Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

De Nueva York a Milán, cómo el coronavirus está afectando a las comunidades judías en todo el mundo

El impacto del coronavirus en el mundo judío es un estudio de contrastes.

En Israel, donde el número total de muertes hasta el martes fue de 238 y el número de nuevas infecciones diarias por debajo de 50, el país ha aliviado significativamente su cuarentena. La escuela se reanudó para algunos grados, los negocios se reabrieron y está programado que el jueves las playas y los mercados al aire libre reabrirían.

Pero en muchas grandes comunidades judías en todo el mundo, el coronavirus todavía está causando estragos terribles. Entre los 8 millones de judíos que viven en la Diáspora, más de los 6.7 millones de Israel pero menos de su población total de 9.2 millones, el número de muertos es de miles y está aumentando.

Es imposible decir exactamente cuántos judíos han muerto por COVID-19 porque los gobiernos no cuentan las muertes de sus ciudadanos judíos por separado y, en la mayoría de los lugares, la comunidad judía no tiene un recuento completo de aquellos que han perdido la vida. .

Lo que está claro es que la tasa de letalidad judía es exponencialmente más alta en la diáspora en comparación con Israel y que el virus está devastando el mundo judío. En muchos lugares, la tasa de infección y letalidad entre los judíos también es mucho más alta que la población local no judía.

He aquí un panorama de  cómo algunas poblaciones judías de todo el mundo están luchando contra el coronavirus.

Bretaña

En Gran Bretaña, al menos 366 judíos han muerto, lo que representa aproximadamente el 1.7% de todas las muertes en un país donde los judíos representan solo el 0.3% de la población. Hay varias teorías sobre por qué la tasa de letalidad judía es casi seis veces más alta que la de la población en general, incluida su representación desproporcionada en el punto crítico de Londres, su edad relativamente avanzada y su incapacidad temprana para practicar el distanciamiento social en algunos vecindarios ortodoxos haredi .

Los muertos han incluido a Avrohom Pinter, uno de los rabinos más influyentes en el barrio haredi de Stamford Hill, en el norte de Londres, y el primer rabino británico en servir como miembro del consejo municipal; el filántropo Irving Carter; y Yehuda Yaakov Refson, el gran rabino de Jabad en la ciudad de Leeds.

Nueva York

El área de Nueva York es el hogar de la comunidad judía más grande fuera de Israel, con aproximadamente 2 millones de judíos, incluidos los suburbios en el norte de Nueva Jersey, Westchester y Long Island. El virus ha abierto un camino de destrucción a través de estas comunidades. Ya a mediados de abril, los medios haredi informaban más de 700 muertos solo en la ciudad de Nueva York. Según las estadísticas del Departamento de Salud de la ciudad, los códigos postales con las tasas más altas de infección por coronavirus corresponden a los vecindarios jasídicos de la ciudad: Borough Park, Williamsburg y Crown Heights, todos en Brooklyn.

Mientras tanto, las cifras muestran que las muertes en el hogar en las áreas de Borough Park y Williamsburg en marzo y principios de abril fueron más de 10 veces mayores que durante el mismo período del año pasado. La mayoría de esas muertes probablemente se debieron por coronavirus, dijo el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio.

El rabino Mayer Berger, director de operaciones de la Sociedad de Entierros Chesed Shel Emes en Brooklyn, dijo que el número de muertos judíos se ha cuadruplicado desde el inicio de la pandemia y  la sociedad maneja cifras de 500 ritos funerarios en el mes entre Purim y Pesaj.

“No es en Irán ni en Siria ni en videos de diferentes países donde se ven cuerpos en filas”, dijo a The New York Times. “Esto es Nueva York”.

Unas 320.000 personas dieron positivo para el virus en el estado de Nueva York y más de 19.500 murieron, más de 13.724 de ellas en la ciudad de Nueva York, hogar de más de 1.2 millones de judíos.

En el Instituto Judío Parker, un hogar de ancianos judío en Long Island, se informó que 179 pacientes dieron positivo para el virus y al menos 57 murieron a mediados de abril. Las enfermeras informaron que usaban bolsas de basura como batas protectoras (el centro negó que ese fuera el caso) y reutilizaron máscaras debido a la escasez de equipos.

En Nueva Jersey, el estado con la cuarta población judía más grande, más de 128.000 han dado positivo y unos 8.000 han muerto. Más de 1.200 muertos son del condado de Bergen, hogar de la comunidad judía más grande del estado.

En otros lugares de los EE. UU.

Estados Unidos tiene más de 1.2 millones de casos confirmados y 70.000 muertes confirmadas por coronavirus. La carnicería que comenzó en Nueva York y en algunos otros puntos críticos ahora se está extendiendo, alimentada en parte por la renuencia de algunos gobernadores y alcaldes a imponer una cuarentena.

En Massachusetts, el estado con la tercera tasa de infección más alta, dos centros de ancianos judíos de la misma red cerca de Boston informaron al menos 32 muertes por coronavirus a mediados de abril. Más de la mitad de los 430 residentes que se sometieron la prueba del virus en hogares de ancianos en esa red dieron positivo.

Después de Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts, otros estados con las tasas más altas de infección de virus se correlacionan estrechamente con el lugar donde viven los judíos: Pensilvania, Illinois, California, Michigan y Florida. Juntos, estos ocho estados albergan alrededor del 75% de los aproximadamente 7 millones de judíos de Estados Unidos. Los judíos estadounidenses también son desproporcionadamente mayores, con un 26 por ciento mayor de 65 años, según un estudio de 2018, lo que los hace en mayor riesgo de muerte si contraen COVID-19.

En algunos estados donde los gobernadores están reabriendo negocios, como Texas, Georgia y Carolina del Sur, las sinagogas están adoptando un enfoque más cauteloso y escuchando a las autoridades sanitarias que aconsejan no reabrir.

Entre los judíos estadounidenses que murieron por el coronavirus: el cantante y compositor ganador de un Grammy y Emmy Adam Schlesinger; el Rebe de Novomisker, el rabino Yaakov Perlow; político de Brooklyn desde hace mucho tiempo Noach Dear; Stanley Chera, un magnate inmobiliario y amigo del presidente Donald Trump que fue un pilar de la comunidad judía siria; El productor musical “Saturday Night Live” Hal Willner; el actor Mark Blum; y el sociólogo William Helmreich.

Italia

Aproximadamente tres semanas después del inicio del gran brote de coronavirus en Italia, la comunidad judía de allí recibió una impactante noticia el 16 de marzo: Michele Sciama, líder y ex jefe de la comunidad judía en Milán, había muerto a causa del virus.

Se sabe que alrededor de una docena de judíos italianos murieron a causa de COVID-19, que mató a 29.000 italianos. La comunidad judía italiana reutilizó un sitio web de la comunidad en memoria de  los muertos y ha encontrado otras formas de mantener a la comunidad judía en línea. En Milán, la comunidad organizó la entrega de alimentos y medicinas a judíos mayores confinados en sus hogares. Alrededor de 20.000 judíos viven en Italia, con la comunidad más grande en Roma seguida de Milán y Florencia.

Francia

La comunidad judía de Francia, estimada en 500.000, es la más grande de Europa. No está claro cuántos se encuentran entre las 25.000 muertes por coronavirus del país, pero la sección judía del cementerio Thiais cerca de París, que se construyó para durar años, se ha llenado en las últimas semanas y se está acercando a su capacidad.

La asociación francesa de médicos judíos, AMIF, le dijo a Haaretz que la tasa de infección judía parecía ser desproporcionadamente alta, posiblemente porque las celebraciones de Purim sirvieron como un vector para la enfermedad y porque la mayoría de los judíos franceses viven en París o Estrasburgo, donde las tasas de infección son más altas que en el resto del país.

En marzo, Joel Mergui, médico y presidente de la organización Consistoire que dirige sinagogas francesas, escuelas judías y certificación kosher, dio una emotiva entrevista de radio desde la UCI de un hospital a Radio J, una estación judía, instando a la comunidad a acatar el distanciamiento social. . Desde entonces ha sido dado de alta del hospital. Entre las muertes de la comunidad por el virus está Andre Touboul, un rabino de Jabad que dirigió una de las escuelas secundarias más prestigiosas de Francia en París.

Países Bajos

A diferencia del resto de Europa, los Países Bajos nunca ordenaron una cuarentena por el coronavirus. Beth Shalom, una casa de ancianos judía en Amsterdam, que tiene su propia sinagoga, centro comunitario y residencia independiente adyacente, adoptó un enfoque similar. Se mantuvo fiel a su política de puertas abiertas hasta el 20 de marzo, incluso cuando la tasa de infección del país comenzó a subir. Como resultado, se convirtió en la institución judía más afectada, reportando 26 muertes hasta la fecha de una población de 120.

Ahora Beth Shalom está en aislamiento, con muchos residentes confinados en sus habitaciones. Para ayudar a aliviar su soledad, una empresa con sede en Holanda, propiedad de un empresario israelí-holandés, envió una grúa a las instalaciones para subir a los miembros de la familia a las ventanas de los residentes para que pudieran visitarlos sin comprometer la seguridad.

Unos 40.000 judíos viven en los Países Bajos en una población de 17 millones. El país tiene más de 4.500 muertes reportadas en total.

Marruecos

Aunque es hogar de solo 1.500-2.000 judíos entre una población de 36 millones, la comunidad ha perdido un asombroso 1% de su población, al menos 15 muertes, después de que una boda en la ciudad de Agadir sirvió como un vector para la infección. Entre los muertos hay dos familiares del líder del Partido Laborista israelí, Amir Peretz. La tasa de letalidad total de Marruecos es de 180.

Argentina

Más de 20 judíos han muerto por el coronavirus en Argentina de una cifra nacional de muertos de aproximadamente 260. Con unos 200.000 judíos, Argentina es el hogar de la comunidad judía más grande de América Latina. La mayoría vive en Buenos Aires, que también es el epicentro de COVID-19 del país. El país de 40 millones ha estado en cuarentena desde el 20 de marzo, lo que ayuda a mantener la tasa de infección nacional relativamente baja.

Traducido por Alicia Weiss.

Fuente: Times of Israel.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

1 Comentario

  • Alberto Alejandro bagdadi
    Alberto Alejandro bagdadi

    Si se encapricha y me echan de algunas comunidades que quieren no morirse perdí con Santi pero soy uno de los mejores tzadik de la historia y cualquiera que no vale nada me quiere discutir Hashem ejad

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni