Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Pesaj durante la pandemia: cuando Eliahu es nuestro único invitado

Tenía siete años y me senté en la mesa desbordante de Seder de Jean y Jerry en Virginia Beach. Un cable telefónico enrollado se extendía desde la línea de tierra en la pared de la cocina a través de la puerta del comedor sobre el candelabro, colgando el auricular del teléfono sobre la mesa como una extraña serpiente. La voz de mi madre, ligeramente alterada por la transmisión del teléfono, cantó ” Avadim Hayinu“. Una vez fuimos esclavos del faraón en Mitzrayim, pero ahora somos libres. Recuerdo haberme llevado a casa una recompensa de un dólar de plata  por encontrar a los afikomen y una tarjeta de mi lugar en la mesa, con mi nombre en la caligrafía elegante y redondeada  de Jean.

¿Me imaginaba estos detalles? Los recuerdos de esa primavera permanecen en las grietas de mi mente, como las migajas de matzá atrapadas en las ataduras de las viejss hagadá. Mi madre, afectada por hepatitis, fue puesta en cuarentena en una habitación de un hospital. Los cuatro niños de nuestra familia no pudimos visitarla. La vida estaba toda revuelta, llena de amabilidad de amigos y ayudantes inesperados. Recuerdo ese sentimiento incómodo, la preocupación y las lágrimas fáciles. Los recuerdos se vuelven borrosos. Mi mamá regresó a casa. Mi padre podría dejar de alimentarnos con pizzas y helados bañados en chocolate extra. La vida reanudó sus patrones esperados.

Cuatro décadas y media después, estos recuerdos me vienen a la mente al contemplar el armado de Pesaj para mi propia familia durante la pandemia de coronavirus. Quizás mis hijos serán como yo y recordarán con claridad cristalina el intento de este año de hacer un Seder . Para mis hijos, todos esos seders anteriores en los que la compilación de listas de compras y la preparación de kauls matzah de manzana y nuez comenzaron semanas antes de Pesaj,  serán recuerdos borrosos. Sin embargo, este seder, celebrado en este momento de aislamiento, emocionalmente elevado con solo nuestra familia inmediata, tiene el potencial de quedar grabado en sus recuerdos para toda la vida.

¿Cómo creamos un seder en este tiempo de distanciamiento social? ¿Cómo honramos las tradiciones de generaciones que se han vuelto preciosas para nuestras familias? ¿Cómo marcamos el tiempo en esta primavera amorfa durante la cual tengo la tentación de publicar cada nueva fecha en el mueble de mi cocina, imitando la pizarra blanca en las habitaciones del hospital en el que los días se mezclan? “¿Es el 45 de marzo?”, un amigo publicó en Facebook. Sí. Sí lo es. Pero pronto también será la luna llena del mes de Nisan y llegará el seder. Tenemos la oportunidad de traer un poco de familiaridad, orden, costumbre y previsibilidad a nuestros hogares y sacudir nuestros puños recubiertos con alcohol ante este virus y sostener un trozo de matzá, una ramita de perejil y una raíz de rábano picante (si podemos salir a buscarla)  y contar una historia antigua que nos puede inspirar a atesorar la libertad y el optimismo.

Este fue el año en que se suponía que teníamos dos abuelas como invitadas para el seder, amigos y vecinos, tal vez incluso un amigo de la universidad de California que nunca había asistido a esta comida ritual, pero la tenía en su lista de deseos pendientes. Lamentamos estas decepciones están junto con la canasta llena de pérdidas, algunas pequeñas, otras trascendentales. Si estamos sanos, podemos unirnos y tratar de crear algo ad hoc, hermoso y diferente. Si tenemos que usar jugo de limón de un recipiente de plástico como sustituto de las hierbas amargas, que así sea. Si nuestro plato de seder no se parece a la versión digna del museo de nuestro primo, también está bien. Busca  on line, y podrás encontrar recomendaciones para hacer un seder durante este momento de plaga y aislamiento. Los educadores han compilado listas de procedimientos para preparar comidas de celebración, sustituyendo artículos difíciles de encontrar (no solo toallas de papel) y sugerencias para utilizar Zoom y Facetime para reunir a las personas. Sin embargo, si tengo que elegir una parte del seder,  que siga llevándonos esperanza durante esta extraña primavera, me aferraría al símbolo de Kos Eliahu , “la Copa de Eliahu”. Para muchos de nosotros, Eliahu puede ser nuestro único invitado.

La tradición judía explica que los rabinos discutieron sobre la cantidad de copas de vino requeridas para el seder de la Pesaj, lo que se correlacionó con la cantidad de promesas bíblicas de redención en Éxodo Capítulo 6. Algunos rabinos claramente notaron cuatro promesas explícitas, mientras que otros incluyeron una quinta exhortación prometiendo la liberación para los israelitas. ¿Cuatro o cinco copas, qué sería lo correcto? El número cuatro ganó, por supuesto, pero como concesión, en el seder aparece una quinta copa de vino con el nombre de Eliahu. Después de todo, él es el profeta que se supone que debe resolver todos los argumentos y marcar el comienzo de un tiempo de paz y redención mesiánica. De todos los símbolos hermosos, elevados y oscuros que decoran nuestras mesas de Pesaj, creo que todos podríamos usar algo de la magia de Eliahu este año.

Eliahu aparece en el Primer Libro de  Reyes de la Biblia, donde nos enteramos de sus severas advertencias a los líderes políticos corruptos, su exilio, sus diversos milagros y su enfrentamiento contra casi mil profetas idólatras. En la literatura rabínica, Eliahu cambia de formas, es un maestro del disfraz, un hacedor de milagros. Cuando una persona es amable con Eliahu vestido de mendigo,  aparece la bondad. Elías nunca muere en la Biblia. Se eleva al cielo en un torbellino y se dice que regresará  a la tierra para estar con nosotros en las circuncisiones, el final de Shabat en la ceremonia de Havdalah y, por supuesto, en el seder de  Pesaj, donde se desliza vistiendo su capa invisible para visitar a las familias judías y pasa  para tomar un sorbo de su vino.

Este año, además de la Copa Eliahu, podríamos agregar otra copa para representar a todos los invitados que están ausentes a nuestro seder. Propongo seguir el ejemplo del rabino Naftali de Ropschitz del siglo XIX, que solía llenar la copa de Eliahu con unas gotas de la bebida de cada huésped, simbolizando que la redención solo podía llegar cuando cada alma agregara su regalo especial a la comunidad. Pon al lado de la copa de Eliahu otra copa y pásala alrededor de tu mesa de Pesaj. Pide a que cada miembro de tu grupo agregue a la copa una gota de jugo de uva o vino o lo que esté bebiendo y menciona a alguien que desees que estuviera en el seder y describe cuáles son sus regalos y cómo te gustaría llevar esos regalos al mundo.

Cuando por fin abrimos la puerta para darle la bienvenida a Eliahu, podemos respirar aire puro, saludar a los vecinos desde una distancia segura y recordarnos que pueden venir días mejores. En la tradición judía, Elilahu trae buenas noticias, y a todos nos vendrían bien en este momento.

 

SOBRE LA  AUTORA

La rabina Sharon G. Forman ha publicado “Respuestas sinceras a las preguntas judías de su hijo” (URJ Press), un capítulo sobre la conexión entre el judaísmo y la lactancia materna en “El encuentro sagrado” de Lisa Grushcow (CCAR Press) y, más recientemente, “El béisbol” Haggadah: un festival de libertad y primavera en 15 entradas”. Se ha desempeñado como Directora de educación en el Templo Shaaray Tefila de la ciudad de Nueva York y actualmente prepara estudiantes de bar y bat mitzvá en el  Westchester Reform Temple.

 

Traducida por Alicia Weiss para Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni