Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Israel utiliza el servicio secreto para vigilar los movimientos de los infectados

La tecnología secreta de rastreo de móviles que utiliza el espionaje israelí va a ser utilizada para supervisar los movimientos de las personas infectadas por el coronavirus. El Gobierno del primer ministro en funciones Benjamín Netanyahu ha aprobado en la madrugada de este martes un decreto por la vía de urgencia que autoriza al Shin Bet, la agencia de espionaje interior, a hacer un seguimiento sin autorización judicial de los pacientes con Covid-19. La reunión del Gabinete, que se llevó a cabo por vía telemática y en la que participó el fiscal general, en calidad de asesor jurídico del Ejecutivo, se produjo pocas horas después de que la Comisión de Inteligencia y Servicios Secretos de la Kneset (Parlamento) hubiese pospuesto la aprobación de la medida ante las dudas planteadas sobre la legalidad de una regulación que afecta al derecho a la intimidad de los ciudadanos.

La ONG Asociación de Derechos Civiles israelí ha calificado de “peligroso precedente” la decisión del Gobierno. El centro de análisis Instituto para la Democracia en Israel cuestiona que se recurra al Shin Bet, que centra su acción en la seguridad, en una emergencia sanitaria. La captura de datos de los teléfonos móviles de los infectados por coronavirus ha sido aprobada por el Gabinete a pesar de que el Ministerio de Justicia había anunciado que no se pondría en práctica sin autorización parlamentaria.

La nueva medida encomienda al espionaje el rastreo de los móviles de quienes hayan dado positivo en las pruebas del Covid-19, así como de los sospechosos de haber sido contagiados por el virus, según informa el diario Haaretz. Los datos de geolocalización recopilados serán utilizados por la policía para notificar a aquellas personas que hayan estado en contacto con los infectados que deben someterse a una cuarentena de dos semanas.

El Shin Bet, que cuenta con tecnología puntera para el seguimiento e intervención de comunicaciones en el marco de la lucha contra el terrorismo, recibe ahora autorización para rastrear a sospechosos de estar infectadas por el coronavirus, antes incluso de que se les haya diagnosticado la enfermedad. La agencia de espionaje interior enviará la información recabada a la policía y a las autoridades sanitarias para que establezcan las cuarentenas, y no podrá utilizarlos para procesos penales.

El Gobierno asegura que los datos personales de los móviles serán utilizados solo para afrontar la emergencia sanitaria y que serán borrados de los registros dentro de 30 días cuando expire la vigencia del decreto, que puede ser prorrogado en función de la evolución de la pandemia. El Ministerio de Sanidad, sin embargo, podrá seguir utilizándolos para “análisis internos” durante otros 60 días.

El presidente de la comisión de la Kneset que examinó el borrador del decreto, el centrista Gabi Askenazi, ha criticado abiertamente la decisión del Gabinete de Netanyahu. “La aprobación en plena madrugada, al amparo del oportunismo de la vía de urgencia, no deja opción a que el Parlamento delibere sobre la medida”, ha advertido el cofundador de Azul y Blanco, el partido liderado por Benny Gantz, candidato designado para formar Gobierno tras las elecciones legislativas del pasado día 2 en Israel. La diputada laborista Merav Michaeli afirmó a su vez que “no existe justificación legal para tomas medidas tan extremas: los ciudadanos no son terroristas”.

“Israel es una democracia y tenemos que mantener el equilibrio entre los derechos civiles y las exigencias del Estado”, anunció Netanyahu tras la aprobación del decreto. “Estas herramientas (tecnológicas del espionaje) van as ser muy útiles para localizar a los enfermos y detener la propagación del virus”, enfatizó.

Desde la cúpula del Shin Bet, el director del servicio de espionaje, Madav Agraman, ha asegurado en un comunicado citado por a The Jerusalem Post que sus agentes no participarán en la aplicación de las órdenes de cuarentena y se limitarán a comunicar los datos de geolocalización a la policía y al Ministerio de Sanidad. “La agencia no actuará más allá de los que sea médicamente necesario”, puntualiza el responsable del Shin Bet.

Israel —donde se ha registrado hasta ahora más de 300 casos de coronavirus, ninguno mortal― ha empezado a aplicar este martes estrictas medidas de contención frente a la expansión del Covid-19, con un confinamiento de los ciudadanos. Todos los desplazamientos innecesarios han sido restringidos por el Ministerio de Sanidad. La policía ha sido autorizada a multar con 5.000 shequels (1.200 euros) a quien incumpla la orden. La Administración ha cerrado sus oficinas y el transporte público en horario nocturno ha sido suprimido en todo el país.

Netanyahu asegura que la estrategia de rastreo de móviles para combatir la propagación del virus ya está en uso en otros países. En Taiwan, las autoridades utilizan tecnología digital para supervisar el aislamiento de los pacientes, quienes pueden negarse a facilitar los datos de sus móviles mediante una aplicación de rastreo. En Corea del Sur, una aplicación ideada para controlar a visitantes procedentes de áreas con alta tasa de infecciones ha sido usada además para gestionar la cuarentena de más de 30.000 personas en el espacio de aislamiento asignado.

España se plantea recurrir a un modelo similar a la aplicación surcoreana para contrastar síntomas de pacientes, fijar citas para las pruebas y hacer seguimiento de los tratamientos sin colapsar líneas telefónicas, con el objetivo principal de aliviar las llamadas al 112. La función de control de cuarentenas no está prevista en España.

Con información de Haaretz y The Jerusalem Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni