es evidente que hasta ahora los padres han mostrado responsabilidad y cooperación.

Sivan Gobrin desde Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni