-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“Todos los que estuvimos en esa época somos sobrevivientes del atentado a la AMIA”

Alejandro Altman. hoy Director y co-fundador de la Oficina de Desarrollo de Jabad Lubavitch Argentina, relató en primera persona la experiencia que le tocó vivir a partir del atentado a la AMIA del año 1994.

“Yo era coordinador de juventud de Benei Tikvá, de la comunidad de la calle Vidal. Estábamos yéndonos de campamento con los janijim, 200 chicos de campamento. Empezaban las vacaciones de invierno, y en el trayecto de Benei al lugar donde íbamos, en la radio se escuchó algo de un periodista, el chofer me miró y apagó la radio rápidamente. Como teníamos la experiencia triste y lamentable de la Embajada, cuando uno escuchó volaron la AMIA ya sabía de qué se trataba el tema, a diferencia del primer impacto de la Embajada cuando uno no lo podía creer”, relató.

El LIc. Altman ilustró el cuadro de esos primeros instantes de conocida la noticia: “La situación de llegar al campamento con los chicos ilusionados con pasar unos días impresionantes y la toma de decisión de qué hacer, si volver o no volver, fue un momento bastante especial que todos habremos vivido y nos quedará en la memoria. Con la Comisión Directiva decidimos volvernos, llamamos a los padres, le contamos a los chicos, tanto a los chiquitos como los adolescentes, y volvimos. De ahí, junto con el Director de juventud, fuimos juntos a ver qué se podía hacer para ayudar, y a partir del segundo día tuve el privilegio de ser voluntario en todo lo que fue el rescate de la biblioteca de la AMIA”.

“Al principio recuerdo que acompañaba a las familias que esperaban novedades y después empezó el rescate de la biblioteca de la AMIA que fue un trabajo bastante arduo. La biblioteca había quedado partida a la mitad, fue una imagen muy fuerte, peor que una película, ver el edificio partido. Íbamos de a grupos y nos colgábamos para ir rescatando todo lo que podíamos. Hoy todo se encuentra en internet, pero en aquel entonces todo se concentraba en la AMIA. Fueron días y días en que iban pasando las cosas de mano en mano, hasta llegar a un grupo de gente que limpiaba los libros y los cuadros”.

“En aquel momento de incertidumbre, de impotencia, de tristeza y dolor, siendo un pibe de 20 años encontré una forma de aportar y también de canalizar un poco la angustia, a través de ser parte de este grupo que después me enteré, que fueron como 400 jóvenes. También recuerdo que arrancábamos muy temprano en la mañana y terminábamos cuando se iba el sol y no parábamos un minuto, creo que era una forma de descarga además de una forma de contribuir, la parte individual y la parte comunitaria toda mezclada”, reflexionó.

“Cuando trabajábamos en la biblioteca, cada tanto se escuchaba el pedido de silencio para ver si se escuchaba algo. Creo que en aquel entonces ya había poca esperanza de que apareciera alguien con vida pero todavía se seguían buscando cuerpos. De repente se escuchaba alguna sirena, se oía mucho movimiento de maquinaria, en aquel entonces había venido una brigada de Israel. Toda la calle Pasteur estaba llena de expertos. Desde arriba, no recuerdo en qué piso estaba la biblioteca, pero no podías asomarte a ver porque te caías al vacío, pero se escuchaban muchos, gritos, sirenas, silbatos, etc. . Adentro el silencio era impresionante, bastante fuerte la sensación”.

Estoy seguro de que el impacto es, por un lado, muy grande desde un lugar que uno ni siquiera es consciente. Por otro lado, a pesar de mi formación académica y mi trabajo independiente, siempre estoy involucrado en la comunidad. Actualmente soy el Director de desarrollo de Jabad Argentina desde hace 13 años, fui Director ejecutivo en un club y  Director de Benei Tikvá; es decir, yo seguí una carrera comunitaria. El impacto no sé cómo ponerlo en palabras, es como explicar cuánto te impactó el abrazo de una mamá cuando eras bebé, no lo podés explicar, pero sabés que tuvo que ver con tu personalidad, tiene que ver con vos, bueno, la AMIA tiene que ver conmigo, con mi liderazgo y participación en la comunidad”

“Todos los que estuvimos en esa época somos sobrevivientes del atentado a la AMIA, los que ocupábamos un cargo dentro de la comunidad aún más porque podríamos haber ido a la AMIA para alguna reunión o algo en particular. Así que está grabado en mí como fuego, de una forma inexplicable”

“Dirá dios que en algún momento podamos encontrarnos, aunque sea dura la palabra, para celebrar que por fin hubo justicia, porque memoria va a haber siempre pero la justicia nos está faltando”, concluyó.

El Lic. Alejandro Altman estudió Ciencias de la Educación en la UBA y tfinalizó sus estudios universitarios como Licenciado en Psicopedagogía en la Universidad de Belgrano. Entre otras formaciones complementarias, realizó varios cursos de postgrados orientados a la Dirección de Organizaciones sin Fines de Lucro, Fundraising y Marketing (LEATID, Dpto. de Educación de la Agencia Judía para Argentina, Universidad San Andrés e Indiana University). Terminó de cursar un Master en Administración de Empresas en la Universidad de Palermo y actualmente está escribiendo su tesis.
Entre otros logros y reconocimientos, fue ganador de la beca internacional Alfredo Berflein Z”L. Recibió en varias oportunidades el diploma de Reconocimiento por la responsabilidad, liderazgo y empeño, otorgado por el Gobierno de CABA en el día Nacional de la Solidaridad. Fue Consultor homologado por el Banco Interamericano de Desarrollo, es docente universitario y ejerce tareas de coaching en forma privada.

Permitida la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni