Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Apertura de sinagogas en CABA: “Es un paso más en este largo recorrido y seguiremos trabajando”

A partir del lunes 21 de septiembre, el Gobierno de la Ciudad autorizó las celebraciones litúrgicas en los templos con un máximo de veinte personas, y con estrictas medidas de cuidado, distanciamiento y prevención. Conversamos con el presidente de Amia, Ariel Eichbaum para conocer detalles sobre la implementación de esta nueva “apertura” en el escenario de restricciones por el covid-19.

Eichbaum dijo que el haber llegado a la posibilidad de abrir los espacios de culto al número de veinte asistentes, además de los rabinos y oficiantes que se desempeñen en cada lugar, es un avance, producto del trabajo que se viene realizando desde el primer mes siguiente del comienzo de la cuarentena. El presidente de Amia señaló que en ese momento conformaron un consejo consultivo muy pequeño junto a integrantes de las diferentes confesiones, para ir planificando cómo sería la nueva normalidad, cómo ir estableciendo poco a poco, protocolos que permitieran el ejercicio de la libertad de culto, y contó que fueron trabajando muy lentamente pero con pasos seguros, junto a la Secretaría de Culto de la Ciudad y con el Jefe de Gobierno.

Lo primero que se estableció fue que se pudieran abrir las puertas de los templos, sin celebrar servicios religiosos, para realizar tareas secundarias como por ejemplo el reparto de comida, que eso fue lo primero que se pudo lograr, dijo.  Luego y “con mucho esfuerzo” se consiguió habilitar la posibilidad el ingreso de hasta diez personas -con todos los cuidados que el protocolo sanitario impone- a las sinagogas y otros lugares de culto para “rezos individuales”, por lo que la norma impedía la realización de casamientos, o cualquier otra celebración.

Lo que entró en vigencia esta semana, ya tiene que ver con celebraciones, con la asistencia de veinte personas, más el personal afectado a los lugares: rabinos, oficiantes, personas que tomen la temperatura, que controlen las normas de protocolo etc. Todo ello, explica Eichbaum “con el espíritu de lograr dar la mayor libertad para el desarrollo de la vida comunitaria, sin descuidar el aspecto sanitario que es un valor primordial como ciudadanos y como judíos”. Y aclaró que el ingreso no será abierto a todo el mundo: Quienes vayan a asistir deberán inscribirse antes para poder contar con trazabilidad en caso de contagio.

“Es un paso más en este largo recorrido, y seguiremos trabajando, en este estado de excepción, para que en la medida que disminuya la cantidad de contagios, podamos avanzar en las actividades”, indicó.

El próximo domingo al atardecer comenzará, con el kol Nidré, la observancia de Iom Kipur y con ello, la habitual asistencia masiva a los templos. Frente a la consulta de que, si en un mismo edificio se podrán habilitar diferentes espacios para así facilitar la mayor asistencia de gente, Eichbaum supone que sí, aunque ello no esté especificado en la norma. Lo que sí se autorizó claramente, es que los servicios religiosos puedan hacerse en lugares, que no sean necesariamente templos. Por ello, escuelas, clubes, espacios que se adecuen para la realización de los oficios religiosos, podrán ser utilizados, “cuidando absolutamente todo lo que el protocolo sanitario impone”, remarcó.

“La situación es de por sí muy angustiante, y cuanto más podamos hacer -poniendo la salud por sobre todas las cosas- para brindar contención espiritual, emocional, y poder darle un ámbito para que la gente pueda rezar, estar en comunidad, es una contribución más para la convivencia en la sociedad”, finalizó.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni