-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Si una persona mantiene constantemente su mente concentrada en hacer obras de bien, estará libre de pensamientos que lo conduzcan a la tristeza "   Rabí Pinjas de Koretz

Madres israelíes exigen a UNICEF condenar ataques

Dicha institución se ha especializado en combatir a organizaciones terroristas utilizando herramientas jurídicas que le proporciona el Derecho internacional.

La abogada Nitsana Darshan-Leinter, directora de Shurat HaDin
La abogada Nitsana Darshan-Leinter, directora de Shurat HaDin

 

Si bien los ataques no comenzaron ahora y siempre han estado dirigidos especialmente hacia la población civil, en las últimas semanas, al intensificarse y agravarse el fenómeno de los globos que traen desde Gaza cargas explosivas, resulta especialmente notorio que hay un intento de atraer a los niños y exponerlos al peligro.

“Cientos de bombas han sido lanzadas desde la Franja de Gaza hacia Israel, adheridas a globos multicolores de helio”, declaró Nitsana Darshan-Leitner. “Ha habido casos en los que las bombas llegaron cargando juguetes de colores a fin de tener a los niños a tocarlos, lo cual habría podido terminar en muertes o graves heridas. El silencio de UNICEF acerca de estos ataques terroristas contra niños israelíes es imperdonable. Si hubiese ocurrido lo contrario y hubiera habido ataques israelíes que tienen de blanco especial a los niños de Gaza, la organización ya habría hallado formas de actuar contra ellos”.

La destacada abogada israelí agregó: “Hamás ni siquiera se molesta en ocultar su objetivo de dañar a civiles inocentes. Lo publican abiertamente. Hay que detener el silencio racista respecto a los atentados terrorista contra niños israelíes”. Y el llamado es tajante: “Exhortamos a UNICEF a utilizar su poderío político, económico y social para actuar inmediatamente contra los ataques terroristas de Hamas contra civiles. Ha llegado el momento que UNICEF se preocupe por los niños, también cuando se trata de niños judíos e israelíes”.

Es imperioso entender la situación. Al peligro que significan siempre, desde hace años, los ataques con cohetes y morteros desde Gaza hacia los poblados civiles aledaños a la frontera, se agrega el esfuerzo específico de los terroristas de atraer a los niños a través de los globos, que ya ni siquiera son incendiarios sino también explosivos. Esto significa que ver una pelota  o un globo, algo que naturalmente invita a los niños a correr hacia ellos, puede ser letal.

El periodista israelí Matan Tzuri, del portal Ynet, citó recientemente a varias madres del sur manifestándose sobre este tema, señalando que aunque políticamente tengan opiniones diversas, su pedido es uniforme: criar a sus hijos en otra situación.

“La vida aquí gira en torno a una tensión constante”, le dijo Zohar Sadan, una madre de 39 años del kibutz Erez. “Toda la forma de hablar con nuestros hijos ha cambiado. A cada rato alguien se pregunta qué fue esa explosión, qué fue ese ruido. Una vez por un globo, otra por un cohete”.

Yohi Zakai, de 35 años, vive en la ciudad de Sderot, cría 5 hijos y está por dar a luz el sexto. “Estamos como patos que esperan el disparo. Siempre lidiando con la situación. Si el gobierno está planeando alcanzar un arreglo con Hamas, que lo hagan ya y que lo digan. Si planean ir a una guerra, que lo digan también  y que lo hagan. Pero esta situación no puede seguir así. Lo último que quiero es guerra, pero vivimos en una época de pesadilla y tenemos que salir de esto. Yo muestro a mis hijos toda la resiliencia que puedo, pero no siempre funciona. No puede ser que sigan ignorándonos”.

Yohi describió una escena que puede agotar de los nervios a cualquier madre. “El otro día sonó la alarma indicando que hay un cohete en camino, cuando estábamos en el coche. Mi esposo y yo con 5 niños en el auto, no alcanzamos siquiera a sacarles siquiera los cinturones de seguridad. Imposible. No pudimos más que cubrir con nuestros cuerpos a los niños y rezar. Tratamos de mantener la calma lo más posible, pero los niños captan todo el tiempo lo que pasa. Queremos que vivan en calma en casa, seguros y tranquilos, nada más”.

Fuente: Jana Jerozolimski, Semanario Hebreo Jai

Mostrar más