Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Judíos libios: Sin voz ni voto

El enviado de las Naciones Unidas (ONU) en Libia, Ghassan Salame, reconoció el derecho de los judíos libios a participar en futuras reuniones sobre el proceso de paz del país durante una reunión con el presidente de la Unión de Judíos de Libia, Rafael Luzón.

Las minorías en Libia, incluidos los judíos, los tuaregs y los toubous, han tratado de obtener derechos constitucionales y sociales desde el derrocamiento del antiguo gobernante Moammar al-Gaddafi. Los grupos también han exigido que se reconozcan oficialmente sus idiomas y sus festividades.

El enviado de las Naciones Unidas todavía no ha hecho comentarios oficiales sobre las exigencias de Luzón, pero los funcionarios libios ya se han opuesto a la idea de otorgar derechos políticos y sociales a las minorías étnicas y religiosas.

El miembro del Parlamento Jaballah al-Shibani dijo que la decisión de la misión de la ONU de reconocer a la Unión de Judíos de Libia como un partido que debe estar representado en las discusiones es una violación de sus tareas. La misión ha pasado de trabajar en la estabilidad de Libia a imponer un poder hegemonía en el país, acusó Shibani.

“Si bien los reconocen como libios, no son partes en el conflicto. El diálogo suele estar restringido a las partes en conflicto, no a los espectadores”, dijo Shibani. “No estamos siendo racistas, pero estamos cuestionando el momento de la decisión. ¿Por qué ahora? ¿Y para el interés de quién? ¿Por qué no dejamos la cuestión judía para después de que el Estado sea restaurado? ¿No es esto una provocación contra todos los libios? ¿No podría esto llevar a un boicot del diálogo?”, dijo.

Un anciano de las tribus Toubou expresó su decepciona que le generó ver como las demandas del grupo eran ignoradas de forma sistemática, añadiendo que están siendo constantemente “castigados” porque no son árabes.

El anciano expresó su preocupación por la pobreza y el desempleo juvenil que padecen los Toubou como consecuencia de la falta de presencia gubernamental en la región.

“Cada facción política quiere que los Toubou se unan a ellos y luchen por su causa. Si no lo hacemos, seremos discriminados como no árabes”, dijo el anciano, instando a la misión de la ONU a atender sus demandas.

El embajador Ibrahim Moussa Kerrada, ex asesor principal de la ONU, dijo que la mayoría de las amazonas tienen su base en Trípoli, Zuwara y Gadamis. Los nativos del desierto se conocen comúnmente como tuaregs y están ubicadas principalmente en el suroeste de Libia.

Las tuaregs han estado marginadas políticamente desde 2014, aunque formaron el mayor bloque de oposición dentro de Libia y en el extranjero, según Kerrada. La minoría ha boicoteado las elecciones parlamentarias y del panel constitucional, dejándolas sin representación en la legislatura y en el panel encargado de redactar una constitución.

De acuerdo con la Agencia Telegráfica Judía, ningún judío permanece en Libia. Luzón dijo a Wasat TV, un canal de televisión libio, que “ni un solo judío libio hoy en día quiere regresar a Libia” en diciembre.

Luzon escapó de Libia con su familia en 1967 después de que la Guerra de los Seis Días estalló y las turbas barrieron las calles de Libia recordando los viejos “pogromos” del Este europep, lo que llevó a que los judíos abandonaran el país, dijo Luzon.

El presidente de la Unión de Judíos de Libia visitó Libia dos veces en 2010, junto con su madre y su hermana. Durante una de las visitas, se reunió con Gaddafi y recordó que habló bien con el hijo de Gaddafi, Saif al-Islam, que organizó el viaje. Luzón dijo que Gaddafi lo había invitado porque sentía que necesitaba de los judíos para reparar sus lazos con los Estados Unidos.

Se le ha pedido a Luzón que ayude a redactar la nueva constitución del país y ha insistido en que incluya los derechos de todas las minorías, incluidos los tuabos, los tuaregs y los amazigh. Durante una visita a Bengasi, Luzón fue secuestrado por militantes islamistas. Las manifestaciones comenzaron poco después de exigir su liberación y los secuestradores comenzaron a protegerlo de los terroristas de Al-Qaeda y después de ocho días fue liberado. Algunos de los secuestradores todavía le envían saludos en las fiestas judías.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni