Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Cultura del descarte: El ascenso del plástico

Por: Sol Reiman.

Esta es una publicidad de 1997, Hace sólo veinte años, cuyo mensaje es Plastics Makes it Possible, “El plástico lo hace posible”. Refiere a diferentes aspectos de la vida que son mejores con plástico: Conservación de alimentos, protección ante caídas. En el video incluso aparece una niña jugando con una bolsa de plástico como si fuera algo positivo. Hoy una publicidad así no podría ni siquiera ser emitida. Abundan los estudios sobre los aspectos negativos del plástico, desde lo sanitario hasta la contaminación que genera su producción. No vamos a profundizar en esto aún.

Quiero que cada lector se tome cinco segundos para mirar a su alrededor. A pesar de que alguno no esté en su casa, estoy segura de que todos encuentran más de cinco objetos compuestos por plástico, a pesar de que tenga muebles de madera o lo que fuera. Vamos a ver: La ropa que tenemos puesta, es de polyester, o sea, plástico. Nuestros celulares, fundas, cargadores, también contienen plástico. Los tuppers donde guardamos las sobras del almuerzo, lo mismo. Utensilios de cocina, paquetes de alimentos, esponja para lavar los platos, lapiceras y marcadores… Un sinfín de objetos. El plástico es un material barato y que encima de todo, no se rompe; características que buscamos en todo lo que compramos ¿Entonces, cuál es el problema?

Hoy vamos a hablar un poco sobre la historia del plástico, y el lado negativo de este material que, como escuchamos en la publicidad, parece hacer a todos la vida un poco más fácil.

El plástico es un material que incluso los aztecas utilizaban para fabricar pelotas (lo obtenían de forma natural a partir del caucho.) Sin embargo, la industria de ese material se desarrolló de forma masiva a principios de 1900, para la producción de elementos funcionales a la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar la guerra, grandes industrias construidas específicamente para la misma, no tenían qué producir. Para evitar una crisis, se redireccionó la producción hacia el consumo masivo. Esto no significa que el armamento se comenzó a vender en masa. El plástico es un material conformado por polímeros, que son cadenas químicas flexibles, moldeables con calor y presión. Por lo tanto, es un material con el que se puede producir desde armamento hasta papel film, modificando levemente la composición química.

Recapitulemos. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, las industrias construidas especialmente para ese momento, evitan la bancarrota redireccionando su producción hacia el consumo masivo. Es un momento que converge con la salida laboral de las mujeres, por lo cual se profundiza un nuevo mercado de productos para facilitar la labor del hogar. Así, en vez de lavar los platos las familias podían optar por vajilla descartable, en vez de llevar sus propias bolsas para hacer la compra, obtendrían una nueva y limpia cada vez, la comida duraría más por su paquete plástico, entre otros beneficios. En ningún momento de esta mirada consideramos las generaciones futuras, ni las consecuencias para el Planeta. 

Se incentivó el consumo sin pensar en sus efectos. Un beneficio importante del plástico, dijimos, es que es duradero ¿Pero para qué necesitamos que la vajilla descartable de una sóla cena dure mil años?

Lo importante en ese momento era que la producción plástica se mantuviera en pie. De esta forma, se innovó en diferentes ámbitos en los que se podía aprovechar el plástico, como la conservación de comida. En los años cincuenta,  se inventó el papel film, vamos a escuchar una publicidad de ese momento:

Este comercial habla de los usos y beneficios del papel film. Seguro era un gran invento, pero ¿qué tan necesario era, cuando a la vez se desarrollaba una empresa de productos de conservación alimenticia de calidad, también con elementos plásticos, pero que duraban para toda la vida?

Vamos a escuchar una pequeña parte de una publicidad de la misma época de esta marca que probablemente conozcan, Tupperware:

Este comercial muestra algo que en su momento era innovador y hoy ya es básico en nuestras vidas, los tuppers. En ese momento, la forma de venta de Tupperware era algo social. Se organizaban fiestas de Tupperware, seguro algunos oyentes lo recuerdan, reuniones en las cuales se exponían los beneficios de este invento.

¿Por qué entonces se necesitaba Papel Film para conservar el alimento?

Hoy tenemos naturalizada la noción de lo descartable. Es más higiénico. Más fácil de obtener. Pero no es más fácil de degradar. El plástico desechado tarda mil años en degradarse. La idea de comprar material que enseguida vamos a desechar tiene origen entonces, en los años cincuenta, cuando se necesitaba mantener a flote la industria de productos plásticos.

Como es el caso de los Tuppers, hay objetos de plástico de calidad que pueden durar varios años y así los aprovechamos. El tema es que en general no los usamos la cantidad de veces que podríamos. ¿Cuántos objetos hemos comprado y jamás vuelto a usar? ¿Cuántos plásticos de un solo uso, como vasos, bandejas, botellas, consumimos y tiramos enseguida? Voy a cerrar mi columna de hoy con un desafío para la semana: Empezar a identificar el plástico que nos rodea. Pensar qué hacemos con él. Vamos a seguir hablando, si les parece, sobre la historia y actualidad del plástico, la semana que viene. 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni