Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Las Altas fiestas en tiempos de pandemia

Las altas fiestas son el momento para la reflexión, además de una oportunidad para disfrutar vivencias familiares y escolares. Este año todo va a ser complicado, porque hay cosas sencillas que deberán ser llevadas a un plano teórico y sólo con los convivientes.

Radio Jai conversó con el rabino del colegio Torateinu, Ezequiel Zaed y ex Rabino de la Comunidad Sefaradí de Tucumán, ya que estamos transitando el mes de Elul, el que nos lleva a las Altas Fiestas, Rosh Hashana y Iom Kipur, en este año tan atípico que estamos viviendo.

Los Iamim Noraim siempre son vividos intensamente en las comunidades escolares, pero en este año las escuelas se están preparando para encararlos, asumiendo un enorme desafío, porque no hay nada preparado, estamos aprendiendo sobre la marcha, con los proyectos que nos acercan los morim y recordando actividades de otros años, siempre apelando a las fiestas como algo muy emotivo y vivenciándolas de distintas maneras.

La complicación principal se da en el jardín y en los primeros años de la primaria, donde hay que dar más contenidos, porque están empezando, pero todo se va a complementar con la vivencia en los hogares. Si bien esto no pasa en Torateinu, hay familias donde el judaísmo es el que llevan los chicos desde la escuela, pero todo va a depender de los morim y de su creatividad para crear materiales que despierten el interés. Lo que hay que buscar en la educación es despertar la curiosidad y el interés del alumno, porque si bien en esta ocasión el desafío es más grande, no faltan herramientas. “Estamos casi entregados a lo que son las herramientas de Internet y bienvenidas sean”, dijo el Rabino Zaed.

A esta altura hay algunos chicos cansados de la virtualidad. En el hemisferio norte están volviendo de las vacaciones, pero en el hemisferio sur, si bien hubo vacaciones de invierno, ya vuelven cansados por estar en pleno año escolar.

El cansancio no es solo de los chicos sino de los 4 pilares de las escuelas: las comisiones directivas, los docentes, las familias especialmente las mamás, que se quedan en casa haciendo malabarismos con los chicos para generarles el interés y, en último pero principal lugar, a los chicos, para mantenerse en el nivel que la escuela exige.

“Sobre los recreos que faltan, que eran los lugares de socialización y distensión, tenemos que ver que ocurrirá cuando queden lo que alguien llamó los escombros de la pandemia, porque hay problemas más serios, como chicos que no quieren salir a la calle o no quieren hablar con sus amigos porque lo hacían solo presencialmente, pero no se daban cuenta pues era lo natural. Sociabilizar les va a costar, pero los chicos son flexibles, por lo que puede ser fácil que se adapten nuevamente”.

“No puedo opinar sobre las consecuencias porque no soy epidemiólogo, pero sin dudas esto ya es muy largo, aunque sea necesario”, dice el Rabino Zued. “Hay que ver los resabios que van a quedar, aunque dependerá de la personalidad de cada chico, del aporte de los padres y de las condiciones físicas del hogar”, agregó.

“Depende mucho de la fuerza que tengamos todos para saber que es que no pasó y nada más, cada uno debe mirar al otro. Es muy importante que tenemos que poner en práctica en este Elul, cuando nos acercamos a los Iamim Noraim, que además de pedir de D´s veamos lo que está pasando al lado nuestro y ser empáticos con los que lo están pasando mal, con los padres que no tienen trabajo, con los chicos que frente a estas situaciones no tienen ganas de entrar a las clases por zoom. Son desafíos y tenemos que estar preparados”.

En la escuela, dentro de mi labor, hice encuentros con diferentes divisiones del secundario, para ayudarnos mutuamente a reflexionar sobre lo que estamos viviendo. Se dijeron muchas cosas pero quiero quedarme con algo que tiene que ver con esta época, que es el hecho que el ser humano, grande o chico, planifica, tiene ideas y cuando viene en Rosh Hashana generalmente piensa “yo sé lo que es buenos para mi” “yo escribo el texto y te pido, “D´s, que firmes abajo y me concedas lo que yo escribí arriba”.

Son proyectos, planes ideas y no está mal, es nuestra condición humana, no somos D’s y hacemos lo que podemos, pero el lado bueno de todo esto es saber que nuestra misión principal en estos días queda más que claro que hay un D’s todopoderoso, que no hay nadie fuera de El, no hay ningún poder fuera de el y que todo lo que programemos o proyectemos, que está bien que lo hagamos, todo depende pura y exclusivamente de D´s.

En estos días, aunque sintiésemos que todo depende de nosotros, no debemos olvidarnos que todo está en manos de D´s. En este año atípico es como si nos diese una “ayudita”, te voy a enseñar que todo no depende de Mí, nadie imaginaba esto, por lo que estamos en una situación en la cual D´s dice planifiquen, planifiquen pero Yo soy el que los va a llevar. Tenemos que tener fe en que nos va a llevar por un camino que aunque no entendamos siempre y haya cosas que duelan, Él sabe porqué lo hace y lo hace por nuestro bien, para que estemos mas plenos y seamos mejores como personas en todo sentido, en lo individual, en lo familiar y en lo comunitario.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni