Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Nuevamente quieren manchar la pelota

Con el único fin de mantener su causa, basada en el rencor y la intolerancia, los líderes palestinos buscan boicotear la realización en Israel de encuentros amistosos entre algunas leyendas del futbol mundial, el club Barcelona de España y equipos locales.

Principios del mes de junio de 2018, y la selección de futbol de Argentina se aprestaba para visitar Israel y disputar un partido amistoso con su par Israelí. Lamentablemente las amenazas y presiones de grupos pro palestinos amedrentaron a la albiceleste.

 

Quema de Banderas argentinas en Ramallah y otros países, amenazas a jugadores y camisetas manchadas de sangre en su lugar de concentración fueron suficientes para que Leonel Messi y compañía dieran pie atrás y el juego fuera suspendido.

Algunos dicen que los argentinos querían emular a Diego Maradona, que en 1986 jugó en Israel antes de ganar el mundial de México de ese año. Messi no lo hizo y todos sabemos cómo fue Rusia 2018 para Argentina, ¿Coincidencia? Quién sabe.

El 10 de noviembre de 2001, Diego Armando Maradona se despidió del fútbol activo, y dejó para la historia una frase: “El fútbol es el deporte más lindo y más sano del mundo… yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha”, en 2018 activistas propalestinos mancharon ese balón.

Tres años después los palestinos quieren manchar el balón nuevamente, presionando para que ni las leyendas de Real Madrid y Barcelona jueguen en Bloomfield a mediados de Julio ni el elenco Blaugrana juegue un partido de pretemporada contra El Beitar en el estadio Teddy de Jerusalén a principios de agosto.

El argumento es el mismo de siempre, “Si vienen avalan al estado de Israel”, se olvidan de los cientos de árabes que pueden ir a los estadios israelíes y que nuevamente quedarían sin ver a grandes leyendas y actuales estrellas  del fútbol Mundial, no les interesa que el deporte no debe mancharse con política, como lo dejo en claro UEFA cuando impidió que Alemania utilizara los colores del colectivo LGTB en un partido contra Hungría, cuyo parlamento había aprobado leyes contra las minorías sexuales, su fin justifica cualquier medio.

 

Hace un tiempo leyendas brasileñas como KaKa, Ronaldinho y Rivaldo jugaron en Israel y el alboroto no fue tanto, por lo mismo no se entiende que la Federación Palestina de Fútbol esta vez no quiera que las leyendas de Madrid y Barca deleiten al público israelí, es un poco inconsecuente.

Las quejas por la visita de la plantilla actual del Barcelona quizás sigan la misma lógica de 2018, pero los argumentos son tan exagerados como rebatibles.

La Federación Palestina, además de argumentos históricos, utiliza el historial racista y violento de “La Familia”, principal barra del Beitar, para insistir en que los Culés no jueguen en Jerusalén. Si bien es cierto los antecedentes de los hinchas del Beitar existen, también es cierto que el actual dueño del Club, Moshe Hogeg, ha realizado una gran campaña para erradicar la violencia dentro de los seguidores del equipo, incluyendo demandas civiles contra los violentistas. Por lo demás, en el deporte  no se puede generalizar.

Otro aspecto a considerar es el económico, aunque suene materialista, ya que Barcelona  por el tema de la pandemia necesita ingresos, e Israel es de los pocos países que, por ahora, pueden asegurar cierta tranquilidad sanitaria.

Ahora vamos por el lado un poco más “morboso”, Erwin Koeman, hermano mayor de Ronald, técnico Barcelonista, es el actual entrenador de Beitar Jerusalém, es muy probable que esto haya sido un aliciente para que el preparador de los españoles diera el visto bueno a la visita.

Pero aun así, dejando de lado cualquier argumento banal, superficial, antojadizo, injusto, decida usted el termino, lo único que debería importar aquí es que el deporte nunca debe estar supeditado a la coacción de algunos intereses puntuales, todo lo  contrario, debería ser utilizado como puente de entendimiento y conciliación, no para expandir el odio y la intransigencia.

Así lo entendió Israel cuando Barcelona visitó los territorios palestinos en 2013 y realizó entrenamientos para niños, aunque las autoridades palestinas impusieron variadas  restricciones para los pequeños israelíes.

Nelson Mandela, el gran líder sudafricano dijo alguna vez “El deporte tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas cosas…tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras sociales”, él utilizo el Rugby para contribuir a la unificación de la sociedad sudafricana. Ahora algunos quieren manchar el fútbol nuevamente para fomentar su cultura del odio y la intransigencia.

Por Francisco Salgado desde Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni