Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Alerta naranja por explosivos en la frontera argentina

El viernes pasado, la Embajada Argentina en el Reino Unido recibió un mail que alertaba sobre un transporte de explosivos que tendría como destino un objetivo de la comunidad judía en el país. Para ello, Radio Jai se comunicó con Luis Fuensalida, ex director de Interpol y columnista de la emisora, quien dio más detalles sobre lo sucedido.

“El origen de la información es parte de las autoridades británicas, que por vía diplomática, informan el viernes pasado a la Embajada Argentina en Londres sobre un transporte de carga que desde Paraguay se dirigía hacia la Argentina cargado con material explosivo con el objetivo de concretar un atentado terrorista contra algún objetivo de la comunidad judía en nuestro país”, explicó.

El procedimiento que se llevó a cabo fue un estricto protocolo de seguridad. “Primero se alertó a Interpol, que emitió la correspondiente notificación de alerta naranja que son las que se utilizan para informar sobre un acontecimiento que se supone que es un grave peligro para la seguridad pública”, relató Fuensalida. Y en el ámbito nacional, intervino el Juzgado Federal N°6, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti. “Dispuso las medidas de rigor a través del departamento de unidad antiterrorista de la policia federal argentina”, señaló.

Con respecto al control de fronteras, el ex miembro de Interpol indicó que hay que seguir controlando intensamente el paso de cualquier persona. “En el supuesto caso de que el vehículo haya ya ingresado a territorio nacional, hay que controlar rutas y caminos”, sostuvo.

Además, detalló el potente explosivo que está siendo buscado por las autoridades. “Respecto del material explosivo, se podría tratar de nitrato de amonio, que es un material muy utilizado por grupos terroristas”, comentó. Y agregó: “Es un fertilizante de venta libre que mezclado con un combustible se convierte en lo que se conoce como ANFO (Ammonium Nitrate – Fuel Oil) y si se lo mezcla con TNT más polvo de aluminio, se obtiene un material más poderoso conocido como amonal”.

Entre los antecedentes de la utilización de este explosivo, se encuentra el atentado a la AMIA, el 18 de julio de 1994. “Ahí se utilizaron 300 kilogramos”, recordó Fuensalida.

Aunque todavía la información no es concreta, el ex director afirma que hay que actuar con precaución. “La verosimilitud o no de la información la vas a tener a través de las tareas de inteligencia y de los análisis que hagan los organismos específicos de seguridad”, aseguró. Y completó: “Hasta que no se encuentre el supuesto vehículo, el explosivo o la detención de alguna persona que esté vinculada directamente al transporte que llevaba ese material, uno tiene que tomarlo como que es posible y probable”.

Un día antes de que la Embajada Argentina fuese alertada, ocurrió un episodio similar en Paraguay ya que se detuvo un colectivo con material explosivo que tenía como objetivo atentar contra una unidad carcelaria para poder liberar detenidos y crear caos. “El día jueves, la policía nacional de Paraguay, halló y secuestró en el medio de un transporte público doce panes de TNT en gel de un kilo y medio cada pan, y según la tarea de inteligencia realizada por la policía paraguaya, estaría destinado a llevar a cabo un ataque en la localidad de Encarnación”, informó Fuensalida. Y confirmó: “Entre el equipaje que había en el colectivo, había un bolso con el contenido”.

Y, por último, hizo hincapié en la veracidad de los hechos y concluyó: “Si la información viene de un agente propio, obviamente es verosímil. Pero cuando viene de terceras personas o por un anónimo, no podes dejar de llevar a cabo todas las tareas de prevención y el denominado protocolo de alerta temprana”

Por GS/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni