-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Cómo Turquía se está convirtiendo en el próximo Irán

Mientras que Irán no tiene prácticamente ningún vínculo estrecho con Occidente y ciertamente no habla con la Casa Blanca, Turquía es miembro de la OTAN, y el presidente Recep Tayyip Erdogan habla de vez en cuando con el presidente de los Estados Unidos Donald Trump. Aparte de eso, el parecido entre Turquía en los últimos meses y el Irán es sorprendentemente extraño. ¿Está Irán sirviendo como modelo de Turquía, o simplemente sucede que ha tomado cursos de acción similares?

Si observamos los años anteriores a la Revolución Islámica de 1979, los Estados Unidos han ayudado a Irán a desarrollar instituciones gubernamentales y a occidentalizar la cultura del país. Una de esas medidas fue la “Revolución Blanca”, una agresiva campaña de occidentalización social y económica que incluyó la redistribución de la tierra, el aumento de los derechos de la mujer y los intentos de mejorar la alfabetización y la salud en las zonas rurales. Tras la revolución y el ascenso del Ayatolá Ruhollah Jomeini, Irán se ha vuelto más hostil hacia Occidente y ha dado la espalda a las reformas liberales.

En el caso de Turquía, aunque sigue siendo miembro de la OTAN, Erdogan ha abandonado la visión de Mustafá Kemal Atatürk de un país laico para volverse más religioso. ¿Su próximo paso será la retirada de Occidente? Sólo el tiempo lo dirá, aunque la reciente adquisición del sistema de misiles S-400 de Rusia sugiere que Turquía se dirige en esa dirección.

Al igual que Irán, Turquía se ve a sí misma como una potencia regional. Ambos países tienen una rica historia de dominio regional; Irán tratando de recrear el Imperio Persa de hace siglos, y Turquía mirando hacia el Imperio Otomano de hace décadas. Irán ha extendido su tentáculo por toda la región creando apoderados y milicias en Gaza, Líbano, Irak, Siria y Yemen. Turquía ha apoyado a Hamas en Gaza, ha creado apoderados en Siria y ha enviado combatientes a Libia.

A medida que Irán y Turquía aumentan su influencia en la región, también crece su oposición. Ya ha habido enfrentamientos entre Irán y su rival: Arabia Saudita. Según algunos informes, Irán estuvo detrás del ataque con drones a las instalaciones de Saudi Aramco en septiembre de 2019. Al mismo tiempo, Turquía también ha lanzado una agresiva campaña en el Mar Mediterráneo. Ha firmado un acuerdo de frontera marítima con Libia en noviembre de 2019 para demarcar su Zona Económica Exclusiva (ZEE) y hacer caso omiso de las fronteras marítimas de Grecia y Egipto.

Según el acuerdo, no reconocido por ningún otro país, una parte de la ZEE de Egipto ha sido reconocida por Turquía como libia. Turquía también ha tratado de obstaculizar cualquier actividad energética o desarrollo de proyectos en el Mar Mediterráneo. Hasta ahora, Egipto, el rival regional de Turquía, aún no ha reaccionado, pero la ruta que sigue Ankara puede dar lugar a algún tipo de escalada entre los dos países.

El acuerdo marítimo entre Turquía y Libia ha otorgado a Turquía el poder sobre una ruta marítima popular, similar al Estrecho de Ormuz que está parcialmente controlado por Irán. Gran parte de la ruta comercial marítima entre el Lejano Oriente y el Golfo a Europa occidental y América del Norte pasa por el Canal de Suez y el Mar Mediterráneo. Mientras que el Canal está controlado por Egipto, el acuerdo turco-libio permitirá a Turquía bloquear cualquier barco en el Mediterráneo Oriental, si así lo desea.

Por el momento, Turquía ya ha enviado varios buques de guerra a aguas libias y tiene un historial de activación de su marina militar para “escoltar” a los buques civiles fuera de las zonas del Mediterráneo. El bloqueo turco del buque de perforación italiano en Chipre en 2017 y la deportación del buque de investigación israelí fuera de las aguas chipriotas en 2019 no han tenido ninguna reacción. No es descabellado imaginar que Turquía siga los pasos de Irán en el Estrecho de Ormuz y bloquee el Mar Mediterráneo si un país decide actuar contra él.

Y está la relación con Europa. En lo que respecta al JCPOA, Irán ha estado tratando de comerse el pastel y conservarlo. Por un lado, firma un acuerdo con los países y no se adhiere a él; por otro lado, Irán amenaza continuamente a Europa de que abandonará el acuerdo nuclear iraní (JCPOA, el Plan de Acción Integral Conjunto) si no se sale con la suya.

Del mismo modo, Turquía tiene una solicitud abierta de adhesión a la Unión Europea, aunque las negociaciones están estancadas, al mismo tiempo que Turquía amenaza a Europa con inundar el continente con refugiados. En esencia, Irán y Turquía están tratando de mantener a la Unión Europea como rehén. En el caso iraní ha abierto una brecha entre Europa y los Estados Unidos; en el caso turco, todavía hay esperanzas de cooperación entre los Estados Unidos y la Unión Europea. No es demasiado tarde para formar una coalición de países para trabajar con Turquía y desviarles del camino para convertirse en “Irán 2.0”. A pesar de que Ankara está alejada de Occidente, los Estados Unidos y Europa deben encontrar la manera de abordar las preocupaciones de Turquía, así como el deseo de Erdogan de convertirse en una superpotencia regional sin representar una amenaza para los aliados de Oriente Medio.

Por Benjamin Weil.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni