Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

“Si quieren que baje el precio de la carne, que salgan y que lo hagan”

Hace unas horas circuló un comunicado, firmado por ocho rabinos referentes de la ortodoxia judía argentina, vinculado con la polémica generada por los precios de los productos kosher. En el mismo, expresan su repudio por lo que calificaron como “palabras agraviantes de instituciones autodenominadas rabínicas” de acusar a los rabinos “religiosos” de pertenecer a una mafia de los productos kosher.

El Gran Rabino de AMIA, Gabriel Davidovich, uno de los firmantes, en dialogó con Radio Jai, antes de referirse al contenido del comunicado, quiso informar que la polémica que se había generado por la no entrega de carne de un frigorífico al supermercado mayorista Diarco, “ya es un tema resuelto”. Y agregó: “La persona que  necesitaba vender su carne barata, la tiene”, según lo informado a él por el rabino Grunblatt, y  expresó que todo fue un mal entendido y que ellos por supuesto, alientan todo aquello que se pueda hacer para abaratar los costos, más aún por la necesidad de la gente en estos momentos difíciles del país.

Davidovich aseguró que es importante que todos puedan comprar los productos kosher que necesiten. Enfatizó en que están en total acuerdo sobre eso y que lo que salieron a criticar en el comunicado, considerándolo fuera de lugar, es el hecho de tildar de “mafioso” a una persona. “Eso es muy grave”, expresó. Y que si alguien quiere hacer una acusación así, que lo denuncie ante la Justicia y no de manera pública, y más aún a “personas honorables, entre los cuales, muchos no cobran dinero por su tarea”.

El Gran Rabino de AMIA expresó que no es bueno señalar culpables y que “si quieren que la carne baje el precio,  que salgan y que lo hagan”.

Acerca de a quiénes se refieren en el comunicado cuando expresan “su asombro por el interés que puedan perseguir personas que nunca promueven ni enseñan sobre el consumo de productos kosher y salen a protestar sobre lo que ellos mismos no consumen”, el rabino Davidovich dijo “que la idea no es la de polemizar, sino la de salir a protestar frente a una acusación fuera de lugar”, y que “solo les intriga que gente que no consume kosher, de repente se enoje”.

El rabino derivó la conversación hacia el plano de la comercialización de los productos, que confesó desconocer, “el tema de los precios caros habría que preguntárselo a un empresario”. Indicó que de lo que sí puede hablar, es que el tema del kosher es muy relativo, hay muchas maneras de realizar la certificación, y contó que en el caso de los eventos que realiza AMIA, envían 10 o 12 supervisores y al mismo tiempo, hay empresas que realizan el control con solo tres supervisores, lo que evidentemente genera las diferencias en los costos, y que tal vez eso suceda con el precio de la carne.

El rabino afirmó enérgicamente que “no cree que ningún rabino vaya a presionar para que no llegue la carne, dijo que “eso no existe”. Insistió en que no hay que dividir a la comunidad judía, que ella debe estar unida; y sin embargo, en el comunicado hablan de “instituciones autodenominadas rabínicas”, estableciendo la división de la comunidad, al quitarle el valor rabínico a otra institución. Frente a esto último, Davidovich dijo que eso lo llevó a reflexionar mucho y que “a veces hay cosas de las que es preferible no hablar, pero tampoco quedarse callado cuando están difamando a gente que no lo merece”. Señaló que ellos quieren que la comunidad esté unida, pero que “si una persona dice cosas que no corresponden, nuestro deber es salir y decir las cosas como son”. Y confesó “que no se sintió cómodo haciéndolo”, que esa no es su idea, pero que no vio alternativa.

A modo de cierre, Davidovich dijo que los rabinos no pasan por ese tipo de situaciones, que están fuera de toda esta polémica y que no entran en estos temas, que si la gente tiene inquietudes sobre el precio de la carne, que solicite información entre los empresarios; que “no son los rabinos quienes deban explicarlo”.

 

Por CL/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

1 Comentario

  • ALBERTO JORGE SILBERSZTEIN
    ALBERTO JORGE SILBERSZTEIN

    Es sabido que el procesamiento requerido para que una carne pueda pasar la certificación y posterior comercialización como KOSHER en más lento que el de carnes que no lo son, lo que implica un menor rinde por jornada laboral y consiguiente mayor costo… ¿Pero en qué porcentaje incide realmente?
    Por otra parte, no resulta demasiado creíble que el sello y apellido de alguien que aparezca como certificando lo que fuere -en éste caso el KASHRUT de una carne-, y más aún si ello implica su presencia y tiempo personales y/o de personas de su más absoluta confianza, que todo ello se produzca sin que medie una retribución y que implique un costo agregado… ¿Pero cuánto?
    De todo eso a la desproporción de precios finales hay un “día a la noche” que hace años se sabía, y sólo la reciente polémica pública podría tender a solucionar.
    Esperemos que así sea, por el bien de aquellos que no pueden sufragar ciertos disparates.

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni