Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Israel conmemora 40 años de la operación que destruyó el reactor nuclear de Irak

Esta semana Israel conmemorará el 40º aniversario de una de las misiones militares más audaces de su historia: la eliminación del posible reactor nuclear de Irak. La operación asombró al mundo y pasó a la historia como una de las incursiones más audaces de la Fuerza Aérea israelí y que venció todos los pronósticos.

La Operación Ópera fue un ataque aéreo sorpresa llevado a cabo por los ocho aviones de combate de la Fuerza Aérea de Israel (IAF) el 7 de junio de 1981. Los aviones lanzaron 16 bombas sobre su objetivo, arrasando Osirak, un reactor nuclear iraquí inacabado situado a 17 kilómetros (11 millas) al sureste de Bagdad.

Diez soldados iraquíes y un civil francés murieron en el ataque aéreo, que Israel calificó de acto de autodefensa, afirmando que al reactor le quedaba “menos de un mes” antes de que “pudiera ser crítico”.

La Operación Opera esbozó esencialmente la política israelí con respecto a los ataques preventivos contra objetivos enemigos, y añadió otra dimensión a su política existente de ambigüedad deliberada, en lo que se refiere a la capacidad de armas nucleares de otros estados de la región.

El ataque estuvo precedido por una serie de esfuerzos diplomáticos por parte de Israel, que durante cinco años había intentado evitar que Irak hiciera realidad sus ambiciones nucleares. Los funcionarios israelíes habían intentado, en particular, influir en Estados Unidos y Francia, que habían facilitado a Irak el reactor nuclear, pero sin éxito.

Mientras se llevaban a cabo los esfuerzos diplomáticos, el estamento de defensa trabajaba incansablemente para perfilar las opciones militares. Se creía que bombardear el reactor iraquí retrasaría el proyecto nuclear de Bagdad varios meses, o a lo sumo varios años, lo que hizo que el entonces Director de Inteligencia Militar, Yehoshua Sagi, que se oponía al ataque, se cuestionara si el riesgo operativo estaba justificado, por la reacción a la que seguramente se enfrentaría Israel en el ámbito internacional.

Siete pilotos veteranos de la IAF fueron seleccionados para la misión, así como un joven piloto: Ilan Ramon, que algún día se convertiría en el primer astronauta israelí, pero para quien, en aquel momento, sería su primera misión operativa.

Los pilotos sólo fueron informados de sus objetivos después de meses de entrenamiento, durante los cuales una de las preocupaciones más graves era la del abastecimiento de combustible.

El reabastecimiento aéreo no era una opción en aquellos días, y el combustible que tenían los entonces muy avanzados cazas de combate F-16 apenas era suficiente para golpear a Irak y llegar de vuelta a Israel.

“Nos enfrentamos a considerables desafíos operacionales, uno de los cuales eran las defensas aéreas iraquíes”, dijo a Israel Hayom el ex director de Inteligencia Militar, general de división (retirado) Amos Yadlin, uno de los ocho pilotos que participaron en la incursión.

“Irak estaba en guerra con Irán en ese momento, y los iraníes ya habían intentado atacar el reactor en enero de 1981 con [aviones] fantasma, lo que hizo que los iraquíes se dieran cuenta de que tenían que proteger el reactor. Además, nuestras reservas de combustible eran muy escasas, y si nos metíamos en un combate aéreo, no nos quedaría combustible para volver a casa”.

Yadlin recordó que los cazas “volaron a baja altura sobre tres Estados enemigos: Jordania, Arabia Saudita e Irak. El ataque fue muy compacto para que el humo de las bombas lanzadas por los [cazas número] uno y dos no obstruyera la visión del objetivo de los números siete y ocho”.

“El octavo y más peligroso lugar [en la formación de ataque] lo ocupó Ilan Ramon, que en ese momento era soltero y no tenía hijos. Todo el ataque duró aproximadamente un minuto y medio”, dijo.

En cuanto a lo que pasaba por su mente durante la operación, Yadlin dijo: “Si alguien dice que los pilotos no tienen miedo, no está diciendo la verdad. Volamos durante una hora y 43 minutos, a un lugar donde ningún avión israelí había ido nunca, a un país con el que estamos en guerra. En cuanto sentí que la bomba caía y daba en el blanco, fue cuando bajó la presión”.

“Si existe una ley por la cual todo lo que puede salir mal, saldrá mal, en esta misión todo lo que podría haber salido mal no lo hizo. Nadie [del lado israelí] resultó herido y el reactor fue destruido. Es un logro increíble”, concluyó.

 

Fuente: Israel Hayom

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni