-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Beirut: Aumenta el número de muertos y hay cientos de desaparecidos

Luego de la explosión en un almacén en el puerto de Beirut, la capital del Líbano, continúan los esfuerzos de búsqueda y rescate. Más de 4 mil personas resultaron heridas y ya son más de 100 los fallecidos. Se espera que esta cifra aumente ya que cientos de personas siguen desaparecidas entre los escombros.

Los videos mostraron una columna de humo que se elevaba cerca de la costa y luego una gran explosión y una onda de choque que destrozó ventanas y dañó edificios y vehículos en toda la capital. Algunos edificios en el área colapsaron y las fuerzas de emergencia se apresuraron a rescatar a los atrapados en los escombros. Además hubo cortes de electricidad en toda la ciudad, lo que obstaculizó los esfuerzos de búsqueda y rescate.

“Lo que estamos presenciando es una gran catástrofe. Hay víctimas en todas partes, en todas las calles y áreas cercanas y lejos de la explosión”, dijo el jefe de la Cruz Roja del Líbano, George Kettani.

Los hospitales de la capital se vieron abrumados por los heridos y comenzaron a tratar a las personas en los pasillos y a transferir a otras personas heridas a lugares fuera de Beirut.

El daño causado por la explosión oscila entre tres y cinco mil millones de dólares. Se estima que entre 250 mil personas se han quedado sin un lugar para vivir. Esto se suma a la crisis económica y política que ya vive el país. El principal silo de trigo de Líbano fue destruido en la explosión, dejando al país con aproximadamente un mes de grano. “Actualmente estamos buscando áreas de almacenamiento”, dijeron y agregó que Líbano necesitaba suficientes inventarios para durar al menos tres meses para garantizar su seguridad alimentaria.

El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció tres días de duelo nacional a partir del miércoles para las víctimas de la explosión. Beirut fue declarada ciudad desastre y se declaró el estado de emergencia durante dos semanas. Diab declaró que “no descansaría” hasta que la persona responsable del desastre fuera encontrada y responsabilizada.

La causa de la explosión sigue siendo incierta hasta el martes por la noche, pero el Consejo Supremo de Defensa del Líbano declaró que se habían almacenado más de 2.700 toneladas de nitrato de amonio durante seis años en el almacén donde ocurrió la explosión, calificándolo de “inaceptable”. Se emitieron varios informes en los últimos años instando a encontrar una solución con respecto a los productos químicos almacenados. El consejo estableció un máximo de cinco días para investigar la causa de la explosión.

El problema de seguridad del almacenamiento había estado ante varios comités y jueces que no hicieron nada para emitir una orden para retirar o eliminar el material altamente combustible. Badri Daher, Director General de Aduanas del Líbano, dijo que la aduana había enviado seis documentos al poder judicial advirtiendo que el material representaba un peligro. “Solicitamos que se reexportara, pero eso no sucedió. Dejamos que los expertos y los interesados ​​determinen por qué”.

Otra fuente cercana a un empleado del puerto dijo que un equipo que inspeccionó el nitrato de amonio hace seis meses advirtió que si no se movía, “volaría todo Beirut”. Los funcionarios libaneses pidieron una investigación internacional sobre el incidente, diciendo que les preocupaba que los comités de investigación locales no fueran confiables.

“Un aparato de seguridad no oficial controla el puerto”, dijo un parlamentario libanés, y enfatizó que el incidente “no fue una coincidencia”. Además se conoció que gran parte de las operaciones del puerto están controladas extraoficialmente por Hezbolláh.

Varios países ofrecieron ayuda humanitaria después de la explosión, incluidos Chipre, Irán, Estados Unidos, Irak, Qatar y Francia. Luego de la explosión, el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi, transmitieron a través de canales diplomáticos y de seguridad la oferta de Israel de proporcionar ayuda humanitaria y asistencia médica al pueblo libanés.

Los funcionarios de defensa israelíes negaron que Israel estuviera relacionado con la explosión, que se produjo cuando las FDI estaban en alerta máxima a lo largo de la frontera norte en previsión de un ataque de Hezbolláh. “Compartimos el dolor del pueblo libanés y sinceramente nos acercamos para ofrecer nuestra ayuda en este momento difícil”, tuiteó el presidente Reuven Rivlin el martes por la noche.

Las autoridades israelíes advirtieron que un incidente similar al de Beirut podría ocurrir en Haifa si no se eliminan los productos químicos peligrosos almacenados en la ciudad portuaria. El presidente del Comité de Asuntos Internos y Medio Ambiente, enfatizó que Israel debería estar “muy preocupado” por la explosión en Beirut y llamó a promover un plan para cerrar la industria petroquímica en Haifa “en el corazón de una bahía y una población”.

El alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, anunció en Twitter que el ayuntamiento exhibiría la bandera del Líbano el miércoles por la noche. “La humanidad precede a cualquier conflicto, y nuestros corazones están con el pueblo libanés a raíz del terrible desastre que les sucedió”. Yair Netanyahu respondió al anuncio, afirmando que “ondear la bandera de un estado enemigo es un delito”.

Fuentes de Hezbolláh dijeron que “no había verdad” en los rumores de que la explosión fue causada por un ataque israelí contra sus armas en el puerto. Los agentes de Hezbolláh fueron vistos en el puerto después de la explosión. Se afirmó que la explosión ocurrió en un depósito de armas perteneciente al grupo terrorista.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni