Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Falta de inteligencia: El delito del espionaje interno y la negligencia de la filtración de datos

El periodista Alejandro Alfie explicó en diálogo con Radio Jai, el episodio de la filtración de datos de espías, y acuerdos secretos provocados por la misma central de inteligencia al remitir documentación a un juzgado.

“Llama la atención que haya enviado todo ese material sin haberlo tachado en todo aquello que no tenía que ver con la causa judicial”, expresó Alfie.

La investigación mencionada es la relacionada con el espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri, que involucró entre otros a periodistas y políticos, algunos del mismo espacio político del expresidente.

Según consignó Alfie en su nota del diario Clarin, el organismo oficial generó la mayor filtración de datos de la inteligencia argentina, en democracia, al brindar información de por lo menos doce espías argentinos que trabajaban en diferentes países, uno de los cuales estaba activo en el Líbano, insertado en la comunidad local, donde opera Hezbollah, la organización acusada del atentado contra la AMIA.

Además, se difundieron seis convenios internacionales secretos con Estados Unidos, España, Bolivia y Paraguay, sin consulta con esos países. También se filtró la estructura orgánica del organismo de inteligencia, con el nombre y la identificación de cada uno de los mandos jerárquicos de los últimos años, así como los nombres de más de dos mil espías y exagentes, de los cuales 181 figuran incluso con su número de DNI.

Según el periodista “hay dos tipos de responsabilidades: La interventora Caamaño (de la AFI), los dos fiscales, y después algún abogado que fue quien filtró la información, pero era obvio que teniendo acceso ochenta abogados, se iba a terminar filtrando”.

En la causa se investiga el espionaje ilegal a periodistas, políticos y gremialistas. “Había un seguimiento que está prohibido por la ley de inteligencia. Los servicios de inteligencia no pueden hacer eso porque es espionaje interior, y no estamos hablando de narcotráfico, ni terrorismo, ni de ninguno de los objetivos que tiene un servicio de inteligencia. Es un problema histórico de los servicios de inteligencia”, dijo Alfie.

El episodio de la filtración de información puso en riesgo a agentes que trabajaban en el extranjero. Por ejemplo, están las designaciones de una agente en Francia, otra en Gran Bretaña, un hombre en Rusia, otro en España, dos en Bolivia, uno en Líbano, otro en Alemania, un hombre en Perú, otro en Venezuela, un espía en Colombia y uno más en Paraguay, entre otros “funcionarios en el exterior”. El diario Clarin de Argentina pudo ver los nombres de esos agentes, pero no los publicó para resguardar su identidad según la Ley de Inteligencia.

La AFI destacó que casi todos ellos volvieron al país y están fuera de peligro; aunque hay uno al que todavía no pudieron traerlo a la Argentina. “El que no volvió, estamos tratando de que vuelva”, dijo una fuente del organismo de inteligencia.

Permitida la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni