Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Un partido de la Liga palestina terminó a los tiros

El Derbi entre Hilal Al-Quds y Jabal Al Mukaber, una de las rivalidades más fuertes del fútbol palestino, finalizó este fin de semana con serios incidentes entre hinchas de ambos equipos, que incluyeron disparos de armas de fuego.

El partido correspondió a la segunda fecha de la Premier League de Cisjordania y tuvo como protagonista a los dos equipos de Jerusalem Este, enfrentados por motivos que van más allá de lo futbolístico, que recrudecieron en la previa de este enfrentamiento, pese a la prohibición de asistencia de público a los estadios como medida para evitar la propagación del COVID-19.

El Hilal Al-Quds representa a los palestinos originarios de Jerusalem y alrededores, mientras que el Jabal Al Mukaber simboliza a los “khalilieen”, inmigrantes de la zona de Hebrón que en los últimos 25 años llegaron hasta la parte occidental de Jerusalem en busca de mejores condiciones de vida.

Por otro lado, aunque la Liga Palestina de Fútbol nació en 1977, ha estado en partidos ininterrumpidos desde 2008. Desde entonces, Hilal Al-Quds, que se hacen llamar “los leones de la capital”, es el equipo que más veces se consagró campeón, con cuatro trofeos y destacadas actuaciones en la Copa AFC de la confederación asiática.

Por otra parte, desde hace tres años el Jabal Al Mukaber, solamente campeón en la temporada 2009-10, apuesta a formar equipos costosos en busca de destronar al club más importante de la Autoridad Palestina. Y este año, en medio de una crisis financiera del Hilal, que incluye un éxodo masivo de jugadores a la Liga israelí, sienten que es la gran oportunidad de dar el salto deportivo.

Independientemente de los antecedentes históricos  actuales, la semana pasada se creó una atmósfera especial en el Estadio Internacional Faisal Al Husseini, sede de los partidos de la selección palestina, ubicada a 10 kilómetros hacia el norte de la Ciudad Vieja de Jerusalem. La victoria a domicilio por 1-0 de Jabal Al Mukaber, se desarrolló en medio de un clima tenso, pero dentro de los límites deportivos.

El problema comenzó después del último pitido del árbitro. Según una fuente oficial del club, a pesar de que se jugó sin público, un grupo de hinchas de Hilal Al-Quds irrumpieron en las gradas del estadio para enfrentarse con simpatizantes del Jabal Al Mukaber que habían ingresado por otro sector.

Entre golpes, corridas y asientos del estadio que volaban, el agravante de este enfrentamiento fueron las detonaciones con armas de fuego que se escucharon durante los minutos que duró el incidente.

Por último, algunas fuentes aseguran que los disparos fueron realizados por fuerzas de seguridad que buscaban dispersar la multitudinaria pelea. Otros aducen que allí se vio reflejada una de las problemáticas que más preocupan en Jerusalem Este: El auge de la venta ilegal de armas. Según fuentes oficiales, no se registraron heridos de bala durante la batalla.

Por GZ/RJ.

Con información de ynet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni