Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“Obama y Biden son amigos de Israel”

El rabino Mario Roijzman reside en Miami, La Florida, ciudad que amaneció más calma en medio del paso del Huracán Eta, luego de una noche “desastrosa” por el rigor del viento. Como si esta fuera la analogía de la política norteamericana, los últimos días políticos envueltos en unas particulares elecciones presidenciales generaron un clima de tormenta.

El rabino comenzó citando la reciente noticia de que la compañía farmacológica Pfizer posee en un 90 por ciento la vacuna contra el Covid 19, y opinó que, si esto hubiera pasado dos semanas antes, “Trump ganaba caminando” pero sin embargo, “se lo guardaron”. Con ello, quiso significar que hay muchas cosas que no se saben. Pero lo que sí saben es que, “ese modelo del delito, de la discriminación, del patoterismo, agotó”. Señaló que en estos momentos ya hay acuerdo entre los dos partidos, Republicano y Demócrata para pensar en la transición y que Biden se está presentando “muy presidenciable”.

Respecto de si se vive algún clima de tensión desde las filas de los partidarios de Trump, quienes no se resignan en el haber perdido las elecciones, Roijzman dijo que no se está advirtiendo algo así, pero que eso no quiere decir que no pueda haber algún signo de violencia, y que se verá si los republicanos que deciden de verdad, (no el Presidente), van a permitir que esto suceda.

Acerca de alguna suerte de preocupación de las comunidades judías en el mundo, de Israel, con la asunción de este nuevo gobierno, y recordando las relaciones amigables de la administración Trump con Israel, el rabino fue contundente: “Me parece absolutamente injusto tratar a la gestión Obama – Biden como ‘no pro Israel’; todo lo que Israel pidió lo tuvo, salvo el acuerdo con Irán”. Cree que a Israel le fue bien con esa gestión, que con ella llegaron los frena misiles (kupat barzel) a Israel, que ha salvado miles de vidas de israelíes y que hay que ser gratos. Decir que el presidente Trump no fue un gran presidente con Israel, sería una ironía y ser un desagradecido, pero creer que es el único aliado que tiene Israel en los Estados unidos es “tapar el sol con las manos”, que eso no es cierto.

Enfatizó en que “Obama y Biden son amigos de Israel, porque eso es lo correcto” y si se es una democracia en Sudamérica, o en Europa, se va a querer hacer alianzas con la única democracia de Medio Oriente, porque es lo que corresponde. Afirmó que Israel necesita esa relación y Estados Unidos también. Y si llegara el caso en que le pidieran a Israel  parar con los asentamientos, “hay muchos israelíes que también quieren eso”, y que, si va a volver la iniciativa de dos Estados “hay muchos israelíes y judíos fuera de Israel que queremos que haya dos Estados”, para que los palestinos lleven las riendas de su futuro y para que “Israel no sea más el responsable de todas las cosas malas que le pasan al pueblo palestino; para que construyan un país, en lugar de generar hombres bomba, todos (o muchos) estamos esperando eso”.

Roijzman hizo hincapié en que él apuesta totalmente hacia los que son demócratas, a los que no son totalitarios, a los que son claros, transparentes, que cuidan a sus ciudadanos, a los que creen en derechos humanos, en el bienestar de la gente, “ese quiero que gane”. Pero dejó en claro que, si el candidato demócrata hubiese sido alguien que pusiera en duda el derecho del pueblo judío de tener un Estado, nunca hubiese sido su candidato ni el de la comunidad judía. “Eso es lo que quiso vender la derecha en los Estados Unidos y no funcionó, porque el 75 por ciento de los judíos votó demócrata”.

Sobre la posibilidad de que el presidente saliente entregue o no los atributos al nuevo gobernante, Roijzman opinó que “Trump es Trump”, que es una cosa totalmente diferente a todo, y que no se puede saber qué ocurrirá. Lo que lamentó fue la actitud de Trump frente a la derrota. Hubiese sido bueno que se dirigiera a la población agradecido por los 70 millones de votos obtenidos (cifra inédita en la historia de un candidato republicano) y recordándole a los ciudadanos todo lo que hizo bien, que fue mucho. “Podría haber terminado como un grande”.

Por último, expresó: “Me parece que hay que tener gratitud por el presidente saliente, bendecir al presidente entrante y como judíos, por supuesto, mirar de cerca para que las relaciones con Israel y con las democracias, sean siempre fuertes”.

CL/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando al fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni