Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Viuda de ISIS condenada por ataques a Charlie Hebdo

Después de un juicio de tres meses, una viuda fugitiva de un pistolero de ISIS y un hombre descrito como su logista fueron condenados por cargos de terrorismo el miércoles en el juicio de 14 personas vinculadas a los ataques de enero de 2015 en París contra el periódico satírico Charlie Hebdo y un supermercado kosher.

El veredicto pone fin a un juicio relacionado con los tres días de asesinatos en París reclamados conjuntamente por ISIS y al-Qaida. Durante el proceso, Francia fue golpeada por nuevos ataques, una ola de infecciones por coronavirus entre los acusados ​​y un testimonio devastador que atestigua el derramamiento de sangre que continúa sacudiendo a Francia.

Los tres atacantes murieron en redadas policiales. La viuda, Hayat Boumeddiene, huyó a Siria y se cree que todavía está viva. Se cree que los dos hombres que la sacaron de Francia, quienes también fueron juzgados en rebeldía, están muertos.

Otros once estaban presentes. En el corazón del juicio está quién ayudó a los atacantes y cómo.

Tres de los 14 huyeron a Siria justo antes de los ataques del 7 al 9 de enero de 2015 en París, que dejaron 17 muertos junto con los tres hombres armados, que afirmaron los asesinatos en nombre de al-Qaida e ISIS. Los otros 11, todos hombres, formaron un círculo de amigos y conocidos de la prisión que afirmaron que cualquier facilitación que pudieron haber hecho fue involuntaria o por un crimen más común como el robo a mano armada: armas escondidas en una bolsa de lona con cremallera que pocos admitirían. Apertura, vehículos, comunicaciones y un apartamento de alquiler a corto plazo explorado como escondite.

Uno jugó día y noche durante el período de tres días, y se enteró de lo que había sucedido solo después de salir adormilado de un casino. Otro era un conductor de ambulancia que fumaba marihuana. Un tercero era amigo de la infancia del atacante del mercado, quien fue golpeado por este último después de endeudarse.

Fue la infección por coronavirus de Ali Riza Polat, descrito como el lugarteniente del atacante del mercado virulentamente antisemita, Amédy Coulibaly, lo que obligó a suspender el juicio durante un mes. Los arrebatos e insultos profanos de Polat provocaron reprimendas del juez superior. Un experto en caligrafía testificó que fue Polat quien garabateó una lista de precios de armas y municiones relacionadas con el ataque.

La pena mínima solicitada por los fiscales es de cinco años.

En total, los investigadores examinaron 37 millones de bits de datos telefónicos, según el testimonio en video de la policía judicial. Entre los hombres esposados ​​detrás de las gradas cerradas de la sala del tribunal, flanqueados por oficiales enmascarados y armados, había varios que habían intercambiado mensajes de texto o llamadas con Coulibaly en los días previos al ataque. Describieron cualquier contacto como comunicaciones normales entre conocidos.

Entre los que testificaron se encontraban las viudas de Chérif y Saïd Kouachi, los hermanos que irrumpieron en las oficinas de Charlie Hebdo el 7 de enero de 2015, diezmando al personal editorial del periódico en lo que dijeron fue un acto de venganza por la publicación de caricaturas de los años del profeta Mahoma. antes de. Las oficinas habían sido bombardeadas antes y no estaban identificadas, y los editores tenían protección las 24 horas. Pero no fue suficiente.

En total, 12 personas murieron en ese ataque. El primero fue Frédéric Boisseau, que trabajaba en mantenimiento. Entonces los Kouachis apresaron a Corinne Rey, una caricaturista que había bajado a fumar, y la obligaron a subir las escaleras para marcar el código de la puerta. Observó con horror cómo abrían fuego contra la reunión editorial. Durante años, albergó una culpa paralizante de que se le perdonara la vida mientras tantos otros morían.

“No me mataron, pero lo que me pasó fue absolutamente escalofriante y viviré con eso hasta que termine mi vida”, declaró.

Al día siguiente, Coulibaly disparó y mató a una joven policía después de no atacar un centro comunitario judío en el suburbio de Montrouge. Para entonces, los kouachis estaban huyendo y Francia estaba paralizada de miedo.

Las autoridades no relacionaron el tiroteo con la masacre de Charlie Hebdo de inmediato. Se estaban acercando a los hermanos fugitivos cuando llegaron las primeras alertas de un pistolero dentro de un supermercado kosher. Era una tarde de viernes invernal y los clientes se apresuraban a terminar sus compras antes del sábado cuando entró Coulibaly con un rifle de asalto, pistolas y explosivos. Con una cámara GoPro fijada a su torso, disparó metódicamente contra un empleado y un cliente, luego mató a un segundo cliente antes de ordenar a un cajero que cerrara las persianas metálicas de la tienda, imágenes que se muestran en una sala de audiencias silenciosa.

La primera víctima, Yohan Cohen, yacía agonizante en el suelo y Coulibaly se dirigió a unos 20 rehenes en la habitación y les preguntó si debía “acabar con él”. A pesar de las súplicas, Coulibaly disparó un tiro mortal, según el testimonio de la cajera Zarie Sibony.

“Ustedes son judíos y franceses, las dos cosas que más odio”, les dijo Coulibaly.

A unas 40 millas de distancia, los hermanos Kouachi fueron acorralados en una imprenta con sus propios rehenes. Al final, los tres atacantes murieron en redadas policiales casi simultáneas. Fue el primer ataque en Europa reclamado por ISIS, que volvió a golpear París más tarde ese año con un efecto aún más letal.

En el corazón del juicio está quién los ayudó y cómo. Los fiscales dijeron que los Kouachi esencialmente autofinanciaron su ataque, mientras que Coulibaly y su esposa, Hayat Boumeddiene, sacaron préstamos fraudulentos. Boumeddiene, la única mujer juzgada, huyó a Siria días antes del ataque con otros dos acusados ​​ausentes, Mohamed et Mehdi Belhoucine. Se cree que los hermanos están muertos.

Una testigo, la viuda francesa de un emir de ISIS, testificó desde la prisión que se había encontrado con Boumeddiene a fines del año pasado en un campamento en Siria. El gobierno francés no quiere correr el riesgo de que ninguno de los tres regrese sin hacer frente a la justicia. Testificando como un hombre libre después de una breve pena de prisión, por razones que tanto los abogados defensores como las víctimas describieron como desconcertantes, fue el simpatizante de extrema derecha convertido en informante de la policía que vendió las armas a Coulibaly.

Tres semanas después de iniciado el juicio, el 25 de septiembre, un hombre paquistaní impregnado de radicalismo y armado con un cuchillo de carnicero atacó a dos personas frente a las antiguas oficinas de Charlie Hebdo en la calle Nicolas-Appert que la publicación había dejado vacante hace mucho tiempo.

Seis semanas después del juicio, el 16 de octubre, un maestro de escuela francés que abrió un debate sobre la libertad de expresión mostrando a los estudiantes las caricaturas de Mahoma fue decapitado por un refugiado checheno de 18 años.

Luego, ocho semanas después del juicio, el 30 de octubre, un joven tunecino armado con un cuchillo y que llevaba una copia del Corán atacó a los fieles en una iglesia en la ciudad sureña de Niza, matando a tres. Tenía una foto del checheno en su teléfono y un mensaje de audio que describía a Francia como un “país de incrédulos”.

Con información de AP.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni