Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

31 cartas del padre de Hitler encontradas en un desván

El historiador  Roman Sandgruber escribe la primera biografía de Alois Hitler, después de encontrar misivas en una casa austriaca; da una idea de la madre del dictador nazi y el complejo de ‘genio’ que heredó.

Cuando se puso en contacto con él por primera vez una mujer que afirmaba haber descubierto cartas escritas por el padre de Adolf Hitler, Roman Sandgruber se mostró comprensiblemente receloso.

“Teniendo en cuenta todas las falsificaciones y los autoproclamados ‘testigos oculares’ que se han presentado en el pasado, uno piensa: ‘No puede haber mucho en esto’”, dijo el historiador austriaco Roman Sndgruber.

“Pero cuando fui allí y les eché un vistazo, me di cuenta enseguida: ‘Esto es una sensación’”. Los sellos originales, los matasellos de época y la firma auténtica le dejaron pocas dudas de que las cartas eran auténticas.

Antes del descubrimiento accidental, las fuentes sobre Alois, el padre de Hitler, eran tan escasas que, hasta donde sabe Sandgruber, nunca se había publicado una biografía sobre él.

Junto con otras nuevas fuentes, estas 31 cartas han ayudado a Sandgruber a escribir el primer volumen de este tipo: “El padre de Hitler: Cómo el hijo se convirtió en dictador”– y aportan nuevos datos sobre el entorno en el que creció el tirano nazi.

El historiador austriaco Roman Sandgruber sonríe mientras posa para una foto en la biblioteca de la Universidad Johannes Kepler en Linz, Austria, el 3 de marzo de 2021. (ALEX HALADA / AFP)

Las cartas fueron escritas por Alois Hitler a un funcionario de mantenimiento de carreteras llamado Josef Radlegger, en relación con la venta por parte de este último de una granja en el pueblo de Hafeld a Alois en 1895, cuando Adolf tenía seis años.

“No son sólo cartas sobre negocios, hay un ambiente muy familiar entre los dos corresponsales y hay muchos cotilleos familiares”, dijo Sandgruber a la AFP en la biblioteca de historia de la Universidad de Linz, mientras sacaba con cuidado las cartas del fajo en el que estuvieron guardadas durante décadas.

Aunque Alois era conocido por ser un “jefe de familia muy tirano”, Sandgruber dijo que las cartas también ofrecen una visión ocasional de la simpatía en su vida familiar.

Alois Hitler tenía 51 años cuando nació Adolf Hitler y murió en 1903, cuando Hitler tenía 13 años.

Para Alois, su esposa Klara era algo más que la “ama de casa silenciosa” descrita más tarde por Adolf en Mein Kampf. Una de las pocas personas de las que Alois tenía algo positivo que decir, Sandgruber creía que era “una mujer completamente emancipada, como diríamos hoy”.

El anverso de una carta escrita por Alois Hitler al funcionario de mantenimiento de carreteras Josef Radlegger sobre la venta de una granja, en Linz, Austria, el 3 de marzo de 2021. (ALEX HALADA / AFP)

“Se puede suponer que ciertamente tenía voz y voto en el hogar”, señaló Sandgruber, y en particular cuando se trataba de asuntos de dinero.

“Mi esposa… tiene el entusiasmo y la comprensión necesarios para las finanzas”, escribió Alois en una de las cartas.

Además, las cartas son el testimonio del ascenso de Alois en la sociedad austriaca y su sueño de convertirse en un caballero del campo con su propia granja.

 

Complejo de “genios”

El nuevo alijo de documentos podría no haber visto nunca la luz si la jubilada Anneliese Smigielski no hubiera decidido limpiar y aislar su ático hace unos años.

Siempre había sabido que su tatarabuelo Radlegger había vendido propiedades a Alois Hitler, y no le sorprendió especialmente encontrar las cartas entre otras más de 500, todas meticulosamente guardadas en cajas.

Pero tras unos cuantos intentos de seguir los irritables mensajes de Alois – “parecía enfadarse por todo”-, Smigielski descubrió que la inclinada escritura kurra era demasiado difícil de descifrar y pensó que necesitaba la atención de un experto.

Smigielski conocía los trabajos anteriores de Sandgruber sobre la historia de la Alta Austria y se puso en contacto con él en 2017, pensando que podría sacar algún provecho de ellos.

Aunque se sabe que Alois hizo declaraciones antisemitas cuando él mismo hizo sus pinitos en la política más adelante, Sandgruber se muestra cauteloso a la hora de establecer demasiadas conexiones directas entre la política del padre y la de su hijo.

Dice que la influencia más importante en Adolf fueron las corrientes de pensamiento racistas y antisemitas que estaban presentes de forma más general en la Austria de su infancia.

Sin embargo, Sandgruber dijo que el único rasgo que sin duda unía a ambos era “la fortísima influencia de ser autodidacta”.

“El resultado es que, al igual que el padre, el hijo desprecia a todos los que han pasado por una carrera escolar normal: académicos, notarios, jueces y, más tarde, incluso oficiales militares”, dijo.  “Piensa que sólo él es el genio”, añadió Sandgruber.

El historiador Roman Sandgruber sostiene una carta escrita por Alois Hitler al funcionario de mantenimiento de carreteras Josef Radlegger, en la biblioteca de la Universidad Johannes Kepler en Linz, Austria, el 03 de marzo de 2021. (ALEX HALADA / AFP)

Le ha sorprendido la atención internacional que ha recibido su libro de una editorial austriaca, que ha cosechado cobertura de prensa en lugares tan lejanos como Perú y China.

La propia Smigielski también confesó estar un poco abrumada por la atención de la prensa que ha seguido a su descubrimiento del ático, diciendo que se siente como “ser una liebre en medio de la caza”. “Pero todo se calmará”, dijo esperanzada.

Tal vez no sea pronto, ya que el interés por el libro es tal que ha entrado en su segunda tirada apenas una semana después de su publicación, el 22 de febrero.

Adolf Hitler, nacido en Braunau am Inn en Austria en 1889, hijo de Alois y su tercera esposa, mucho más joven, Klara Pötzl, probablemente más tarde intentó ocultar que la familia vivió una vez en una propiedad de propiedad judía en Urfahr, cerca del río Danubio. ciudad de Linz, revela el libro.

Las cartas también muestran que la madre de Hitler, cercana a la muerte en 1907, fue atendida por un médico judío que luego escapó a Estados Unidos.

El material del libro de Sandgruber podría ser suficiente, argumenta, para una posible nueva película sobre los orígenes de la familia de Hitler. Más de 80 años después se sigue investigando cómo se pudo llegar a tanto….

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni