Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

“Todos pensamos que no nos vamos a contagiar y a mi me tocó”

Hace semanas o meses venimos escuchando de las precauciones que debemos tener para no contraer coronavirus, sin embargo… ¿Qué sienten aquellos que ya pasaron por ese duro estado de salud?

Ramón Rajamim fue diagnosticado como positivo por COVID-19 y desde el lugar de confinamiento, nos comentó sus sensaciones de transitar una enfermedad que además de temores y dolencias, genera la soledad y apartamiento de los seres queridos por el plazo necesario hasta curarse.

Ramón no había registrado fiebre, solo había notado una pérdida parcial del sentido del gusto. Al confirmarse la enfermedad, fue inmediatamente aislado y alojado en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires, para cumplimentar con la cuarentena requerida. Sin embargo, su familia (esposa e hijos) no fue testeada, porque según informa Ramón “el médico consideró que no era necesario, que con el aislamiento de catorce días bastaba”.

Considerando la gran difusión que tuvo en los medios de comunicación, las bodas ortodoxas realizadas en los últimos días, Ramón Rajamim aseguró que no había asistido a ninguna de ellas y opinó que hay mucha gente a quien le gusta hablar del otro infundadamente e de inventar y adornar historias.

Sobre su parecer acerca de la celebración de bodas en un contexto de coronavirus, en el que está terminantemente prohibido reunirse, consideró que “está mal” al igual que muchos rabinos que expresaron el mismo disgusto por quienes no obedecieron. “Debemos saber que los “iehudim (judíos) estamos siempre en boca de todos, que entre hermanos nos tenemos que ayudar, que tenemos que cuidarnos más que otros”.

Ramón agradece sentirse bien, y más considerando que no está en situación de gravedad, pero aún no entiende cómo pasó: “Pensé que no me iba a tocar a mí y me tocó”, expresó, y contó que salía a la calle con barbijo y todos los cuidados y que no sabe cómo se contagió. “Todos pensamos que no nos va a pasar”, razonó.

Hasta este miércoles, cuando se trasladará a su casa para continuar la cuarentena y aguardar diez días más para realizar nuevos testeos, permanece en un hotel “muy bueno”. Agradece a su asistencia médica, a los médicos, quienes constantemente están brindándole atención, y a los rabinos quienes se ocuparon de procurarle comida casher, de acompañarlo constantemente, y subrayó: “Esto también hay que decirlo: Los rabinos se ocupan de la gente enferma, de los niños, de ir a los hospitales, no de apoyar los que hacen cosas indebidas”.

Por último, opinó que “habría que cerrar todo”, cerrar los barrios como se hizo en Israel (en Bnei Brak y en Jerusalem) para que la gente no pueda salir, y de ese modo evitar la propagación del virus.

Ramón Rajamin,  de 34 años, que transita el covid de manera leve, permanecerá durante shavuot y shabat aislado en su cuarto, con el fin de cuidar a su familia.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni