-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Guía para principiantes sobre la tercera elección del año en Israel

El lunes 2 de marzo, por tercera vez en los últimos 12 meses, los israelíes votarán en una elección nacional. La primera elección, en abril de 2019, terminó con el Partido Likud del Primer Ministro Benjamin Netanyahu obteniendo la mayor cantidad de votos. Pero no pudo formar una coalición mayoritaria en el parlamento de Israel, la Knesset, por lo que los israelíes volvieron a las urnas en septiembre.

Esa vez, el partido centrista Azul y Blanco ganó la mayoría de los votos. Pero Azul y Blanco, dirigido por el ex general Benny Gantz, tampoco fue capaz de formar una coalición, y tampoco Netanyahu. Así que ahora, después de un año de incertidumbre, los israelíes votarán nuevamente.

Esperan que la tercera sea la vencida. En otras palabras, esperan que esta elección produzca un claro ganador y un gobierno que funcione.

Mucho ha sucedido desde las elecciones de septiembre. Lo más importante, en noviembre, Netanyahu fue acusado de fraude, soborno y abuso de confianza. Es el primer primer ministro en la historia de Israel en ser acusado mientras está en el cargo. Su predecesor inmediato, Ehud Olmert, renunció mientras enfrentaba una acusación.

Y en enero, con Netanyahu y Gantz en Washington DC, el presidente Donald Trump dio a conocer su plan de paz israelí-palestino, que le da luz verde a Israel para anexar porciones de Judea y Samaria. Tanto Netanyahu como Gantz elogiaron el plan, y el primer ministro prometió comenzar a anexar territorios, una medida que los funcionarios estadounidenses han dicho que debe esperar hasta después de las elecciones. (Los palestinos han rechazado categóricamente el plan).

Pero a pesar de todas las noticias, las encuestas no han cambiado. Likud y Azul y Blanco todavía están codo con codo en la parte superior, cada uno programado para ganar 30 de los 120 asientos de la Knesset. Y, al igual que en las dos rondas anteriores, ninguno de los partidos tiene un camino claro para formar una coalición mayoritaria de partidos de ideas afines.

La política israelí es famosa por ser tumultuosa, pero esto no tiene precedentes: Israel nunca ha celebrado dos elecciones sucesivas, y mucho menos tres sin fin a la vista. Y nunca se celebraron elecciones con el primer ministro en funciones a punto de ir a juicio por corrupción.

Esta guía describe las grandes preguntas que responderán las elecciones de la próxima semana, desglosando cómo se construye el gobierno de Israel; por qué los israelíes vuelven a las urnas; y quién está compitiendo por el poder en el próximo gobierno.

¿Quiénes se postulan? Los nueve partidos políticos más grandes de Israel, cada uno explicado en una oración (o dos).

La elección de Israel es un juego libre para todos: Hay 29 partidos que compiten en las urnas. Los israelíes votan por partidos, no por candidatos individuales (los candidatos son elegidos por los partidos, algunos a través de primarias). Cuantos más votos obtenga un partido, más escaños tendrá en el parlamento de 120 escaños de Israel, la Knesset. Un gobierno está formado por una coalición de partidos (en su mayoría) de ideas afines que en conjunto capturan una mayoría de más de 60 escaños.

Las encuestas muestran que es probable que ocho partidos ganen escaños de la Knesset en las elecciones de la próxima semana, aunque generalmente hay sorpresas. Aquí hay una breve descripción de cada uno de ellos.

Los favoritos:

Likud , el buque insignia de la derecha de Israel y el partido de Netanyahu, apoya la anexión de partes de Judea y Samaria y alienta la privatización de la economía, lo cual hasta ahora a traído resultados favorables. Sin embargo, la principal critica recibida es por apoyar a un primer ministro de larga data, que busca su quinto mandato.

Azul y Blanco es una coalición centrista dirigida por Benny Gantz, un general del ejército. Fue creado para oponerse a Netanyahu y su supuesta corrupción, pero se ha mantenido impreciso sobre posiciones políticas específicas.

Actores de apoyo a la derecha:

Israel Beiteinu, defiende los intereses de los inmigrantes de habla rusa y se opone a la influencia de los partidos ortodoxos en el gobierno, es considerado un hacedor de reyes, y actualmente sólo impulsaría un gobierno de unidad entre Likud y Azul y Blanco.

Yamina es una alianza entre la extrema derecha y los sionistas religiosos que apoya el aumento de la influencia de la ortodoxia en Israel y el crecimiento de los asentamientos, mientras se opone firmemente a la formación de un Estado palestino.

El judaísmo unido de la Torá es el partido ortodoxo ashkenazi haredi: Quienes que apoyan el control ortodoxo de la vida religiosa de Israel, se oponen al servicio militar obligatorio para sus seguidores y hablan yiddish.

Shas es el partido haredi sefardí: Quienes que defienden el tradicionalismo religioso, así como los derechos de la población judía israelí de Mizrahi, o del Medio Oriente y el norte de África.

Actores de apoyo a la izquierda:

La Lista Conjunta es una unión de cuatro partidos árabes israelíes dispares que defiende los derechos de esa minoría en Israel, así como el estado palestino. Se proyecta que será la tercera parte más grande en la Knesset entrante.

Labor-Gesher-Meretz es el partido sionista liberal de esta elección, una combinación de un nuevo partido (Gesher) con dos más antiguos (Labor y Meretz). Los laboristas, que alguna vez fueron el partido más grande y dominante de Israel, ahora deben fusionarse con facciones más pequeñas que anteriormente eran también sus candidatos para avanzar en su visión, que incluye el establecimiento de un estado palestino y un sistema económico socialdemócrata.

¿Por qué hay una tercera elección en un año?

Primero, es importante entender cómo funciona el gobierno de Israel.

A grandes rasgos, el gobierno opera bajo un sistema de representación proporcional, y las elecciones se llevan a cabo cada cuatro años (a menos que se convoquen antes, lo que casi siempre son. Vea a continuación para obtener más información sobre por qué).

Hay 120 asientos en la Knesset. Para obtener un asiento, un partido necesita ganar al menos el 3,25% de los votos. Quien gane al menos 61 escaños controla el gobierno.

Bastante simple, ¿verdad?

Bueno, no, porque ningún partido ha ganado los 61 escaños necesarios. Eso significa que el partido con más votos tiene que formar coaliciones con otros partidos más pequeños para alcanzar el umbral.

En las elecciones de 2015, el Likud liderado por Netanyahu ganó 30 escaños y formó una coalición con partidos de derecha y religiosos más pequeños. Pero comenzó a retirarse en 2019 cuando el derechista secularista Yisrael Beiteinu abandonó la coalición, disgustado por un alto el fuego con los militantes de Gaza.

Los desacuerdos de la coalición sobre un proyecto de ley para reclutar hombres ortodoxos haredi en el ejército hicieron que los jefes de los partidos convocaran a nuevas elecciones. Las partes también estaban tensas por la acusación pendiente de corrupción de Netanyahu.

Pero sucedió algo curioso en las elecciones de abril. El ala derecha parecía haber ganado una mayoría nuevamente, pero Netanyahu no pudo formar otra coalición. El tema fue el mismo que condenó a su último gobierno: el proyecto de ley haredi o ultraortodoxo. Israel Beiteinu insistió en que se aprobara, y las partes haredi insistieron en que se ablandara. Incapaz de reunir a sus socios y temeroso de darles a sus rivales la oportunidad de formar un gobierno, Netanyahu convocó a otra ronda de elecciones.

En esa segunda vuelta en septiembre, Azul y Blanco, la coalición centrista dirigida por Benny Gantz, ganó la mayoría de los votos. Gantz y Netanyahu tuvieron la oportunidad de formar un gobierno, pero ninguno pudo hacerlo. Los aliados de Netanyahu se quedaron con él, pero no llegaron a la mayoría. Para formar una coalición con los partidos restantes, Gantz habría tenido que encontrar puntos en común en agendas tremendamente diferentes. Por ejemplo, habría necesitado que los opositores de un estado palestino se unieran a un gobierno con ciudadanos palestinos de Israel. No pudo hacerlo, por lo que se convocó una tercera ronda de elecciones.

En el limbo interminable, el país todavía está liderado por el primer ministro titular , Netanyahu, en este caso, y su gabinete. Si bien el gobierno y la Knesset aún técnicamente tienen toda la autoridad de un gobierno regular, la Corte Suprema de Israel dictaminó que no pueden introducir iniciativas importantes o realizar cambios significativos en las leyes. Además, el estado no puede aprobar un presupuesto hasta que se forme un nuevo gobierno mayoritario, lo que está provocando crisis de financiamiento en algunas organizaciones sin fines de lucro que dependen del gasto gubernamental.

¿Puede Netanyahu ganar después de ser acusado de corrupción?

Benjamin Netanyahu es el primer primer ministro en funciones acusado de cargos penales ,  pero eso no significa que no será reelegido.

Netanyahu supuestamente intentó mejorar su cobertura mediática mediante tratos ilegales en múltiples ocasiones y está acusado de recibir $ 200,000 en sobornos ilegales de cigarros y champán cubanos.

El 21 de noviembre, el Fiscal General Avichai Mandelblit acusó formalmente a Netanyahu en tres casos de corrupción por separado, acusándolo de fraude, soborno y abuso de confianza. Netanyahu intentó asegurar la inmunidad mediante una votación parlamentaria, pero retiró la solicitud después de que estaba claro que perdería el voto. A diferencia de su predecesor, Olmert, quien renunció cuando estaba claro que enfrentaría cargos criminales, Netanyahu se negó a renunciar y sigue desafiante .

“[La izquierda] ha montado una campaña de presión incansable e incansable, diría que casi inhumana, sobre el fiscal general”, dijo Netanyahu el día en que se emitió la acusación.

La base de Netanyahu se ha mantenido leal durante los escándalos. Lo ven como un capitán efectivo del barco de Israel en una región turbulenta. Su actual administración ha abarcado la Gran Recesión, la Primavera Árabe, la Guerra Civil Siria y dos conflictos con Hamás en Gaza, sin mencionar a dos presidentes estadounidenses. A pesar de todo, sus partidarios dicen que ha mantenido a Israel estable, prosperando económicamente y lo más seguro posible.

Incluso si Netanyahu es reelegido bajo acusación, es probable que no haya ninguna ley que le impida permanecer en el cargo. Si podría ser efectivo es otra cuestión: su juicio comenzará el 17 de marzo, aproximadamente dos semanas después de las elecciones y durante el tiempo en que se formaría una coalición gobernante.

¿Puede la coalición de Benny Gantz desafiar a Netanyahu a continuar su ascenso?

Después de enviar una serie de oponentes durante la última década, Netanyahu parece haberse encontrado con un digno adversario.

Hace un año, Gantz decidió fusionar su nuevo partido con Yesh Atid, un partido centrista encabezado por el ex presentador de noticias Yair Lapid y centrado principalmente en cuestiones económicas y sociales. Llamaron a la alianza Azul y Blanco por los colores de la bandera de Israel.

En las elecciones de abril, Azul y Blanco lucharon contra el Likud de Netanyahu para empatar, y cada partido ganó 35 escaños en la Knesset de 120 asientos. En septiembre, Azul y Blanco se adelantaron, ganando más votos, y un asiento más de la Knesset, que Likud. Fue la primera vez desde 2006 que Likud no ganó la mayoría de los votos en una elección.

Una gran pregunta en estas elecciones es si esa trayectoria continúa, aunque es poco probable que nuevas ganancias pongan fin al desafío de formar un gobierno.

Después de casi tres campañas electorales completas, todavía es difícil discernir dónde se encuentra exactamente Gantz en la mayoría de los asuntos. Pero por lo que hemos visto, él es un centrista. La plataforma de Azul y Blanco enfatiza la colaboración global en temas de seguridad y la verdadera democracia israelí que reconoce a los israelíes árabes como ciudadanos iguales y requiere que los judíos religiosos sirvan en el ejército. Gantz elogió el plan de paz de Trump, que exige la anexión israelí de partes de Judea y Samaria, pero no ha tenido claro cómo y si lo implementaría.

Aunque esta última elección es la tercera incursión de Gantz en la escena política, es muy respetado como general, ya que se desempeñó como jefe de gabinete del ejército de 2011 a 2015. En Israel, los ex jefes de las FDI no pueden servir en la Knesset durante al menos tres años. después de completar su servicio, el año pasado fue la primera oportunidad de Gantz para correr.

Antes de las elecciones de marzo, Likud y Azul y Blanco están prácticamente empatados en las encuestas, como lo han estado durante todo el año. Se espera que ambos recojan nuevamente un poco más de 30 asientos . El partido que reciba la mayor cantidad de escaños, o que tenga el mayor número de aliados, tendrá otra oportunidad de reunir una coalición mayoritaria gobernante de al menos 61 escaños.

Pero sin que ninguno de ellos pueda obtener una mayoría, pueden verse obligados a gobernar juntos después de más de un año de hacer campaña uno contra el otro. Después de las elecciones de septiembre, los intentos de un gobierno de unidad fracasaron. Queda por ver si pueden tener éxito esta vez, después de meses de acoso mutuo. 

¿Los árabes israelíes mantendrán su poder político?

De alguna manera, la segunda elección de Israel en septiembre no logró nada y fue completamente olvidable. Tuvo casi los mismos resultados que las elecciones de abril y no condujo a la formación de un gobierno, sino a otra elección, con poco movimiento en las encuestas desde entonces.

Por otro lado, las elecciones de septiembre fueron revolucionarias, debido al único partido árabe de Israel, la Lista Conjunta.

Durante décadas, los votantes y políticos árabes de Israel han estado al margen. La minoría árabe de Israel tiene derecho a votar, pero esos votos generalmente no significan mucho. Los partidos árabe-israelíes nunca han sido parte de las coaliciones de gobierno israelíes y generalmente están en desacuerdo con la izquierda y la derecha judías israelíes.

Pero en septiembre, la Lista Conjunta ganó 13 escaños, empatando su récord de 2015 y convirtiéndose en el tercer partido político más grande de Israel. Y luego hizo algo raro: la mayoría de la Lista Conjunta, que es una alianza de cuatro facciones más pequeñas, respaldó a Gantz, el ex general y jefe del partido centrista Azul y Blanco, como el próximo primer ministro israelí. Era la primera vez en 27 años que un partido árabe había recomendado a un candidato judío y sionista para el puesto superior.

“Seremos la piedra angular de la democracia”, escribió el presidente de la Lista Conjunta, Ayman Odeh, en un artículo de opinión del New York Times explicando la decisión. “Los ciudadanos árabes palestinos no pueden cambiar el curso de Israel solos, pero el cambio es imposible sin nosotros. He argumentado anteriormente que si los partidos de centroizquierda de Israel creen que los ciudadanos árabes palestinos tienen un lugar en este país, deben aceptar que tenemos un lugar en su política “.

La Lista Conjunta tiene sus raíces en las elecciones de 2015. Antes de esa votación, los cuatro partidos árabe-israelíes se convirtieron en el tercer partido más grande de Israel, así como un símbolo de oposición al gobierno de derecha. Los temores de Netanyahu sobre el poder político árabe culminaron en un infame video de advertencia del Día de las Elecciones de “los árabes llegando en masa a las urnas ” (donde, como ciudadanos, tienen derecho a votar).

A pesar de su tamaño posterior a 2015, la Lista Conjunta no pudo bloquear la legislación a la que se opuso, incluida la Ley del Estado-Nación , que definió a Israel como un estado judío y reservó el derecho de autodeterminación nacional en Israel a los judíos.

La Lista Conjunta se dividió el año pasado y luego se volvió a reunir antes de la votación de septiembre. Y el Likud de Netanyahu comenzó a prestarles atención nuevamente. Durante las elecciones de abril, Likud envió observadores ciudadanos privados con cámaras ocultas para filmar los lugares de votación árabes. Likud dijo que las cámaras estaban destinadas a garantizar la seguridad de las elecciones, pero los críticos dijeron que su objetivo era intimidar a los votantes y deprimir la participación árabe.

El Comité Electoral Central de Israel prohibió las cámaras en los colegios electorales, lo que llevó a Netanyahu a acusar a sus oponentes de intentar “robar las elecciones”.

Saltando a las elecciones de la próxima semana, la Lista Conjunta espera seguir siendo el tercer partido político más grande de Israel. Pero lograr eso puede no hacer mucha diferencia para el poder político árabe israelí. Los partidos de todo el espectro político se han negado durante mucho tiempo a unirse a coaliciones con partidos políticos árabe-israelíes. Los políticos generalmente enmarcan esta negativa en torno a la oposición de los partidos árabe-israelíes al sionismo y al carácter judío de Israel, que son fundamentales para las plataformas de los principales partidos judíos.

Y a pesar de la Lista Conjunta que respalda a Gantz en septiembre, los partidos árabe-israelíes nunca han sido parte de un gobierno israelí. Gantz y Odeh se reunieron en las semanas siguientes, pero Gantz no pudo formar un gobierno de coalición, desencadenando otra ronda de elecciones y haciendo que el apoyo de la Lista Conjunta fuera discutible.

¿Se alinearán nuevamente los políticos árabes de Israel detrás de un ex general israelí? ¿Podría esta elección resultar en una primera coalición que incluya un partido árabe? Como con todo lo demás, no lo sabremos hasta que se cuenten los votos.

– Laura E. Adkins

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni