Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Yair Lapid- El discurso que no pronuncié en la toma de posesión del Gobierno

Honorable presidente, Distinguido Presidente de la Knesset, Honorable Parlamento, Señor Primer Ministro entrante, Primer Ministro saliente, Presidente de la Corte Suprema, distinguidos todos.

En el Libro de los Jueces, la frase “y la tierra estará en silencio durante cuarenta años” aparece tres veces. No sé qué pasará durante otros cuarenta años, pero quién lo definirá, lo definirá en el futuro del gobierno que se está formando hoy: “Y la tierra estará tranquila durante cuatro años”.

Porque eso es lo que necesitamos. Israel es un país herido. Es hora de que el país se calme.

En las democracias, los Gobiernos suben y bajan. Va una generación y llega una generación. Este es el orden natural de las cosas. Se trata de una coalición compleja, quizás la más compleja de la historia del País, pero el motivo de su formación es bastante simple: ha llegado el momento.

Es el momento, incluso llega un poco tarde. Este cambio es inevitable, porque el tiempo no sabe detenerse. Es hora de dejarla y seguir adelante. Es hora de un cambio generacional.

Pero antes de volvernos hacia el futuro, tenemos una tarea más: tenemos que encontrar una manera de perdonarnos unos a otros por el pasado. El odio es una prisión, el perdón es el boleto para salir de ella.
Miro los últimos años de la vida del País. Sobre las manifestaciones, sobre la rabia, sobre las cosas horribles que se dijeron aquí en este Salón. No quiero estar cautivo por estos años.

Durante los últimos seis años he estado sentado en la oposición y la mayor parte del tiempo he estado enojado por la forma en que el gobierno nos ha tratado. La solución es no volver ahora en la misma moneda. La solución es comportarse de manera diferente.

Quiero decirle a la oposición desde aquí: nuestra puerta estará abierta para ustedes. Reconocemos que el público que te ha elegido tiene necesidades reales. No nos pondremos de acuerdo en todo, pero siempre escucharemos.
Los últimos años nos han convertido a todos de seres humanos en etiquetas. “Derecha”, “Izquierda”, “Secular”, “Haredi”, “Judío”, “Árabe”.

Este Gobierno fue creado para que dejemos de ser placas de identificación, y reviva el denominador común, el ser humano en toda su complejidad.

Uno de los javerei knesset ultraortodoxos, me envió un mensaje de WhatsApp antes del comienzo del Shabat que decía: El Rebe de Kotzk interpretó el dicho: “Así como sus caras no son iguales, entonces sus opiniones no son iguales”, de la siguiente manera:

“Así como ningún hombre está enojado porque el rostro de su amigo es diferente, tampoco debe enojarse por su opinión diferente”. Luego me escribió: “Quién dará y conocerá días de gran bien común”.
Si el Rebe de Kotzk hubiera sabido que sus palabras se convertirían en un mensaje de WhatsApp lleno de buena voluntad entre dos diputados, uno ultraortodoxo y otro laico, en la libre y democrática Tierra de Israel, creo que habría sido feliz.

Creo que nos diría: “No puedes ver lo cerca que estás”. Tenemos un debate político y de valores, pero no somos enemigos. Vivimos aquí juntos. Nuestros destinos están entrelazados.

Porque después de todas las calumnias y las protestas, la verdadera división en la sociedad Israelí no es de izquierda a derecha. La división real es moderada y extrema. Gente que quiere construir y gente que quiere destruir.

No podemos permitir que el extremismo destruya el Estado de Israel. No se nos puede odiar correr por nosotros mismos. Los racistas violentos no se convierten en patriotas solo porque se envuelven en una bandera. No nos definirán qué es el amor de Israel.

No somos enemigos. Incluso la opinión más resuelta, incluso el argumento más candente, no nos hará enemigos. No podemos permitir que el extremismo destruya nuestra capacidad para hablar entre nosotros y trabajar juntos para el Estado de Israel.

Melanie Klein, la gran madre del psicoanálisis, explicó que ante el deseo de destruir, el ser humano también tiene el impulso de corregir. Hay algo fuerte dentro de nosotros que quiere arreglar el mundo y nosotros mismos. Este Gobierno se formó en torno a este impulso.

Tenemos mucho que arreglar. Necesitamos arreglar el discurso entre nosotros y las aceras en Taibeh. Arregle los departamentos internos en los Hospitales y las disputas internas en la religión y el Estado.

Necesitamos corregir la democracia Israelí y las relaciones con los demócratas en los Estados Unidos. Corregir las brechas sociales y asegurarnos de que cada niño en Israel tenga una computadora e Internet de alta velocidad y la misma oportunidad de triunfar.

Es mucho trabajo. Tenemos mucho trabajo por hacer. La única forma de tener éxito es hacerlo juntos. Los cínicos serán subestimados. Siempre miran hacia abajo, pero los cínicos nunca han construido nada.
Si quieres construir algo, debes confiar en otras personas. Ninguna casa, ni una casa privada ni una casa nacional, fue construida por una sola persona. El arquitecto necesita un ingeniero, el ingeniero necesita un constructor, el constructor necesita un albañil.

Este Gobierno se creó porque creemos que es nuestro trabajo construir juntos algo mejor aquí. Creemos que lo que nos conecta, lo que nos ha convertido en un pueblo, una Nación y un Estado, es asumir la responsabilidad.
No solo estamos formando un gobierno hoy, sino que también volvemos a la verdad básica de que nuestro trabajo no es solo cuidarnos a nosotros mismos, sino también a los demás. No solo para las personas que piensan como nosotros, sino para todos los que caminan con nosotros en el viaje Israelí.

Este Gobierno no está creado para políticos. Está destinado a Profesores e Ingenieros, Agricultores y agentes de policía, Propietarios de pequeñas Empresas, Supervivientes del Holocausto y Escolares.
Este Gobierno se levantó también para Meital, la joven con el pendiente en la nariz que me detuvo en la calle y me dijo: “Yo no voté por ti, pero tú me debes una”. Y ella tiene razón, le debo una porque ella es la dueña legítima del futuro que nuestro trabajo es construir ahora.

La gente nos pregunta, ¿qué tenéis en común? ¿Qué tienen en común Merav Michaeli y Avigdor Lieberman? ¿Qué tienen en común Ayelet Shaked, Bnei Gantz y Mansour Abbas? ¿Entre Gideon Saar y Nitzan Horowitz?
¿Qué tienen en común Yair Lapid y Naftali Bennett?
La respuesta es: Este País es lo que nos une, es nuestro amor común.
Ninguno de los dos cree que la ama más que el otro. Nadie tiene el derecho de primicia sobre el Patriotismo o la exclusividad sobre el amor a la Patria.
Lo que tenemos en común es el entendimiento de que es imposible afirmar que amas al Estado de Israel, pero odias a la mitad de los Israelíes.
Si sabes dónde buscar, nada más fácil que encontrar lo que tenemos en común.
La preocupación por las pequeñas Empresas de la periferia es común para nosotros. La importancia que concedemos a la educación de nuestros hijos y la salud de nuestros padres es algo que nos es común.
El entendimiento de que las FDI deben ser un ejército fuerte con claros valores morales es común para nosotros.
El reconocimiento de que somos un estado regido por el Estado de derecho y que debemos mostrar tolerancia cero con la corrupción, y especialmente con la corrupción gubernamental, es algo común para nosotros.
El entendimiento de que es deber del Estado Judío cuidar de la Sociedad Arabe y dar igualdad cívica a todos los residentes es común para nosotros.
Hay una cosa más que tenemos en común: cuando algo sale mal en el Mundo, no estamos buscando a alguien para dejar el caso. En cambio, preguntamos cómo se puede arreglar.
Este Gobierno ha venido a corregir. Es su trabajo, es su destino, es el gran cambio que está trayendo.

Antes de concluir, me gustaría agradecer a mi maravilloso equipo, que creó y construyó este gobierno: Hillel Kobrinsky, nuestro comandante, Danny y Saly, Dana Pitlis Kadouri, Naama Schultz, Gili Hausner, Yael Bar, Roi Konkol, Yair Zivan, Neta Atias, Tami Nasi, Atel Hoban, Meir Cohen, Rami Yehudiha, Mark Melman, Oded Gazit y Guy Bossi, sean bendecidos, sin ustedes esto no hubiera sucedido.

Gracias a todos los líderes de los Partidos en la nueva coalición, que se movilizaron e hicieron y empujaron, y por supuesto a mis amigos y socios, al Primer Ministro designado Naftali Bennett, creo en ti, harás grandes cosas por el Pueblo de Israel.

Gracias a todos y cada uno de los miembros de la Knesset que nos llevaron a este estado. Cada uno de ustedes requirió fuerza espiritual, concesiones personales. Pones el estado y los valores antes que el interés personal.
Agradezco a todas las personas maravillosas que fueron a pararse en los puentes y plazas, ellos son los que nos trajeron a este momento. Agradezco a nuestros miembros de la Knesset por su determinación, intelecto y respaldo absoluto.

Por último, gracias a mi maravilloso grupo de apoyo, Lehi Lapid, Shulamit Lapid, mi hermana Meirav Roth, Ilail, Yoav y Shai, Lior y Yaeli, y también a mi padre, que hizo un buen trabajo supervisando desde arriba.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni