Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿Cómo comenzó la escalada de violencia en Jerusalem?

Durante los últimos días, Jerusalem se ha convertido en el foco de una creciente escalada de violencia entre civiles árabes y judíos ortodoxos. Se realizaron numerosas detenciones, pero eso no calmó el ambiente.

Es importante comprender que esta línea de tiempo de eventos es similar a cómo crecieron las tensiones en 2014, así como a otros ciclos de violencia que llevaron a tensiones en Gaza y Jerusalén, por ejemplo, la instalación de detectores de metales temporales en 2017 en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

 

Sin embargo, existe una diferencia central. Los eventos de julio de 2017 y la guerra de 2014 comenzaron con ataques terroristas, específicamente, el 14 de julio de 2017 por un hombre armado en el Monte del Templo, y el secuestro y asesinato del 12 de junio de 2014 de tres adolescentes israelíes en Cisjordania.

En ambos casos, Israel respondió. En el incidente de 2014, una marcha de derecha llevó al asesinato del adolescente palestino Mohammed Abu Khdeir el 2 de julio, lo que resultó en enfrentamientos y disturbios en Jerusalén. La definicón de las “puertas del infierno” de Hamas,  son una retórica utilizada por las facciones palñestinas que a menudo, son la antesala a nuevos ataques.  En diciembre de 2017, Hamas dijo que la decisión de la administración del entonces presidente Donald Trump de trasladar la embajada a Jerusalén abriría las puertas del infierno. Los comentarios de 2012 se produjeron después de que Israel matara a Ahmed al-Jabari, un alto comandante de Hamas.

No se recuerda a menudo ahora, pero los comentarios de Hamas de diciembre de 2017 provocaron un aumento de las tensiones que finalmente culminaron con el asesinato de 58 palestinos en Gaza durante protestas violentas y disturbios a lo largo de la frontera, cuando Estados Unidos trasladó su embajada en mayo de 2018. El ciclo de violencia de 2014 culminó en una guerra en Gaza: Operación Margen Protector. También dio lugar a disturbios generalizados en Jerusalén que dañaron partes de la infraestructura del tren ligero en Beit Hanina y a una marcha masiva en el puesto de control de Kalandiya que resultó en 287 heridos y dos palestinos muertos.

¿Entonces, dónde estamos hoy? Hamas y grupos palestinos en Gaza han prometido solidaridad con Jerusalén. Las decenas de cohetes disparados el sábado por la mañana, la mayor cantidad en meses, son una escalada. El lanzamiento de cohetes recuerda el aumento en 2019 que llevó a que se dispararan unos 2.600 cohetes contra Israel en dos años, de 2018 a 2019. Alrededor de 1.000 de ellos fueron disparados en 2018. En noviembre de 2019, Israel lanzó un ataque aéreo de asesinato contra un líder de la Jihad Islámica. Eso escaló a más ataques aéreos, incluido un ataque en Siria.

Las tensiones actuales aún no están en un ciclo como ese, con repercusiones internacionales. Sin embargo, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha emitido una declaración sobre los recientes enfrentamientos y la marcha de extrema derecha en Jerusalén. La preocupación de Estados Unidos se produce en medio de discusiones sobre un acuerdo con Irán nuevo o renovado y el viaje planeado de funcionarios de seguridad israelíes de alto nivel a Washington.

La situación tampoco es como la “intifada de apuñalamientos”, una ola de violencia de lobos solitarios entre 2015 y 2016 que provocó numerosos ataques y el asesinato de palestinos armados con cuchillos. Esto se debe a que los enfrentamientos actuales aún no han involucrado ataques terroristas de palestinos. Pero esto no significa que lo que está sucediendo no sea grave. El vínculo de Jerusalén con Gaza y las demandas de Hamas de involucrarse no solo en las tensiones, sino también en las elecciones palestinas, son un precursor de más tensiones.

Hamas y las facciones palestinas también quieren que haya elecciones palestinas el próximo mes, con votaciones en el este de Jerusalén. No se pueden celebrar elecciones si los palestinos en Jerusalén no pueden votar, dicen las facciones. Esto podría darles una excusa para calentar la violencia en Jerusalén como una forma de cancelar las elecciones o intentar forzar la mano de Israel.

Aún no está claro qué trayectoria y forma tomará esta violencia. La aparición de cientos de israelíes de extrema derecha coreando consignas antiárabes el jueves pasado ha llevado a un nivel de violencia más alto y ha tensionado mucho más el ambiente. Pero el mes de Ramadán trae otras consideraciones. Los enfrentamientos en el puesto de control de Kalandiya el viernes por la noche representan el tipo de ola de enfrentamientos que pueden extenderse. A favor de Israel, el país ha aprendido a prevenir muertes como en enfrentamientos pasados.

Vale la pena considerar que los enfrentamientos actuales también se producen después de un año en el que la pandemia mundial ayudó principalmente a mantener a la gente en casa y en silencio. Bajo las regulaciones de salud, no hubo grandes marchas, eventos religiosos o manifestaciones de extrema derecha que puedan generar más tensiones. Sin embargo, ese no es el caso ahora, porque uso de la campaña de vacunación de Israel. El factor determinante ahora es si las agendas en Ramallah, Gaza y Jerusalén pueden calentar o reducir las tensiones. E Israel todavía carece de un nuevo gobierno de coalición, lo que también da rienda suelta a las llamas del extremismo y el caos porque las partes de Israel tampoco parecen estar de acuerdo.

Sivan Gobrin desde Israel

Permitida su reproducción por Radio Jai citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni